Los planteles fortalecen el uso de la tecnología

La capacitación de docentes en el sistema público se incrementó entre 2017 y 2019. De 97 pasó a 2.010.
28 de octubre de 2019 00:00

De los 17 millones de habitantes de Ecuador, 13,5 millones están conectados a internet. El 41,62% navega por trabajo y en búsqueda de información.

En este último grupo están los docentes y los estudiantes de educación básica, bachillerato y superior.
Gustavo Alarcón, profesor de Biología del Colegio Eloy Alfaro, se mantiene conectado en su celular. Utiliza el dispositivo para reproducir videos y material didáctico en clases.

En la actualidad el docente usa la tecnología en el proceso de aprendizaje. No es suficiente que el aula cuente con infocus y una computadora.

El maestro -expresa- tiene que ir más allá. “Una clase nunca se debe perder”. En el caso de una catástrofe o emergencia el proceso de formación sigue, justamente, con internet.

Eso fue lo que sucedió en la última paralización de actividades escolares. Los 28 estudiantes de Alarcón, a pesar de no asistir al colegio, continuaron aprendiendo.

¿Cómo? Su colegio cuenta con una plataforma virtual en la que los docentes suben, cada mes, información de las clases, material y actividades variadas.

En la actualidad 12.298 planteles públicos, a escala nacional, cuentan con el Sistema de Gestión Escolar.

En ese portal los profesores suben las notas y los padres de familia acceden a ellas con un usuario y una contraseña.
William Rosero, rector de la Unidad Educativa Manuela Cañizares, indica que los profesores se organizan de forma creativa para que los alumnos alimenten su aprendizaje y no interrumpan su formación secundaria. Allí se forman 4.300 estudiantes.

Algunos docentes emplean el correo electrónico, a diario, para enviar tareas a sus alumnos. Además sirve para acercar textos y links del tema que tratará en la siguiente clase.

José Carranza, maestro de Historia, explica que de esa manera mantiene la información con los chicos. “Así la clase fluye”.

Los colegiales, en días pasados, se enteraron de que tenían tareas por medio del e-mail.
Hilary Tualombo, alumna de segundo año de Bachillerato Internacional, recuerda que no tuvo tiempo libre con el paro.

Diariamente revisaba el correo, desde su casa, y respondía las tareas, las cuales fueron calificadas. “También estuve estudiando”.

De acuerdo con el Ministerio de Educación Pública (MinEduc), 4.680 planteles estatales tienen acceso a internet (de los 12.298 centros que funcionan).

Por ejemplo, el Manuela Cañizares tiene infocus y computadoras en todas las aulas (83) y en algunas zonas hay WiFi.

Para este año el MinEduc tiene un presupuesto de $ 3’347.091,142. De ese monto, $ 18’819.359 se destinan a dotación y mantenimiento de equipos y herramientas tecnológicas en el sistema público escolar.

Entre los años 2013 y 2015, se prepararon en el uso de tecnologías en la educación 71.494 profesores. En 2018 fueron 4.038, mientras que en lo que va de 2019 han participado 2.010 docentes en cursos y talleres (en 2017 solo hubo 97).

El uso de las redes sociales también es una herramienta de trabajo académico. Los alumnos del Eloy Alfaro y del Manuela Cañizares crearon un grupo de WhatsApp para compartir libros, infografías y documentos.

Para Miguel Reinoso, experto educativo, la tecnología brinda herramientas que favorecen, principalmente, a las escuelas que no cuentan con una biblioteca física ni con material didáctico. (I) 

Contenido externo patrocinado