Gobierno analiza alimentos frescos como colación escolar

- 01 de agosto de 2018 - 00:00

Los ministerios de Educación y Agricultura trabajan para definir alternativas que reemplacen la bebida y el cereal que dan gratis a los 3 millones de estudiantes del sistema educativo público.

La bebida  y el cereal, que en la actualidad se distribuye gratuitamente a cerca de 3 millones de estudiantes de las instituciones educativas fiscales del país, dejarían de ser la única alternativa de refrigerio que reciba este grupo poblacional de forma diaria en 2019.

Esto en razón de los objetivos que plantea el Plan de alimentación y nutrición del Ecuador (PIANE), que pretende hasta 2021 disminuir en 10 puntos porcentuales la desnutrición crónica infantil en menores de 5 años.

Hasta el momento el 23,9% de este grupo poblacional presenta deficiencia de nutrientes básicos que les impide tener una talla y un peso adecuados a su edad; y la meta es reducirlo a 13,2% hasta 2021.

Para alcanzar el objetivo, entre las alternativas que se manejan está la diversificación de alimentos en la etapa escolar y la provisión de estos a través de las unidades productivas de la agricultura familiar.

La Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y agricultura (FAO) indica que a diario alrededor de 370 millones de niños en  el mundo se alimentan en sus escuelas a través de programas de alimentación escolar administrados por los gobiernos nacionales.

“Las niñas y los niños en etapa escolar son una prioridad para las intervenciones de nutrición y la escuela es el lugar ideal para la enseñanza de conocimientos básicos en alimentación y salud”, dijo  Adoniram Sanches, oficial principal de la FAO para América Latina y el Caribe.

Trabajo conjunto
En la actualidad existe una mesa permanente de análisis técnico entre los ministerios de Educación y Agricultura para diseñar alternativas de  menús escolares que incluyan productos frescos en función de la oferta disponible.

“Primero se debe asegurar que la existencia de los alimentos frescos abastezca a todas las escuelas, o al menos a una parte; y para eso requerimos que el Ministerio de Agricultura (MAG) nos indique qué hay, dónde y en qué cantidad”, comentó Leonora Chamorro, gerenta del Proyecto intervención en la alimentación escolar.

La funcionaria precisó que el nuevo modelo de alimentación escolar, administrado por el MinEduc, requiere la información antes de anticipar los posibles menús.

Hasta diciembre tendrán las alternativas diseñadas y los costos de cada una, para que las autoridades al final decidan.

Por el momento la leche (entera, saborizada y con cereales) o el jugo acompañado de  la galleta, barra de cereal o granola son los dos alimentos que llegan diariamente a las escuelas fiscales a un costo por alumno de $ 0,33.

Además, el aporte calórico conjunto de esta colación escolar representa entre 7 y 20 kilocalorías, mayoritariamente aceptado en las partes rurales de las provincias.

Estos productos tienen una vida útil mínima de seis meses, lo que facilita su entrega -por cualquier vía de comunicación- y el almacenamiento en los colegios.

Para la nutricionista Alegría Dávalos, es necesario que haya mayor diversificación de productos para que los niños desde temprana edad aprendan a comer de todo.

“Hay lugares donde se puede incentivar incluso el consumo de alimentos propios que son parte de la cultura, como la quinua, y que representan un aporte nutricional muy importante”.

Alimentación escolar
En la actualidad, el Programa de alimentación escolar (PAE)  llega a 13.000 instituciones educativas del país y abarca desde inicial hasta décimo de educación básica general (EGB); además incluye estudiantes de bachillerato, pero solo de las unidades educativas del milenio.

El MinEduc anualmente invierte alrededor de $ 200 millones en el programa que  como está diseñado se mantendrá hasta finales de 2018.

Chamorro aclaró que requieren conocer quiénes son los proveedores de agricultura familiar campesina, los productos que cultivan.

También esperan los insumos desde el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) para saber sobre los participantes de la economía popular y solidaria que deben contribuir con el abastecimiento de al menos el 30%.

Según Rubén Flores, ministro de Agricultura, el 70% de unidades que abastecen con productos del campo proviene de la agricultura familiar. 

Para el funcionario no tiene sentido que en la alimentación escolar sea una organización industrial y otra comercial las que resuelvan el abastecimiento del país, cuando existe estructura productiva en las 24 provincias.

“Hay que garantizar los ingresos a las familias a través de procesos simples, que permitan solucionar los problemas de logística territorial para que el alimento llegue a todos; y eso implica fomentar centros de acopio, procesamiento y distribución”. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: