La Plaza de San Francisco es parte de la memoria histórica de Cuenca

- 06 de febrero de 2019 - 00:00
La Plaza de San Francisco tiene una alta afluencia de personas. En la reconstrucción se efectuó la recuperación de espacios históricos, como la pileta.
Fotos: cortesía: Diario El Tiempo

En este punto del centro histórico de la capital azuaya se hallaron restos óseos en 2017. El arqueólogo Jaime Idrovo sugirió seguir con las excavaciones. La urbe tiene 4.000 años de antigüedad, según los vestigios arqueológicos.

La Plaza de San Francisco y su entorno guardan parte de la memoria histórica de la ciudad de Cuenca. Así lo evidencian los restos hallados en la zona, que tienen un pasado de 4.000 años de antigüedad.

El descubrimiento más reciente ocurrió durante las obras de reconstrucción en 2017, cuando salió a relucir el empedrado de la plaza y se encontraron osamentas que serán sometidas a pruebas para determinar de qué época datan.

El arqueólogo Jaime Idrovo, a cargo del equipo de arqueología del contratista, señaló que se hallaron siete tumbas alineadas en los jardines exteriores, frente a la Plaza de San Francisco, en la calle Presidente Córdova.

“Debíamos haber continuado con las excavaciones en el atrio (frontal) de la iglesia, pero el Municipio no lo autorizó”, señaló Idrovo.

Pablo Barzallo, exdirector de Áreas Históricas del Municipio de Cuenca, atribuyó esta decisión a un tema presupuestario.

“Se priorizó el atrio lateral donde hay hallazgos de restos óseos y se hizo un levantamiento con georradar en el atrio frontal en donde se verificó que existen restos óseos en la parte interna, más allá de los dos metros de profundidad”, dijo Barzallo.

El funcionario indicó que se colocó una protección, por lo que están georreferenciadas y mapeadas las áreas que no se prospectaron por temas presupuestarios.

Sobre los restos óseos hallados, Barzallo subrayó que se continuará con una etapa de investigación para establecer cronológicamente de qué fechas datan.

“Necesitamos documentarlo, a través de una investigación por ejemplo con carbono 14, para ello estamos buscando la posibilidad con universidades de Texas y de Washington con las cuales vamos a hacer esta siguiente etapa”, señaló el exdirector de Áreas Históricas del Municipio de Cuenca.

Para el arqueólogo Jaime Idrovo, el Municipio demuestra una “falta de sensibilidad ante el pasado prehispánico de la ciudad”. El experto consideró que de seguir con las excavaciones en el convento de San Francisco, se encontrarán más vestigios.

Sobre el empedrado hallado en la Plaza de San Francisco, Idrovo manifestó que  deja unas pequeñas ventanas de dos por dos, “que son las muestras de cómo es el empedrado original de la plaza”.

En este marco, Barzallo señaló que se utiliza hormigón de otra clase en ciertas áreas de la plaza para que, en teoría, “no sea difícil levantarlo para continuar investigando”.

“Cuando se concrete un proyecto con la información que tenemos, posibilitará que se estructure un plan financieramente sostenible”, puntualizó Barzallo.

Vestigios en zonas periféricas
En algunas zonas periféricas de Cuenca se localizan vestigios durante prospecciones arqueológicas.

El arqueólogo Jaime Idrovo recordó que entre los años 2004 y 2005, en Checa, se halló “un conjunto de pirámides impresionantes” que la gente no conoce, incluso los propios arqueólogos no las pueden ver porque están cubiertas por vegetación.

“Hay que conocer la zona para poder determinar la dimensión de estas construcciones: pirámides gigantescas aterrazadas”, indicó Idrovo.

Asimismo refirió que en una de ellas se encontró hace algunos años un conjunto de sepulturas únicas, porque tenían como característica que eran construcciones circulares-tubulares de piedra, que se unían la una a la otra en una especie de colmena.

“Lo interesante es que en cada uno de estos espacios, de no más de un metro y medio de diámetro, había una tumba y cada una de ellas era una especie de necrópolis, se conectaba la una con la otra a través de ventanas”.

Sobre la zona del cerro El Plateado, Idrovo señaló que en una prospección efectuada entre 2009 y 2010 se hallaron 159 vestigios, entre estructuras, como restos de viviendas en pie, atalayas de vigilancia, caminería, terracería y bebederos, que son sitios donde se recogía el agua para distribución en la zona agrícola.

Idrovo lidera excavaciones en la ciudad desde los años ochenta y a partir de entonces se dedica a la recopilación y documentación de la memoria histórica. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: