Club de Periodismo

Un plantel que forma valores para el mundo

A poco de cumplir 50 años, Semillita de Guayaquil continúa con el mismo reto del inicio: seguir con bríos y esperanzas por cambios renovadores
25 de noviembre de 2019 00:00

La Escuela de Educación Básica Particular Semillita de Guayaquil fue fundada en 1970 por el licenciado y diácono Pedro Jorge Loyola Barros y la Lcda. Dora Segura de Loyola.

Desde sus inicios se destacó como una de las mejores escuelas particulares del suburbio porteño -calles Assad Bucaram (la 29) y Amazonas-, con una estructura humilde, desde el fango salobre en donde dio sus primeros pasos, hasta convertirse en un monumento de educación nacional.

La formación íntegra de los estudiantes se debe a que los docentes y directivos trabajan y perseveran. “Al niño lo formamos para que se atreva a ser él mismo, que quiera ser fuerte, seguro e independiente, sensible y solidario, dispuesto a descubrir su talento, que se sienta deseoso de aprender y desarrollar su potencial creativo, porque aquí la educación es divertida”, manifestó con énfasis el licenciado Loyola.

El nombre del plantel -Semillita- nace por la utilización del texto de dicho nombre, que el Director usó durante su formación primaria. Menciona que aún lo conserva como recuerdo afectuoso del aprendizaje de sus primeras letras.

SemillitaEl Club de Periodismo está presto para informar a sus compañeros. Foto: Lylibeth Coloma / El Telégrafo

Su inspiración para ser docente fue el padre Julio Yánez, quien elevó su moral, fue su amigo y consejero. La institución de mediano tamaño en sus inicios contaba con una estructura de caña; durante cierto período fue remodelada, pasando a ser de madera, para luego convertirse en una estructura mixta.

En la actualidad cuenta con un espacio de confort pedagógico, un laboratorio de Ciencias, centro de cómputo, salas con elementos audiovisuales, salón auditorio, un espacio específico para el área de educación inicial con patio y acceso independiente. Adicional se instaló un sistema de cámaras de seguridad y salidas de emergencia.

Antes del inicio de clases se motiva a los estudiantes por medio de canciones, dinámicas, entre otras actividades, y los docentes reciben a los estudiantes activos.

El director señala que esto se denomina la escuela activa, que se basa en quitar la pereza, el sueño y se anima a los estudiantes a entrar a los salones con motivación.

La institución ofrece sabiduría, estudio, disciplina y fomenta valores como el respeto, la responsabilidad, lealtad, honestidad y la perseverancia; por ello, y para celebrar sus 50 años, habrá una ceremonia de felicidad y gratitud con la comunidad educativa.

La escuela Semillita de Guayaquil, desde el puerto principal para el mundo, por una educación de calidad, agradece a los padres de familia por confiar en nuestro trabajo. Retribuimos esa confianza formando y educando con excelencia. Semillita de Guayaquil, una escuela de verdad para estudiantes de verdad. (E)

Lady Melendres, Adriana Largo, Rudy Ortiz y Érick Pincay
Estudiantes

La comunidad educativa siempre está lista para entregar lo mejor a la sociedad, tal como este numeroso grupo de jovencitos prestos a servir.
Foto: Lylibeth Coloma / El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado