Sobrevivientes de cáncer llaman a la prevención

- 03 de julio de 2018 - 00:00
Gabriela Rivadeneira y sus compañeras vendieron productos de Cayambe durante el Pink Nic para recaudar fondos.
Érika Astudillo / El TELÉGRAFO

La Fundación Cepreme brinda apoyo psicológico gratuito a pacientes y a sus familiares; hoy por hoy se busca ayuda privada para abrir un centro médico.

Un autoexamen de mamas y chequeos médicos regulares son las principales maneras de detectar a tiempo un cáncer de mama en mujeres desde los 25 años.

Estas son las principales recomendaciones de mujeres que padecen esta enfermedad, que es una de las primeras causas de muerte de ecuatorianas. Además, con su testimonio acompañan y motivan a otras mujeres a enfrentar con valentía este mal.

Una de ellas es Gabriela Rivadeneira, diagnosticada con cáncer de mama hace cuatro años. Se sometió a más de 24 quimioterapias y 30 radioterapias; hasta que finalmente sus dos senos fueron extraídos.

Ahora, a sus 35 años, acude a chequeos constantemente con la esperanza de que la enfermedad no vuelva y continúa con su vida con mucha fortaleza. “No veo al cáncer como un castigo, ahora estoy encontrando mi propósito de vida. Ya no tengo mis dos senos, pero tengo mis dos manos, tengo mi actitud y mis fuerzas que son mucho más que eso”, remarcó.

Rivadeneira trabaja como bróker de seguros y estudia Desarrollo Humano.

“No es el fin, seguimos de pie y con vida”, aseguró Yolanda Cerón, también sobreviviente de cáncer. Hace cinco años una alerta de cáncer de mama fue detectada en un examen de rutina y sin dudarlo tomó la decisión radical de realizarse una mastectomía. “Tenía que sobrevivir por mis hijos, eso me motivó a tomar la decisión”.

Aunque reconocen los avances en el país en el tratamiento a esta enfermedad, ambas mujeres coinciden en que se debe fomentar más una cultura preventiva.

Rivadeneira y Cerón participaron este 30 de junio en el primer Pink Nic del año, una iniciativa privada que busca recolectar fondos para la Fundación Cepreme, a la cual ellas pertenecen.

Esta fundación, que fue abierta hace 10 años, brinda apoyo psicológico gratuito a estas pacientes y a sus familias, contó su presidenta Andrea Encalada.

Su meta para este año es abrir un centro médico para brindar atención integral y preventiva.

“La prevención puede bajar los índices de mortalidad de esta enfermedad”, apuntó Encalada. Ella misma ha sido testigo de aquello. Desde los 23 años se ha sometido a tres operaciones, pero afortunadamente los tumores encontrados no han sido malignos. Aseguró que “la prevención le permite estar sana”.

El financiamiento para el centro médico vendrá del aporte privado recaudado en el Pink Nic. Esta iniciativa colecta fondos a través de la venta de canastas con productos que pueden ser compartidos durante un día de campo. El primero se realizó este sábado en el Rancho San Francisco; contó además con presentaciones artísticas y charlas informativas.

Janet Hinostroza, patrocinadora de la iniciativa, indicó que la meta para este año es reunir $ 100.000, que serán recaudados entre el evento de Quito y en los siguientes que se realizarán una vez al mes en Ambato, Manta, Cuenca y Samborondón hasta octubre, mes en el que se conmemora internacionalmente la lucha contra el cáncer de mama.

En Ecuador se estima un total de 2.298 casos nuevos de esta enfermedad en mujeres por año; la tasa indica que por cada 100.000 de ellas se diagnostican 33 eventos, revelan datos de Globocan, un portal especializado en la investigación de este flagelo mundial que afecta al sexo femenino. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: