El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.7/Dic/2021

Actualidad

Tendencias
Historias relacionadas

Hemorragias, trastornos hipertensivos e infecciones son algunas de las causas de la problemática

La campaña del MSP siguió el estado de futuras madres en 200 centros de salud

El ministerio del ramo ha implementado diversas estrategias para reducir las muertes maternas en el país. El programa incluye información a la ciudadanía y el fortalecimiento de la atención obstétrica.
27 de diciembre de 2015 00:00

Rita Marizaca Díaz, de 22 años, espera a su tercer bebé. Ella está en la semana 30 de embarazo y atraviesa un riesgo obstétrico al tener la placenta con inserción baja (condición en la cual ese órgano se inserta en la parte inferior del útero y como consecuencia un segmento de ella precede a la parte fetal más baja dentro del mismo órgano). Ahora está más estable, aunque su preocupación se mantiene. Por ello acude con frecuencia al Centro de Salud de Loja para realizarse el control prenatal, y asegurarse de que su hijo, a quien espera con anhelo, esté bien.  

En el primer nivel de atención del Ministerio de Salud Pública, la atención del control prenatal es totalmente gratuita. Este incluye atención médica, exámenes de laboratorio, ecosonografía obstétrica, entrega de micronutrientes y suplementos nutricionales. Por ello, es importante  acudir a la Unidad Operativa más cercana, sobre todo cuando la mujer presente fuertes dolores de cabeza, dolores de barriga, fiebre alta, sangrado vaginal, salida de agua de fuente o si falta movimiento del bebé;  o cuando se presente un parto demorado en casa. Estos son signos de alarma que podrían causar incluso la muerte de la madre, si no es atendida oportunamente.

Soraya Mendoza, ginecóloga del distrito Loja Salud, resalta la importancia de la planificación de un embarazo, incluso 6 meses antes de  la concepción. “La pareja debe acudir al médico para descartar enfermedades, a través de la realización de exámenes generales, papanicolau, examen mamario, diagnósticos adicionales como el TORCH, el cual sirve para detectar enfermedades virales o parasitarias que podrían provocar malformaciones en el bebé”, afirma.

Todo embarazo contempla un riesgo potencial, más aún cuando está acompañado de condiciones agravantes y/o preexistentes; para evitarlo se sugiere en un embarazo normal, que los controles médicos se realicen una vez por mes hasta el séptimo período, luego la frecuencia sería quincenal y en el último plazo controles semanales.

Un porcentaje importante de embarazos conllevan riesgos que amenazan la vida de la madre y pueden generar un desenlace fatal si es que no son intervenidas oportunamente; en esos casos se requieren controles prenatales continuos para así prevenir posibles complicaciones y, si hay, solucionarlas a tiempo.

Las principales causas de muerte materna son hemorragias, trastornos hipertensivos del embarazo, infecciones, abortos en condiciones inseguras, enfermedades preexistentes que complican el embarazo (cáncer, diabetes, insuficiencia renal, VIH/Sida) o condiciones preexistentes que agravan el embarazo (adolescencia o embarazos a edad avanzada), entre otras.

En relación con la muerte materna se han identificado 3 demoras como causales. La primera se relaciona con el tiempo perdido en que la mujer, su pareja y la comunidad identifiquen las señales y signos de peligro como signos de que algo anda mal y busquen ayuda. Principalmente se trata de un problema de información y educación para la salud.

La segunda demora abarca el tiempo perdido en que la paciente, tras identificar las señales de peligro, tarda en acceder a los servicios de salud; esta barrera está dada por dificultades geográficas, económicas, culturales, de transporte, etc.

Finalmente, la tercera demora se presenta en los servicios de salud, en el tiempo que se pierde en recibir la atención oportuna, adecuada y capacitada; esto depende de la calidad de la atención obstétrica (capacidad resolutiva, medicamentos, quirófanos, derivados sanguíneos, etc.)

El Ministerio de Salud diseñó estrategias con la finalidad de reducir las muertes maternas, direccionando las soluciones a las demoras establecidas.  La primera Estrategia Alarma Materna tiene como objetivo evitar fallecimientos de madres mediante la identificación oportuna de riesgo en el embarazo, el traslado inmediato y manejo oportuno y de calidad. Los propósitos específicos son identificar oportunamente a una mujer en el embarazo, parto y puerperio, con riesgo. Mejorar el manejo oportuno para prevenir su muerte,  y la gestión de respuesta inmediata.

La segunda estrategia implementada es Puerta a Puerta por un Ecuador sin Muertes Maternas, actividad que se realizó para la identificación y seguimiento de gestantes y puérperas en 200 unidades de salud priorizadas a escala nacional. Se desplazó en todo el país un promedio de 10 mil personas, entre personal de salud del primer nivel, personal administrativo de cada zona, estudiantes universitarios de carreras de salud, TAPS, Fuerzas Armadas, Policía Nacional, líderes comunitarios; Comités Locales de Salud y Gobiernos Autónomos Descentralizados.

Dentro del Plan de Reducción Acelerada de Muerte Materna, David Zúñiga Rojas, director del Distrito Loja Salud, indica que para el cantón se determinaron diversas actividades como intensificar la búsqueda activa de embarazadas, socialización de la estrategia Alarma Materna, capacitación en tratamiento de eclampsia con los profesionales de salud, tanto del Ministerio como de la Red Pública y Complementaria.

Los Equipos de Salud de las Unidades Operativas han promovido ferias para tratar el tema, asimismo se han ejecutado charlas educativas a los usuarios, estudiantes, comités locales de salud, clubes de adolescentes y embarazadas; conservatorios, talleres y la difusión sobre los signos y síntomas de alarma. (I)

Todo embarazo contempla un riesgo potencial, es importante conocerlos y prevenirlos.
Foto: Cortesía
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado