Ecuador refuerza acciones para evitar la transmisión del VIH en los partos

- 01 de diciembre de 2017 - 00:00

→ Un país está libre de esta problemática -según la OMS- cuando el 2% o menos de los niños de mujeres positivas nacen con el virus. El Estado promueve una campaña de concienciación para alcanzar este objetivo hasta 2021.

Ecuador aspira a convertirse en el segundo país de la región en eliminar la transmisión del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), de la madre gestante a su hijo,  como hizo Cuba.

Para lograrlo, el Ministerio de Salud Pública (MSP) desarrolla una campaña de concienciación sobre la importancia -en las embarazadas- de realizarse la prueba del VIH para recibir un tratamiento oportuno en caso de ser portadoras del virus.

“Si hay un diagnóstico precoz en la gestante y presenta una carga viral elevada, con un tratamiento es más fácil prevenir que se contagie el neonato”, indica William Tapia, médico  especialista en VIH del Hospital Eugenio Espejo de Quito.

El galeno, de acuerdo a la evidencia médica que existe, asevera que hay la posibilidad de que la mujer tenga incluso un parto normal.  “Con la medicación y alimentación adecuada se puede llegar a cargas virales indetectables que facilitarían el alumbramiento normal”.

El médico aclara que los antirretrovirales no representan un peligro para el desarrollo normal del feto.

“El inconveniente está cuando una mujer con VIH se embaraza sin planificación y su dosis antirretroviral no ha sido ajustada. Ahí puede generarse algún problema neurológico en el recién nacido, que se evidencia cuando el infante crece”.

Tras el nacimiento, al neonato expuesto a la patología se le realiza la prueba del VIH y administra el tratamiento antirretroviral hasta los 18 meses de edad. En ese momento es sometido a un nuevo examen y si es positivo continuará con la medicación el resto de su vida.

Profesionales piden examen

La ginecóloga Diana Cañizares indica que ella pide a sus pacientes gestantes que se hagan esta prueba. “Es parte de los exámenes rutinarios para saber las condiciones de salud de la futura madre. La mayoría de galenos los solicitamos”. La doctora considera que el problema ocurre cuando las embarazadas no asisten a las revisiones.

Patricia Andrade, de 34 años, espera su primer hijo. Tiene 37 semanas de embarazo y recuerda que en el primer trimestre le enviaron la orden para la prueba del VIH.

“Aunque se tenga una sola pareja, siempre es mejor descartar el VIH si estás embarazada, porque puedes infectar a tu hijo”.

En la Cruz Roja Ecuatoriana también está disponible la prueba. El usuario, previamente, recibe una asesoría gratuita sobre la enfermedad y también después de obtener el resultado.

“Si es positivo se lo direcciona a los hospitales del MSP o del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, porque requiere un equipo multidisciplinario para abordarlo adecuadamente”, detalla Vanesa Jara, técnica especializada en sexualidad. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: