Entre $ 1.000 y $ 5.000 diarios paga un paciente por su atención en una UCI de clínicas privadas

Si son hospitales del Ministerio de Salud o del IESS, igual se hacen gastos en medicinas.
10 de febrero de 2021 09:43

Miguel (nombre protegido) estuvo en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en una clínica privada de Guayaquil. Él gastó $ 1.800 porque con su seguro tenía cobertura 80-20. Sin el seguro su cuenta ascendió a más de $ 9.000.

“Sé que hubo gente que gastó $ 15 mil, $ 20 mil y hasta $ 60 mil”, refiere.

Nueve de los 11 días que permaneció en la clínica estuvo con oxígeno, le suministraron, según indica, todo tipo de antirretrovirales. Ingresó el 28 de marzo y le dieron el alta el 11 de abril, justo cuando Guayaquil fue epicentro de la pandemia.

“Cuando fui éramos 10 personas en fila, pero solo yo ingresé gracias a Dios, porque tenía seguro y firmé un voucher en blanco con mi tarjeta de crédito”, refiere Miguel.

“Había un tipo en peor estado que yo, la familia tenía un bolso con 5 mil dólares y una persona les dijo: vayan a buscar más plata, eso no le va a alcanzar", cuenta sorprendido.

Un caso similar es el de Karina M., quien tuvo a su padre internado con covid-19 en una clínica y hasta poco más de una semana, su familia había gastado $ 7.000. El paciente está con oxígeno.

Terapias y medicinas

Según una publicación hecha en el 2020, la Asociación Nacional de Clínicas y Hospitales Privados (ACHPE) indica que en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) pueden requerirse diversos tipos de terapias y procedimientos como las terapias respiratorias, renales, colocación de catéteres, procesos no invasivos, intubación, entre otros.

“La transfusión de plasma convaleciente de banco de sangre es una terapia relevante, así como la hemoperfusión, proceso utilizado para limpiar la sangre que requiere para su ejecución de un filtro cuyo valor es de $ 2.000. Esta y todas las terapias y procedimientos que se realizan en terapia intensiva tienen un alto costo”, indica.

A esto le suman el costo de los medicamentos, que agregan valor y costo a la atención en UCI y deben ser cancelados por las instituciones de salud a los proveedores respectivos.

“Como ejemplo se puede mencionar el Actemra usado en pacientes con covid-19, cuyo costo supera los $ 350 y para el cual no hay genérico. Suman también al costo, los valores implicados en la nutrición parenteral y suplementos alimenticios, entre otros”.
Citan como ejemplo, el caso de un paciente que se divulgo en redes sociales, quien permaneció 30 días en una UCI de una clínica privada de Quito y pagó $ 70.000.

“Esto implica que este paciente canceló $ 2.333 por cada día de atención en UCI. Este valor guarda relación con lo que el Estado gasta por la atención de una persona en uno de los hospitales del MSP, el IESS por uno de sus asegurados o las compañías de seguros o Medicina prepagada por una persona que contrató con ellos su cobertura”, se especifica en la página oficial de ACHPE.

Costos variables

Enrique Boloña Gilbert, director de la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Guayaquil, detalla que es muy variable el costo en terapia intensiva (de un paciente covid) “y esto no es muy diferente para otras enfermedades”.

Menciona que hay ciertos medicamentos para tratar el covid-19 que pueden ser costosos, pero depende de la clínica, de la gravedad del caso y de cuánto insumo, cuántos instrumentos y equipos el paciente requiera. “Puede costar perfectamente -aunque es bastante variable- de $ 1.000 hasta $ 5.000 diarios sin problema, el promedio podría ser $ 2.000 o $ 3.000”.

En una clínica privada -detalla- un paciente que esté intubado y que requiera de medicación, de ventilador, de monitores, de enfermería uno a uno, ese costo puede llegar a $ 2.000 y $ 3.000 y, en casos más extremos, hasta más.

“Si multiplicamos ese valor por 10 días, estamos hablando de hablando de cuentas que pueden llegar a los $ 30 mil o $ 40 mil. Una cifra muy importante que no todo el mundo tiene la capacidad de hacerlo”, reflexiona Boloña Gilbert.

Asimismo, indica que en el caso de la clínica Guayaquil “y eso varía de clínicas a clínicas, alrededor del 80% de nuestros pacientes son derivados de la red pública; y del 20% a 25% son particulares, gente que no tenía seguro o que tenía seguros privados que no eran del MSP o del IESS”.

Pacientes oncológicos y personal del hospital

Rafael Caputi Oyague, jefe del Servicio de Infectología de Solca, menciona que en este hospital tienen una unidad de contingencia que es la Unidad de Covid, donde están los pacientes hospitalizados. “Hay dos áreas, la una donde están los pacientes intubados y, la otra, con pacientes que no están intubados, pero requieren oxígeno”.

Caputi explica que cuando se hospitaliza es porque el paciente está con cierto grado de falla respiratoria y básicamente lo que requiere es la parte de oxigenación por compromiso pulmonar.

En el caso de Solca, los pacientes afectados con covid son oncológicos, porque a decir de Caputi, si le dan cabida a pacientes no oncológicos “la unidad se llena, son 12 camas, tampoco es que tenemos una mega terapia intensiva. Se le da prioridad a los pacientes oncológicos y también a nosotros mismo”.

En ese sentido, se refiere a los casos de un médico que tuvo que ser internado con covid y una jefa de enfermeras del hospital, “es para pacientes oncológicos, para el personal de Solca y también se abre el abanico -por un contrato colectivo- a familiares y allegados como padre y madre de un trabajador”.

Coincide con Boloña en que los costos en una UCI son variables. “Puede ser $ 700 diarios, entre lo que es cama, hospitalización, medicinas y el uso del oxígeno y los respiradores son caros”.

Esos costos los puede asumir el paciente o su familia, a través del tienen seguro privado “y los que no tienen se le da la ayuda de trabajo social, como siempre lo ha hecho Solca a través del voluntariado”.

Falta de medicamentos

Francisco Plaza, coordinador de la Fundación Médica contra el Ruido, Ambientes Contaminantes Adicciones y Tabaquismo (Fumcorat), señala que para un paciente infectado por covid-19, por día, el costo de las UCI, si va a un hospital general, donde prácticamente no paga nada o al IESS, nunca deja de costarle.

“Si bien hay la infraestructura en cuanto a personal de enfermería, respirador y asistencia médica, existen muchos fármacos que se utilizan en UCI especialmente vasopresores, antibióticos, sedantes, que son extremadamente caros y a veces en el IESS no hay, tampoco hay en los hospitales del MSP, y tampoco en la Junta de Beneficencia”.

Siendo así -manifiesta- este tipo de pacientes a veces no deja de gastar un promedio de $ 500 diarios solamente en medicina de la que la institución no dispone, “por eso es que mucha gente no aguanta, desde el punto de vista económico, estar muchos días en una de estas unidades”.

Entonces -dice- no es totalmente gratis, y en el momento de la desesperación y de la emergencia, al familiar no le queda más que salir desesperado a buscar primero el dinero y después el remedio, que incluso, a veces, ni siquiera hay en existencia, “eso con respecto a los hospitales públicos y también a hospitales de beneficencia y del IESS”.

Mientras que, en clínicas privadas, precisa Plaza, el promedio diario de gastos están entre $ 1.000 y $ 2.000 por día, donde el paciente tiene que pagarlo todo.

“A veces, de acuerdo al caso y al cuadro, puede incluso gastar mucho más de los $ 2000, de tal manera que es muy oneroso para un paciente; quien tiene recursos no tiene mayor problemas, pero si tiene que estar 10, 12, 15 días, o un mes en una UCI, prácticamente es una pequeña fortuna que tiene que gastar y no hay bolsillo que aguante, por eso es importante que en algún momento dado haya una transformación en la manera cómo la comunidad mira la salud”, destaca.

Reflexiona que “aquí todo el mundo piensa que deben darle gratis y todo lo que es gratis es malo. El seguro social no funciona porque prácticamente el dinero que ahorramos con nuestro trabajo, los Gobiernos le echan mano y es por eso que mucha gente contrata los seguros privados que tampoco cubren totalmente, pero no dejan de ser una gran ayuda y para quienes lo pueden costear”.

Menciona que, en el caso de los seguros americanos, estos son los mejores porque cubren todo, incluso, a veces, hasta el traslado de los pacientes en aviones ambulancias a los Estados Unidos, pero esos son seguros muy caros de costear que solamente un pequeño sector de la población puede disponer de ellos”.

Añade que estar en una UCI tiene un costo mediano, alto y a veces demasiado oneroso para cualquier tipo de pacientes. (I)

Las más leídas