Licto promociona sus cuatro maravillas para el turista

- 24 de enero de 2020 - 00:00
El turismo comunitario es incipiente, pese a que existen iniciativas como el corredor turístico Atillo San Luis, Punín, Licto, Flores, Cebadas, entre otros en la parroquia Flores, provincia de Chimborazo.
Fotos: Cortesía Junior Salao

Esa localidad de la provincia de Chimborazo posee una diversidad de sitios naturales, museos y manifestaciones culturales que captan la atención de quienes la visitan.

Rodeado de volcanes, bosques húmedos, páramos, colinas verdes y del río Chambo se encuentra la parroquia Licto, en la ciudad de Riobamba (Chimborazo).

Este sitio alberga cuatro lugares turísticos como La iglesia Padre Eterno de Gueseche, el cerro Talabuy, la quebrada de Chalán y Huellas  de Mastodontes, que atraen a turistas nacionales y extranjeros por su destacada historia y antigüedad.

En el lugar se pueden realizar diversas actividades, como saltar en paracaídas desde el cerro Talabuy hasta la frontera de Chambo. Esto  permite observar desde la altura los cultivos del sector e incluso la ciudad de Riobamba.

La quebrada de Chalán también se destaca por su historia y antigüedad. Ahí reposan hallazgos de hace más de mil años. 

Según datos de la Escuela Superior Politécnica de Chimborazo (Espoch), en la quebrada de Chalán se puede realizar caminata, camping, turismo comunitario, agroturismo, fotografía del lugar, rituales ancestrales andinos, ciclismo, convivencia comunitaria, degustación de platos típicos, turismo paleontológico y científico.

La Espoch aporta a la investigación y generación de conocimientos del yacimiento paleontológico de Chalán, en especial en el ámbito turístico.

En la iglesia Padre Eterno de Gueseche, en 4 salas, se exhiben objetos religiosos que fueron hallados en diferentes partes de Licto. Estos museos culturales y artísticos, por su ubicación, son custodiados por habitantes de la comunidad.

Gustavo Bonifaz, presidente de la Junta Parroquial Licto, dice que el GAD trabaja en conjunto con las comunidades para brindar el mantenimiento y seguridad.

Según Bonifaz, las instalaciones de los museos están en buenas condiciones para brindar un mejor servicio a la ciudadanía. Comenta que reciben con  frecuencia la visita de estudiantes de colegios y universidades de Chimborazo para explorar y revivir las décadas pasadas.

Para Diana Suárez, moradora de Licto, estos atractivos descubiertos han despertado su curiosidad por estudiar paleontología e involucrarse en los estudios que realizaron expertos de Estados Unidos. Ella asegura que su parroquia tiene mucho por descubrir.

María Gamarra Pinduisaca, de 60 años, enfatiza que los objetos encontrados por los licteños son parte de la identidad cultural que nadie puede arrebatarlos.

“Desde que tenía 15 años defiendo nuestros museos, porque conservan no solo nuestra historia sino también parte de nuestra identidad”.

Estefanía Cepeda, oriunda de la provincia de Bolívar,  señala que su visita a estos atractivos turísticos fue una experiencia inolvidable.

“En estos sitios sagrados para los indígenas realicé una infinidad de fotos y videos que los publiqué a través de mis redes sociales. Mis seguidores me preguntan si en realidad existía ese lugar”.

Añade que la gente es atenta  y solidaria al transmitir la historia de esta localidad. Asimismo, Danilo Córdova, oriundo de Macas, comenta que en 2018 visitó Licto con toda su familia.

Una de las actividades que le llamó la atención fue volar en paracaídas desde el cerro Talabuy. “El aire puro y la frescura de la naturaleza son inolvidables. Tenemos que valorar nuestro país”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP