Una investigación holandesa podría revolucionar el tratamiento médico

La aspirina, un fármaco barato contra el cáncer

Una investigación holandesa podría revolucionar el tratamiento médico
03 de octubre de 2015 00:00

La aspirina puede duplicar la expectativa de vida en pacientes con cánceres que afectan el tracto gastrointestinal, de acuerdo a un estudio científico dado a conocer esta semana, que podría revolucionar los tratamientos anticáncer en todo el mundo.

La investigación científica, elaborada por expertos de la Universidad de Leiden, en Holanda, concluyó que tanto pacientes hombres como mujeres, con distintos tipos de cáncer gastrointestinal que ingirieron el antiinflamatorio, experimentaron resultados significativos en cuanto a sus niveles de supervivencia, en comparación con aquellos que no tomaron aspirinas.

El grupo de científicos analizó los casos de 14.000 pacientes en Holanda, la mitad de ellos tenía el hábito de consumir aspirinas.

Luego de un período de 4 años de seguimiento, aquellos pacientes que consumieron ese medicamento después de su diagnóstico de cáncer duplicaron sus expectativas de vida.

El impacto de la aspirina en los niveles de supervivencia al cáncer fue corroborado tras incluir factores como el género, la edad, el estado del cáncer, los tratamientos y otras condiciones médicas que pudieron influenciar en los niveles de mortalidad.

La oncóloga Martine Frouws, investigadora de la Universidad de Leiden y coordinadora del reporte, sostuvo que el siguiente paso será analizar los tumores de dichos pacientes “para tratar de descubrir cuáles se beneficiarían de tratamientos con aspirinas”. Ella presentó las conclusiones de su estudio durante el Congreso Europeo de Cáncer 2015 en Viena.

La experta confirmó que, al estudiar las características de tumores en pacientes que registraron mejorías al consumir aspirinas, “se podrá identificar personas que se beneficiarían de dichos tratamientos en el futuro”.

“Teniendo en cuenta que la aspirina es una droga barata y no patentada, y que tiene pocos efectos colaterales, tendrá un impacto enorme en los sistemas de salud, como también en los pacientes”.

Los tumores más comunes en los pacientes cuyos casos fueron analizados se registraron en el colon, el recto y el esófago.

Un nuevo ensayo investiga actualmente el efecto de una dosis diaria de 80 miligramos de aspirina en pacientes ancianos con cáncer colorrectal en Holanda. En esta última indagación, los expertos analizarán y compararán los impactos del medicamento con aquellos de un placebo.

Ese equipo, que incluirá pacientes con cánceres gastrointestinales, espera proveer evidencia convincente acerca de que más pacientes podrían beneficiarse de tratamientos con aspirina.

El profesor Peter Naredi, copresidente científico del Congreso Europeo del Cáncer, afirmó que existe actualmente evidencia fehaciente “de que el consumo frecuente de la aspirina en la población puede prevenir algunos tipos de cáncer colorrectal”.

“Ahora, la doctora Frouws y sus colegas han mostrado que en más de 13.000 pacientes que fueron diagnosticados con diversos tipos de cánceres gastrointestinales, la aspirina puede mejorar los niveles de supervivencia comparados con aquellos que no consumieron esa droga”, destacó Naredi.

“Con más y más evidencia que respalda el papel beneficioso de la aspirina, debemos considerar ahora si deberíamos recomendarla a la población en general”.

La aspirina prescrita, por lo general, se usa para artritis reumatoide, dolores musculares o de articulaciones, mientras que la no recetada se utiliza para aliviar la fiebre.

Otro uso del fármaco, muy popular en varios países, es para prevenir los ataques cardíacos en personas que han tenido episodios del corazón o que tienen angina (dolor en el pecho que se presenta cuando el órgano no recibe suficiente oxígeno).

Incidencia de tumores

Los tumores del intestino primitivo anterior constituyen hasta el 25% de todos los casos de cáncer colorrectal, y surgen en el pulmón, timo, estómago o duodeno proximal.

Los tumores del intestino primitivo medio, que constituyen hasta 50% de los casos, se originan en el intestino delgado, apéndice o colon proximal, mientras que los tumores del intestino primitivo posterior, aproximadamente 15% de los casos, provienen del colon distal o recto.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los cánceres diagnosticados con más frecuencia en el hombre fueron los de pulmón, próstata, colon y recto, estómago e hígado, mientras que en la mujer fueron los de mama, colon y recto, pulmón, cuello uterino y estómago.

La entidad destacó que el cáncer es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todo el mundo, al confirmar que en 2012 hubo unos 14 millones de nuevos casos y 8,2 millones de muertes relacionadas. La OMS prevé que el número de nuevos casos aumente 70% en los próximos 20 años.

Alrededor del 30% de las muertes por cáncer son por causa de 5 factores de riesgo conductuales y dietéticos: índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y alcohol. (I)

Las más leídas