Ledesma: "Hay que seguir debatiendo el subsidio a los combustibles fósiles"

- 16 de diciembre de 2019 - 00:00
Foto: Mario Egas / El Telégrafo

El presidente Lenín Moreno ratificó en la COP25, en Madrid, el compromiso del Ecuador para mitigar el cambio climático. La recuperación de los manglares y el uso de energía limpia están entre las prioridades del Gobierno.

El ministro Raúl Ledesma acompañó al presidente Lenín Moreno a la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático COP25. A partir del encuentro aborda las prioridades del Gobierno Nacional para el cumplimiento de los objetivos fijados, a fin de evitar una catástrofe ambiental.

¿Cuáles son los proyectos prioritarios para cumplir las metas de la ONU para frenar el cambio climático?
Lo fundamental es la reforestación y el cambio de matriz energética. El primero no solo pasa por cuántos árboles se van a sembrar, sino por el control forestal. El Presidente lideró la reunión en Leticia, en cuyo pacto se establece la constitución de un centro de monitoreo interamazónico en cada país, donde con herramientas tecnológicas podamos observar los potenciales incendios forestales o talas ilegales.

Otro tema importante es el cambio de la matriz energética. Vamos a iniciar el reto en Galápagos con el transporte público, con los taxis que son camionetas a diésel y gasolina, para hacer un cambio hacia la energía eléctrica, pero con carga fotovoltaica. Esto es importante diferenciar porque la carga fotovoltaica nos permitirá que en el domicilio de cada conductor haya un sistema de carga absolutamente gratuita en la noche y durante el día servirá para bajar la tarifa de luz.

En los incendios de la Amazonía se señalaba que Ecuador mostraba una deforestación considerable. ¿Es así?
Ecuador no ha subido la tasa de deforestación. Al contrario, la ha bajado sustancialmente en más de 10.000 hectáreas (ha), pero hay áreas que fueron deforestadas en años anteriores y hay que recuperarlas. Recordemos que el 60% del territorio ecuatoriano son ecosistemas naturales y dentro de esos el 50% son bosques nativos.

Hay un área muy vasta que recuperar, por ejemplo, en la isla Santay, el manglar. Ahí hay un área muy grande de 200 ha que requiere reforestación. También en Manabí, en Esmeraldas y en El Oro, donde la explotación camaronera ha desencadenado procesos de deforestación que hoy día ya están estabilizados, pero ahora hay que recuperar el manglar, uno de los recursos que más transfieren oxígeno entre los recursos forestales.
 
¿Cuánto se espera recaudar con el impuesto progresivo a las bolsas de plástico aprobado por el Legislativo?
No tiene una funcionalidad recaudatoria. No hablamos de muchos millones de dólares, sin embargo, cada centavo cuenta. El fondo es desincentivar el uso de fundas plásticas.

Las de tipo camiseta terminan indistintamente en ríos, esteros y mares, en Galápagos. Para un animal una funda virada es lo mismo que una medusa; la come y muere, y terminaremos los seres humanos comiendo microplásticos por la ingesta de los peces.

La normativa también busca incentivar el reciclaje. Hay exoneraciones importantes con respecto a las fundas de plástico, siempre que se use material reciclable. Lo que tenemos equivocado no es el plástico, es la mala costumbre de dónde echamos los plásticos y cómo los recuperamos.  

¿Qué otras iniciativas se están pensando para la reducción de emisiones?
Una de las cosas que se le reconoció a Ecuador es la sola intención de eliminar el subsidio a la contaminación, que es el subsidio a los combustibles fósiles. Lamentablemente eso no tuvo el resultado que esperábamos y que el mundo entero esperaba de Ecuador. Entiendo que pudo haber tenido una afectación económica, pero no se la apoyó desde el punto de vista ambiental.

¿Qué se ha decidido por parte del Gobierno Nacional?
El reconocimiento de incentivos ambientales reales que sirvan, por ejemplo, para acceder a procesos de compras públicas con puntos adicionales. Pero la clave de esto es el uso que hacemos de los combustibles fósiles en el país.

Es decir, tenemos que seguir debatiendo la posibilidad de que, en algún momento, Ecuador tome una decisión drástica y severa, como la que se quiso tomar, de eliminar el subsidio a los combustibles fósiles.  

¿A qué le apuesta el MAE en Galápagos, la joya ambiental de Ecuador?
Estamos sacando casi el 100% de los neumáticos usados. Ya recibimos 9.000 este lunes y lo siguiente es trabajar con el tema de desechos sólidos. Santa Cruz tiene una planta muy importante de reciclaje, donde procesan el 50% de la basura.

Tenemos que avanzar a las otras islas y trabajar en el tema de cambio de matriz energética. Con eso y el aumento de la reserva marina protegida vamos a tener unas islas más sanas y, definitivamente, serán un ejemplo a seguir en el mundo.

Un problema medioambiental que se repite: el Estero Salado en Guayaquil. ¿Cómo salvarlo?
Tenemos una propuesta de islas artificiales que generan manglares. Las vamos a ubicar frente a las zonas de Guayarte, que es una de las áreas que mayor carga recibe, pero el estero es inmenso. Reforzamos el proyecto Estero Salado-Isla Santay.

Hemos conversado con el Municipio de Guayaquil y la Prefectura porque existe la posibilidad de aumentar zonas verdes, utilizando justamente parte de eso que se va a dragar.

De hecho ya hay una experiencia en una de las zonas del estero con una de estas islas artificiales, en donde se han incrementado los peces, los pescadores y, con eso, también la calidad del agua. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: