El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Jue.2/Dic/2021

Actualidad

Tendencias

Mascotas

Peces, mascotas silenciosas que relajan y desestresan

Estos pequeños huéspedes son óptimos para quienes tienen poco espacio, no ensucian ni molestan y su mantenimiento es económico. Se los usa para niños con Síndrome de Down.
12 de marzo de 2018 00:00

Camilo Ramírez tiene una pecera en su casa y está a punto de montar otra. Recuerda que de niño en su hogar había varios peces y por eso la nostalgia lo llevó, ahora de grande, a rememorar aquellas épocas y legarles a sus propios hijos su amor por estos animalitos.

“Siempre mantuve la idea de que cuando me encontrara en mi casa propia, con mi familia, el acuario estaría en la parte principal de mi sala. Si uno lo tiene bien cuidado, es un adorno bonito para la casa. Y te desestresa, es muy tranquilizante ver los peces. Tengo goldfish, monjas, caracoles, entre otras especies”, relata el joven.

Según Carlos, otra ventaja de estos animalitos es que no hacen ruido, no ensucian “y son educativos. Tú puedes explicarles muchas cosas a los niños con los peces”.

Así como él, un gran número de personas se inclinan por los peces al momento de buscar una mascota. Para quienes mantienen un ritmo de vida acelerado o tienen poco tiempo para compartir con los animales, esta es una excelente opción.

Expertos coinciden en que son adecuados para quienes viven en un departamento o una casa pequeña, ya que no ocupan espacio y no están correteando por todas partes. Y para los niños son una buena elección, pues les enseña (bajo la debida supervisión) a ser responsables con su mantenimiento y cuidado.

El periodista guayaquileño Luis Alvarado tiene una pecera en su casa y recomienda que antes de colocar los peces se debe reducir el cloro que tiene el agua potable. “Además hay que prepararla con ciertos productos que mantienen el PH adecuado para los animales”.

Janeth Cisneros, del acuario Kattú, dijo que los peces son recomendados para niños con Síndrome de Down.

Janeth Cisneros (foto), quien labora en el acuario Kattú, ubicado en la avenida Benjamín Carrión (Alborada XII, norte de Guayaquil), señaló que para niños se recomiendan los goldfish, porque crecen mucho y son más fáciles de cuidar. Les siguen los guupys.

¿Qué beneficios traen estos animalitos para el hogar? quienes los poseen coinciden en que son relajantes y desestresantes. “Los recomiendan para terapias con niños”, dijo Cisneros. “Aquí han traído niños con Síndrome de Down. Los hacen sentar y pasar una hora viendo los acuarios para desestresarse, ver movimiento, oír el sonido de las burbujas reventando”.

En cuanto al cuidado, la experta indicó que cuando se llena el acuario por primera vez se debe dejar ciclar un mes aproximadamente. “Ciclar es esperar que se generen bacterias nitrificantes en el acuario, que ayudan a estabilizarlo. Aunque hay líquidos comerciales que aceleran el proceso y estabilizan el agua en una semana”.

Para el mantenimiento de una pecera se conserva el agua vieja, porque ya tiene las bacterias. “Se bota solo la mitad, en especial la que tiene desechos. El agua que se retira se la prepara con anticloro, que es un líquido que venden en las tiendas de peces, o algún tipo de acondicionador, para luego regresarla al acuario”, explicó.

Según ella, nunca se saca toda el agua, como muchos piensan, pues pueden producirse cambios de temperatura o de PH que afectan al animal. “Se le da mantenimiento al filtro, que es el que mantiene limpia el agua”.

Los precios de los acuarios varían, dependiendo del tamaño. Si es completo, con los filtros, los peces, la comida, la decoración, ya todo listo para instalar, se lo consigue desde 35 hasta 80 dólares, dependiendo del tamaño.

El mantenimiento mensual no es complicado, pues solo se requiere botar la mitad del agua, limpiar el vidrio y renovar el agua con el debido tratamiento. Y es económico pues la comida se obtiene desde $ 1.50. Se les debe dar dos veces al día.

La clase de alimento va de acuerdo al tipo de pez y la persona debe pedir asesoría no solo en cuanto al tipo de comida. También hay que saber qué especies son compatibles con otras y cuántos peces deben ir de acuerdo al tamaño del acuario. Por ejemplo, no se aconseja poner en una pecera pequeña varios golfdfish pues estos crecen y se van a quedar sin espacio.

“Un ejemplo de especies que es mejor no poner juntas son los guupys y los goldfish. Como los primeros son más pequeños y activos, empiezan a morder a los segundos y les hacen pequeñas heridas que pueden infectarse”, explicó Janeth Cisneros.

En cuanto a la salud, un pez sano, independiente de la especie, siempre debe estar nadando, activo, buscando comida, curioso, acercándose a las personas que se asoman a través del vidrio. “Si uno está arrinconado, decaído, es porque algo le sucede”.

Los peces también se exponen al ick, un parásito que los ataca especialmente cuando se produce un cambio brusco de temperatura. “Es como la gripe: todos la tienen pero se activa cuando se dan las condiciones”. Por eso se debe mantener la temperatura del acuario entre 28 y 29 grados centígrados. “Es la temperatura ambiente. Pero si el acuario está en un lugar con aire acondicionado, se le debe poner un calentador a las variedades tropicales, no a los goldfish que son de agua fría”, comentó la experta.

También se recomienda adquirir adornos para la pecera, como figuras, plantas, rocas plásticas. “Eso les ayuda a los animalitos a esconderse, juegan en ellos. Además sirven para que cuando una hembra se reproduzca, los alevines tengan dónde ocultarse y así no ser devorados por los peces más grandes”.

La decoración de moda son las plantas naturales, que forman una pequeña selva en el acuario. (I)

Foto: Miguel Castro / El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras
Tags:

Contenido externo patrocinado