Pacientes viven odisea para recibir medicina

- 03 de julio de 2020 - 00:00
En la consulta externa del Hospital Teodoro Maldonado Carbo, del IESS en Guayaquil, los pacientes no paran de llegar.
María Fernanda Arreaga / ET

A una persona con VIH, tras no entregarle su antirretroviral, un galeno le planteó que podía demandar al hospital, comprarlo fuera o morirse.

“Usted tiene tres caminos: demandar al hospital, comprar el medicamento afuera o esperar a morir”. Esa fue la respuesta que recibió Virgilio (nombre protegido), un paciente con VIH, luego de preguntar qué haría si no le entregaban sus antirretrovirales.

Esto ocurrió hace unos días cuando acudió a la consulta externa del Hospital Teodoro Maldonado Carbo, del IESS, para cumplir con los chequeos por su enfermedad y recibir la medicación que le permite mantener la carga viral de la enfermedad en 0. Sin embargo, se encontró que no había el fármaco.

Hoy, este padre de familia con tres hijos teme complicaciones en su organismo por dejar de tomar su medicina. “Sé que  mis defensas bajarán y voy a ser más vulnerable a una gripe, una infección y lo que es más preocupante, al virus del covid-19. Comprarlas no es una opción para mí por la falta de dinero”.

Su historia se repite todos los días en los exteriores del Hospital Teodoro Maldonado Carbo, del IESS, en Guayaquil. Allí varias personas aún esperan los remedios para continuar sus tratamientos.

Elba Rodríguez lleva cuatro meses, desde la aparición de la pandemia, para recibir unos tarros de  fórmula para su hijo, quien tiene un tumor en el cerebro.

Desde que la ciudad cambió al semáforo amarillo, ella no ha dejado de acudir al nosocomio para ese propósito.

Ayer, con la esperanza de que le dieran el medicamento volvió a acercarse, pero sin resultado. “En la farmacia me dijeron que estaban en cierre de inventario y que fuera a las bodegas, pero allá tampoco me solucionan nada. Mi hijo necesita estas fórmulas que evitan que el tumor siga creciendo”, dijo angustiada esta madre de familia.

Diario EL TELÉGRAFO solicitó información a los correos oficiales de comunicación del hospital Teodoro Maldonado sobre el caso del paciente con VIH por la falta de la entrega de medicamentos, al igual que de otras personas, pero hasta el cierre de esta edición no se obtuvo respuesta.

Marisol, la mañana del jueves, también acompañó a su madre Celia Espinoza, de 59 años, quien sufre artritis reumatoide. Mientras era atendida La esperó afuera del hospital. Contó que su madre no ha recibido las pastillas y gotas que usa para el tratamiento de su dolencia. “No me tocó más que comprarlas afuera con el poco dinero que había llevado”.

Asimismo, Digna Caluqui, de 79 años, quien es paciente oncológica del HTCM, se vio obligada a comprar un reactivo bebible para poder realizarse un examen de contraste a fin de conocer el estado de su cáncer.

Una de sus hijas, Alicia, contó que el médico le informó que este fármaco no había. “Aunque no nos sugirió que lo compremos, igual tuvimos que hacerlo. Sino mi mamá se quedaba sin el examen que de por sí estaba suspendido por la pandemia”.En una de las farmacias lo compró en $ 40.

El hospital tampoco tenía disponibles unas gotas especiales que usa para tratar su ansiedad.

Después de pasar dos meses sin recibir la medicina para su tratamiento oncológico y  hacer largas columnas, a Camilo S. le entregaron los fármacos solo para un mes. Antes de la pandemia le alcanzaban para tres meses.

En uno de los hospitales del Ministerio de Salud, los usuarios también se quejan por la falta de medicina.

Alberto, quien antes de la pandemia era atendido en psiquiatría del Hospital General del Guasmo por su esquizofrenia, dejó de recibir la medicación que lo ayudaba a  controlar sus crisis.

Sin embargo, Francisco Pérez, coordinador Zonal 8 del MSP, aseguró que se ha garantizado la entrega de las medicinas en los centros de salud. “Actualmente en las consultas externas sí tenemos medicinas y estamos dando el soporte; en cuanto a aquellos pacientes que padecen de diabetes, hipertensión o cáncer, igual se les está dando la medicación”, dijo el galeno. 

 Casa Hogar Niño Manuelito reforzará protección especial

Un acuerdo rubricado el jueves entre el ministro de Inclusión Económica y Social (MIES), Iván Granda, y el alcalde del Municipio de Azogues, Rommel Sarmiento, permitirá implementar servicios de Protección Especial en beneficio de niñas, niños y adolescentes de la Casa Hogar “Niño Manuelito”.

La inversión prevista para ello es de más de $ 131.000

Granda afirmó que el Gobierno invierte cerca de dos millones de dólares para brindar atención y cuidados a alrededor de 12.000 niñas, niños, adolescentes, personas con discapacidad y adultos mayores de la provincia de Cañar. Además, cerca de 22.000 ciudadanos reciben los bonos y pensiones del MIES. Por otra parte, el Ministro, junto al vicepresidente Otto Sonnenholzner, verificaron la entrega de kits alimenticios en el Guasmo (Guayaquil) a artesanos de la provincia de Guayas. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP