La calidad de la educación de institutos fue evaluada

21 de mayo de 2013 - 00:00

Otavalo, Imbabura.- Por primera vez el Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (Ceaaces), aplicó el examen nacional de resultados de aprendizaje en todo Ecuador.   

El pasado domingo, 2.073 estudiantes de 23 Institutos Superiores Pedagógicos (Isped) y 5 Institutos Superiores Pedagógicos e Interculturales Bilingües (Ispedib) asistieron a dicha evaluación.

Luz Cachimuel, de 21 años, fue una de las 132 estudiantes evaluadas en Imbabura. Ella es estudiante de Educación Básica del Isped Alfredo Pérez Guerrero, de Otavalo, y llegó antes de las 08:00 a su establecimiento educativo ubicado en la parroquia San Pablo del Lago en la provincia de Imbabura para rendir sus exámenes.     

Luz confesó estar muy nerviosa antes de ingresar al aula y dijo que esta evaluación se da para que mejore su formación. “He venido dispuesta a dar lo mejor de mí en esta prueba. Realmente es un esfuerzo que todos en mi instituto hemos asumido con responsabilidad y buena disposición, incluso nos hemos preparado en nuestro tiempo libre para rendirlo”, comentó la futura maestra.

Por su parte, Juan Carlos Proaño, de 29 años, luego de casi seis horas de evaluación detalló que fueron tres exámenes: uno de formación básica, otro de formación profesional general y el último de formación profesional específica.

Proaño expresó que el proceso se desarrolló con normalidad y estuvo bien organizado. “Pienso que esta evaluación es importante para nuestro futuro porque nos permitirá graduarnos como mejores profesionales y de la misma manera nuestra institución tendrá la posibilidad de crecer”.

La oficialización de las evaluaciones la realizó José Antonio Figueroa, presidente (e) del Ceaaces, quien a las 08:00 del domingo en el Instituto Alfredo Pérez Guerrero, enfatizó que en 20 provincias se aplicó el examen a los alumnos que  aprobaron el tercer nivel en sus institutos y que se registraron con anterioridad en la página web del Ceaaces.

“En mi instituto hemos asumido la prueba con responsabilidad y buena disposición. Nos hemos preparado”Figueroa informó que los resultados se obtendrán tres semanas después. La información que se obtenga de la evaluación permitirá conocer cuál es el estado de los Isped-Ispedib del país y contribuirá a la estructuración de políticas públicas para la apertura de la Universidad Nacional de Educación (UNAE).  

“El objetivo de esta evaluación es crear políticas públicas interinstitucionales para que en un futuro los institutos que completen de forma positiva su evaluación puedan funcionar como extensiones de la UNAE. Nadie va a perjudicarse en caso de que un instituto cierre porque estarán diseñadas políticas claras de incorporación de docentes, de residencia y de becas a la UNAE”, explicó Figueroa.

La evaluación de alrededor de 100 preguntas, la mayoría de opción múltiple, fue rendida por 500 hombres y 1.573 mujeres en diferentes provincias del Ecuador. Los estudiantes recibieron una Guía de Orientación como documento de apoyo para su estudio.

El examen de las lenguas kichwa y shuar fue aplicado específicamente en los cinco Ispedib: Quilloac, Jaime Roldós Aguilera, Shuar-Achuar, Canelos y Martha Bucaram de Roldós, ubicados en las provincias de Cañar, Chimborazo, Morona Santiago, Pastaza y Sucumbíos, respectivamente.

Al respecto, Figueroa acotó que estas evaluaciones permitirán saber cuál es el estado de los estudiantes, futuros formadores de los niños ecuatorianos. “Hay estudios que dicen que han disminuido los shuar y kichwa hablantes. Se pretende resolver esto a través de la educación, dijo el representante del Ceaaces.

PRUEBAS EN LIMA, PERÚ, SE RINDIERON CON RETRASO EN LA EMBAJADA

Con contratiempos cumplieron tres estudiantes ecuatorianos las evaluaciones en la ciudad de Lima. Esto luego de que tras una larga espera en las afueras de la Embajada de Ecuador en el Perú, los estudiantes  que recibieron una llamada desde las oficinas de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (Senescyt) en Ecuador, en la que pedían que se presentarán a las 07:15 de forma puntual, se encontraran con las puertas cerradas del lugar.

El inconveniente fue superado solo después de que uno de los que iban a ser evaluados consiguiera comunicarse con una representante de Senescyt, María Fernanda Gutiérrez, quien a su vez, efectivamente, confirmó que habían sido advertidos de las pruebas. Posteriormente ella pidió disculpas y dijo que el encargado venía en camino.
 
Así una hora y media después de lo planificado, es decir, a las nueve y treinta en Lima, las puertas de la Embajada se abrieron y los estudiantes pudieron pasar a rendir las prueba. Iván Maldonado, Ministro de la Embajada, llegó con las pruebas que rendirían los ecuatorianos. Previo a repartirlas se disculpó por la tardanza al decir que esta se debió a  una falta de coordinación interna.

Después de una clara introducción, los jóvenes empezaron a rendir los exámenes. Un folleto de ejercicios, una hoja para las respuestas, lápices, borradores, calculadoras y sacapuntas, fueron las herramientas utilizadas.

Los  tres estudiantes que se presentaron en la Embajada provienen de las provincias de Pichincha y Guayas, y buscan alcanzar la posibilidad de que el Estado costee sus estudios. Si lo logran, la sicología, la antropología y la ingeniería en sistemas serán los campos de su preparación.

Esa vocación y concentración permitieron que el retraso de la mañana fuera quedando de lado. Ya no había caras de preocupación a las dos de la tarde, hora en la que se retiró la prueba. Luego vinieron las sonrisas, unas galletas y un refresco brindado por Iván Maldonado, quien se disculpó con los estudiantes que tuvieron que esperar.

Al final todo pasó, pues ahora la tensión se centra en saber si las malas noches y la espera darán buen resultado.   

Victor Vimos
Corresponsal en Lima

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP