Una tercera edad activa y saludable depende de la actitud y nutrición

- 23 de mayo de 2019 - 12:14
Los residentes del Hogar Corazón de Jesús disfrutan de una clase de cocina en la Escuela de los Chefs.
Foto: Danny Mera / EL TELÉGRAFO

Saber aprovechar el tiempo libre al llegar a la tercera edad es un desafío, pero muchos adultos mayores no saben canalizar actividades para su beneficio; por ello se aíslan o solo pasan viendo televisión.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el “envejecimiento activo” como “el proceso por el que se optimizan las oportunidades de bienestar físico, social y mental durante toda la vida, con el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable, la productividad y la calidad de vida en la vejez”.

Esta definición no solo contempla el envejecimiento desde la atención sanitaria, sino que incorpora todos los factores de las áreas social, económica y cultural que afectan al envejecimiento de las personas.

La psicóloga clínica Gina Fabre explicó que las personas que llegan a la tercera edad no deben pensar negativamente, más bien comienza una nueva etapa donde habrá tiempo para realizar aquellas actividades que no se podían ejecutar por varias obligaciones que se tenían antes.

''Lo primero que se debe entender es que la vejez es una etapa más de la vida, y como tal, se debe disfrutar. Viajar, leer, practicar yoga ayuda mucho a desestresarse. Todo va de la mano con una buena alimentación''.

El neurólogo Rafael Aguirre Navarrete advierte que una buena actitud ayuda a afrontar la tercera edad. Además, la frecuencia de realizar tareas que trabajen la memoria es un factor protector de la salud mental.

''Es recomendable realizar actividades como crucigramas o jugar al ajedrez para evitar el deterioro cognitivo asociado a las demencias. También escuchar música, leer, realizar operaciones matemáticas leves y navegar en internet'', dijo el galeno.

Adultos felices

Un ejemplo de esto es el programa Envejecimiento exitoso, del Hogar Corazón de Jesús, donde se crean actividades que aporten a los adultos mayores; en esta ocasión se apuntó por clases de cocina dictadas por la Escuela de los Chefs.

''Participan en esta propuesta tres grupos; cada uno compuesto por 12 personas que acuden hasta este espacio. El primer grupo inició clases el 28 marzo y se graduará el próximo jueves 30 de mayo'', dijo María Fernanda Navarro, asistente de Gerontología.

Las clases son todos los jueves por las tardes y duran dos horas (14:00 a 16:00). ''En el hogar hacen los miércoles la práctica de lo aprendido y luego llevan a sus clases de cocina lo que ellos han preparado para que sean degustado por los chefs'', agregó Navarro.

En cada clase los adultos mayores (que van acompañado de un equipo de gerontología) aprenden a elaborar un platillo de sal, uno de dulce y una bebida. En junio y julio se abren los otros dos cursos.

En el hogar también existe un huerto que ha sido sembrado por los propios residentes y cuyos productos han servido para realizar algunas recetas.

La geriatra Camila Valdivieso explicó que siempre se buscan actividades que no sean solo distracción, sino que tengan también un significado especial. ''En este caso notamos que había necesidad dentro de nuestros residentes en rememorar una actividad hogareña y esta era la cocina'', detalló la médica.

Valdivieso comentó que los adultos mayores han aprendido a elaborar bebidas típicas como resbaladera, infusiones de jamaica, hierbaluisa, platos extranjeros como tarta de cebolla francesa, pastel de polenta, postres como cake de guineo, la torta de choclo dulce.

El pasado jueves 16 de mayo aprendieron a hacer humitas y hayacas. La próxima semana finalizarán con pizza casera y vino hervido.

La geriatra mencionó que con esta clase de actividades, las personas de la tercera edad trabajan bastante la memoria, la reminiscencia, es decir la memoria pasada al recordar cómo hacían las recetas su familia.

''También cuando se hacen las prácticas en la cocina del hogar les pedimos a ellos que recuerden cómo era la preparación y cómo lo hacía el profesor de la Escuela de los Chefs. Además en clases ejercitan el cálculo (las proporciones de los ingredientes), la atención, la concentración''.

Valdivieso dijo que esta es una actividad muy completa; porque además de la memoria ejercitan la motricidad fina de las manos porque hacen la masa, moldean las tartas, tienen que batir, mezclar y cortar.

Hay que tomar en cuenta las siguientes recomendaciones para nuestros adultos mayores:

-Estimular el cerebro a través de actividades: estudiar, leer, hacer crucigramas, recordar la lista de la compra de memoria.
- Realizar ejercicio físico, siempre bajo el control del médico.
- Participar en proyectos, planificar celebraciones, actividades por motivo de algún día en especial.
- No fumar.
- Relacionarse con otras personas. No estar solo.
- Realizar cosas que le gusten: cantar, bailar, jugar, pasear.
- Tener una dieta equilibrada rica en fibra, vegetales, frutas y baja en grasas.
- No automedicarse.  (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP