Alba Jalón: “Las tablets contribuyen al acceso de los servicios integrales del MIES que no se han paralizado en la pandemia”

- 08 de septiembre de 2020 - 17:44
Fotos: Cortesía MIES

La Viceministra de Inclusión Social habla de los servicios integrales en medio de la emergencia sanitaria y cómo las familias han accedido a estos.

TikTok, uno de los aliados estratégicos en la campaña “Dar una mano digital” que ejecuta el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), resaltó la ejecución de esta iniciativa que pretende que los menores de 0 a 3 años de edad accedan a los servicios de atención integral de este ministerio, a través de la virtualidad, en el contexto de la pandemia global.

“Estamos honrados de trabajar con el Ministerio de Inclusión Económica y Social, la Fundación DoNation y UNIR para proveer de tablets y acceso a educación de alta calidad para el desarrollo infantil de las niñas y niños de las familias afectadas por el covid”, publicó esta empresa en su red social Twitter.

La viceministra del MIES, Alba Jalón, evalúa la primera fase de la campaña que ya cumplió un mes y cómo trabajan para la segunda fase, cuyo objetivo general es entregar 18 mil tablets en 96 cantones priorizados.

¿Cuál es la evaluación de la campaña “Dar una mano digital” en su primer mes?

Es una propuesta para gestionar y administrar las donaciones de recursos que nos ayuden a mantener la calidad de los servicios. ¿Por qué digo mantener la calidad de los servicios? Porque la campaña va dirigida a entregar dispositivos tecnológicos con conectividad a los usuarios de los Centros de Desarrollo Infantil (CDI) o de la modalidad Creciendo con Nuestros Hijos (CNH) y también de los Círculos de Cuidado de Recreación y Aprendizaje (CCRA).

Son niños entre 0 a 3 años, usuarios de los CNI, CNH o CCRA que viven mucha vulnerabilidad, pobreza o extrema pobreza. Son nuestros usuarios y al serlo, por pandemia, no hemos suspendido un solo servicio. Lo que hemos hecho es vivir una nueva realidad y en esta nueva realidad hemos ubicado la virtualización del servicio.

La tablets no se la entrega al niño sino a la familia para facilitar el acceso a los servicios virtuales de desarrollo infantil; para ayudar a fortalecer el desarrollo de niños, niñas y mujeres gestantes, a través de la comunicación interactiva y también contribuyen al desarrollo integral infantil, a través de las consejerías virtuales, porque nos hemos abocado a la virtualización de servicios.

¿Ya están en la segunda fase de la iniciativa?

Estamos concluyendo la primera fase, hemos entregado 1.200 tablets, la meta que nos hemos planteado es 18 mil que insisto son para usuarios entre 0 a 3 años de nuestras modalidades de desarrollo infantil que habitan en los 96 cantones priorizados.  Esos 96 cantones priorizados son poblaciones muy afectados por covid, y son cantones priorizados para trabajar la estrategia de erradicación de desnutrición.

Son cantones donde los CDI han sido ubicados como la propuesta de contribuir y erradicar la desnutrición, por eso es importante que los usuarios se mantengan en el servicio. Como no lo podemos hacerlo de manera presencial se lo hace de manera virtual y las tablets nos garantizan y facilitan este acceso a los servicios virtuales. 

Hemos tenido conversaciones con el Banco Mundial, que es uno de nuestros aliados y estamos a la espera de un recurso que van a asignar para poder adquirir el resto de tablets.

¿Y siguen aliados con TikTok?

Por supuesto, en la primera etapa nosotros hemos recibido donaciones que han sido canalizadas y gestionadas conjuntamente con Fundación DoNation; hemos recibido donaciones de TikTok y UNIR. Hay que recalcar que las 1.200 tablets vienen con el servicio de internet por un año y tienen asistencia en caso de que se genere algún desperfecto que no hemos tenido esa alerta, pero pudiera darse, por temas de fallas de fabricación.

¿Qué pasa después del año, se renueva el servicio de internet?

Eso sería lo ideal, en este momento hemos posibilitado el acceso por la pandemia; tenemos, antes de que termine el año, evaluar, revisar de cara al próximo año, el retorno a los servicios de manera presencial.

El virus tiene un comportamiento muy dinámico cada día, hay un momento en que uno siente que los niveles se están controlando y al día siguiente vemos que hay mayor afectación por la conducta ciudadana y una serie de elementos.

El 1 de enero (2021) estamos reaperturando servicios. Dejaremos una evaluación como cierre de año, con recomendaciones técnicas que cruzan con las sanitarias de acuerdo a las disposiciones del COE Nacional. En caso de no reaperturarse el servicio tendremos que mirar la forma de continuar con el servicio virtual y que los usuarios tengan los dispositivos tecnológicos con conectividad.

¿La segunda fase cuándo empieza?

Estamos esperando el financiamiento, no es un recurso que llega al MIES, el cooperante compra directamente. Nosotros como MIES no hemos comprado ninguna tablet, esto se lo gestiona a través de Fundación DoNation; en este momento con el Banco Mundial estamos ubicando también esa figura.

La adquisición directa es por parte de ellos; nosotros tenemos el registro de usuario, ubicamos cuáles son los que necesitan el dispositivo y la conectividad, porque es para todo el núcleo de familia para facilitar el acceso a los servicios de desarrollo infantil. En ese sentido nosotros creeríamos que máximo en un mes tendríamos ya las tablets.

¿Las 1.200 tablets (de la primera fase) en qué ciudades o provincias se han entregado?
Hemos priorizado los 96 cantones. Ver infografía

En cuanto a las políticas de protección adoptadas en este contexto de la pandemia.

Este sistema de protección social es muy fuerte, con todas las adversidades sanitarias que tenemos por la pandemia, el MIES no ha suspendido un solo servicio de protección social. Todos los servicios se están brindando con la misma cobertura, ha habido dificultades, hemos establecido lineamientos de bioseguridad para los equipos directos y en convenio.

Se han activado todos los bonos, no se ha paralizado el tema de bonos y ubicamos el de protección familiar. El señor Presidente anunció la nueva entrega de bonos de nutrición para 44 mil usuarios, estamos terminando las bases para poder cumplir el compromiso los primero días de septiembre. Es un bono que va a ayudar muchísimo y estamos diseñando la estrategia para el seguimiento.

El bono se ha utilizado para los temas de erradicación de desnutrición, porque además el tema alimentario nos ha golpeado mucho en esta emergencia sanitaria y no podemos permitir que nuestros usuarios sean afectados de esa manera. Tratamos de disminuir esas afectaciones para eso existe el ministerio.

Todos los días los técnicos están trabajando con adultos mayores a través de la virtualización o ingeniándoselas, porque dependiendo de las poblaciones no siempre es fácil. No es lo mismo trabajar con un adulto mayor del área periférica de Guayaquil que con uno de la zona del Oriente, por ejemplo.

Considerando la pertinencia cultural, los equipos están, con mucha seguridad, abocados a trabajar con ellos, se inventan mil estrategias para hacerlo, entonces es muy importante que se garanticen los servicios; es importante que los equipos técnicos estén pendientes y eso lo hacemos todos días. Nos cuesta mucho el distanciamiento social, porque la protección social significa estar ahí, acompañar al usuario, y ahora hemos tenido que inventar esta virtualización producto de la pandemia.

¿En estos cinco meses de confinamiento han visualizado un incremento de desnutrición?

No tenemos cifras, es muy pronto para brindar esa información; tenemos las bases de antes de pandemia. Inclusive sin pandemia una investigación con cifras no es de la noche a la mañana. Yo sé que no se resuelve, pero el MIES ha entregado un millón y medio de kits de alimentos a nivel nacional durante la etapa de confinamiento y posterior.

Hemos tenido muchísimos requerimientos, todos a través de donaciones, no olvidemos que teníamos la campaña “Dar una mano sin dar la mano” y tuvimos la respuesta ciudadana para que los recursos lleguen a un fondo común que fueron gestionados y nosotros hicimos la entrega. Un millón y medio en pleno confinamiento nos parece maravilloso y hay que destacar la solidaridad de los ecuatorianos.

¿Cuáles fueron y son los desafíos a los que se han enfrentado estos profesionales que han estado directamente relacionados con los beneficiarios?

Creo que el desafío permanente es estar, tener el acercamiento, conservar el vínculo, dar respuestas. El desafío es activar a todo un sistema de protección social para dar respuestas ante tantas necesidades; creo que las dificultades pueden ser muchas y el equipo del MIES es muy recursivo y plantea formas de resolverlas.

Tenemos dificultades en cuanto a la accesibilidad; nos cuesta mucho todo, yo soy una mujer de trabajo muy territorial, me cuesta no estar porque sé que hay necesidad, pero también tengo que cuidarme, ubicar distancia y es difícil cuando tú tienes un sentido de trabajo con la gente y ves la necesidad (…) Pero esto también es un ejercicio de paciencia, de tolerancia, de cuidarte para cuidar al otro, para evitar la transmisión del virus.

Creo que el desafío también es de con pocos recursos llegar a toda la población, ser equitativos, ubicar miradas nacionales, que no se sectorice en una u otra provincia; todas las provincias son importantes, hay que establecer la pertinencia cultural que se requiere en cada provincia y cómo nos podemos activar.

Tenemos muy buenas relaciones con los gobiernos municipales, provinciales, parroquiales y en el marco de sus competencias nos vamos articulando. La idea es hacerlo, solos no podemos. Somos el ministerio de la familia y como tal también potenciamos y articulamos con otros sectores.

La exministra Berenice Cordero decía en una entrevista que en estos meses de confinamiento se ha evidenciado el incremento de la mendicidad y del trabajo infantil.

No sé qué cifras pudo haber presentado la anterior ministra, lo que puedo decir es que en pandemia hay mayor presencia de personas en situación de movilidad, de trabajo infantil y de mendicidad y que es muy complejo identificar a cada grupo.

El MIES tiene una estrategia de intervención en calles desde el ámbito de la protección especial; estamos trabajando los temas de movilidad con la instancia que también es responsable que es la Secretaría de Derechos Humanos; estamos trabajando las propuestas de erradicación de trabajo infantil, eso no ha parado ni en confinamiento.

Ni en confinamiento los técnicos dejaron de estar con los equipos de erradicación de trabajo infantil, trabajando con ellos no solo la metodología sino enseñándoles las normas de cuidado: mascarilla, lavado de manos, si había afectación de alguien por covid llevarlo al sistema de salud, pruebas etc.

Con el tema de mendicidad nosotros estamos suscribiendo convenios para iniciar acciones de manera formal porque con nuestras organizaciones, con quien hemos suscrito convenios a través de todo el año, ellos también alertan y trabajan con nosotros en acciones de erradicación de mendicidad, pero los equipos técnicos están abocados en territorio para identificar e intervenir en este momento.

¿Cómo ha sido la receptividad de “Dar una mano digital” de parte de los usuarios?

Estuve en Manabí en un recorrido y viví personalmente la entrega en cada casa de los usuarios. En una casa que tenía como jefa de hogar a mamá con 7 hijos: 2 usuarios nuestros, el uno de CDI y el otro de CND y 5 niños en etapa de escolaridad, cuando llegas y das la Tablet y la educadora explica para qué sirve te llenas de mucha satisfacción cuando los niños dicen: “también voy a poder acceder a mis clases”.

Por eso insistimos en que este es un ministerio de la familia no solamente para que el usuario de desarrollo infantil reciba la virtualización del servicio, le va a servir también a los niños para sus clases, porque a lo mejor la familia no tenía y ahora ya la tiene. Hay un trabajo previo de las educadoras de explicar la importancia del equipo, no es que le dan la tablet al niño y que haga lo que quiera con ella. Es la responsabilidad de la mamá, del papá, de los dos y/o de la cuidadora de la tablet; hay toda una guía metodológica para la intervención en la virtualización.

Este servicio nos ha ayudado a identificar situaciones sanitarias también, inclusive de violencia, porque al estar en contacto con ellos puedes levantar otro tipo de información y puedes canalizar a donde necesitas.

¿Han habido casos excepcionales donde la familia tiene 7 niños, 5 de escolaridad y una tablet no alcanza para que todos estudien porque se les cruzan los horarios?

La tablet no es para garantizar la educación, es para garantizar el acceso a los servicios de desarrollo infantil, esa es nuestra competencia, nosotros estamos respondiendo.

Los niños y niñas entre 0 a 3 años tienen el derecho a su desarrollo infantil integral, a una educadora que permanentemente esté monitoreando y trabaje las rutinas de estimulación temprana, desarrollo cognitivo, afectivo, emociones, sentimientos, tienen una guía metodológica de trabajo; esa guía ya no la puedes implementar físicamente, es a través virtual.  Además ellos reciben sus kits de alimentación semanal. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP