Terapia, apoyo familiar y taichí alivian el párkinson

- 11 de abril de 2018 - 00:00
Andrés Espinoza, instructor de taichí, explicó los beneficios del arte marcial para los pacientes con párkinson.
Bianca Valverde Zea / Diario El Telégrafo

En medio de la sombra de los árboles del parque lineal de la Kennedy, el domingo 8 de abril se desarrolló una clase atípica de taichí, el arte marcial con raíces del taoísmo. Los asistentes hacían los movimientos junto con una persona joven que les ayudaba a la coordinación de las manos y piernas.

Para Miguel Bocca era la primera vez que practicaba taichí luego de conocer su diagnóstico de párkinson. Su esposa, Laura, lo ayudó en todo momento para que no se caiga.

Y así, alrededor de 50 pacientes más con párkinson comprobaron los beneficios de este arte marcial en medio de la naturaleza. La iniciativa fue desarrollada por el grupo de apoyo 'Yo fluyo con el Párkinson', liderado por Valeria Recalde.

“Con cada convocatoria queremos que los cuidadores y los pacientes tengan alternativas para que mantengan su independencia y no se limiten a hacer las cosas cotidianas”, dijo Recalde.

En el sitio también se encontraban profesionales de la salud, terapistas físicos y familiares de los pacientes para despejar las dudas sobre cómo sobrellevar esta enfermedad.

“El párkinson es sobrellevable en la medida en que exista un buen diagnóstico, un buen manejo multidisciplinario, con la compañía de psicólogo, psiquiatra, terapista de lenguaje, ocupacional y mucho apoyo familiar”, explicó la neuróloga Rocío Santibáñez.

Luego de la clase de taichí, los pacientes y sus cuidadores se sentaron en una carpa a esperar su turno para la terapia sensorial dictada por la profesora de inteligencia emocional, Laura Borras.

Con lavacaras de lentejas, fundas, fideos crudos, mostaza, hojas de lija y agua, cada uno de los pacientes se acercaba a tocar, oler y escuchar los sonidos que provocaban. El objetivo era mantener los sentidos activos para no perder las sensaciones adquiridas, que poco a poco sienten que podrían perder. Borras dio recomendaciones para hacer esta terapia en casa con los pacientes.

El apoyo familiar, la base para enfrentar el padecimiento

Diana Ramírez, fisioterapeuta y voluntaria del grupo 'Yo fluyo con el párkinson', indicó que el apoyo familiar es lo más importante porque los pacientes con esta enfermedad llegan a depender mucho de quien los cuida. Otra vital recomendación es un confiable diagnóstico temprano.

“No hay que esperar a que avancen los síntomas (rigidez, desequilibrio, cambio en el ritmo de la marcha) para recién tener la terapia física. Esto ayudará a que la enfermedad no avance tan rápido”.

Hoy se conmemoran 201 años desde que el médico inglés James Parkinson descubrió esta enfermedad (1817) y la describió como un trastorno neurológico crónico, neurodegenerativo e invalidante, por el cual el cerebro no transmite correctamente las señales nerviosas.

La rigidez y temblores en el movimiento son los síntomas más claros en esta enfermedad, aunque se manifiestan de manera distinta según los pacientes.

El párkinson no tiene, al momento, una cura definitiva, pero existen muchos tratamientos para controlar sus síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: