Galápagos se libera de más de 10.000 llantas en desuso

- 17 de diciembre de 2019 - 00:00
La campaña “Galápagos libre de neumáticos usados” comprende un programa de educación medioambiental para estimular su recolección y el reciclaje. José Javier Guarderas, Raúl Ledesma y Norman Wray, en la imagen.
Seginus/Cortesía

De las unidades recolectadas, 9.600 llegaron a Guayaquil: 2.600 corresponden a la Isla Santa Cruz y otras 7.000 a la Isla San Cristóbal. Cada neumático tarda 500 años en descomponerse.

El territorio insular de Galápagos es el primero en Ecuador que queda libre de llantas, tras una recolección realizada por sus habitantes como parte de la iniciativa Galápagos libre de neumáticos usados. 

Un total de 9.600 unidades llegaron a Guayaquil para que las empresas especializadas las reciclen y transformen en pisos, artesanías y demás productos que pueden elaborarse con el caucho.

Del total de lo recolectado, 2.600 neumáticos corresponden a la isla de Santa Cruz y 7.000 salieron de la Isla San Cristóbal.

Esta acción fue posible gracias a la cooperación existente entre el Ministerio del Ambiente (MAE) y el sistema colectivo Seginus, especializado en la recolección y el tratamiento de neumáticos.

Esta empresa ha recuperado alrededor de 1.5 millones de llantas en los 935 puntos de acopio.

El 8% de lo recogido por Seginus se convirtió en césped sintético para cubrir 15 canchas en el país.

Este material recuperado se ha destinado a 18.000  suelas de zapatos y también a alfombras y rodapiés.

El MAE aseveró que el Gobierno Nacional trabaja con la empresa privada para promover que  los residuos especiales sean entregados a gestores ambientales calificados y que sean aprovechados integralmente en el país.

La campaña permitió recolectar más de 10.000 llantas dispuestas de forma inadecuada en los rellenos sanitarios y otros sitios de las Islas Santa Cruz y San Cristóbal.

Seginus precisó que esa cantidad de llantas es el equivalente a un edificio de cinco pisos. Cada una tardaría al menos 500 años en descomponerse.

Su acumulación, sin embargo, quita vital espacio en las Islas para las especies que ahí conviven.

A ello se suma la contaminación de la atmósfera en caso de incineración o la polución por degradación química de sus componentes al pasar el tiempo, que termina llegando a fuentes de agua o en la vegetación. 

Está previsto impulsar programa integral de educación ambiental para generar conciencia y estimular a los moradores de las llamadas Islas Encantadas a que sigan realizando esta labor. En este evento firmaron un convenio de cooperación entre el MAE y Seginus, para coordinar y planificar actividades relacionadas con el fortalecimiento de la gestión integral de residuos sólidos. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP