La Josefina todavía es un punto crítico en Azuay

- 01 de abril de 2019 - 00:00
El río Cuenca muestra la fuerza en el momento del desfogue. En la gráfica se observa cómo sus aguas inundaron el cantón Paute arrasando todo a su paso.
Foto: Archivo / El Tiempo

En 1993 más de 200 millones de metros cúbicos de agua se represaron en las cercanías a Cuenca y Azogues. Alrededor de 200 viviendas se destruyeron.

Veinte y seis años después, el miedo a un nuevo deslave en el sector de La Josefina no ha pasado. Durante este tiempo varias propuestas se han levantado para mejorar la seguridad en el sitio. Ahora el Ministerio del Ambiente sigue el proceso de expropiación de terrenos en el lugar.

En 1993, la montaña denominada Tamuga se deslizó. Más de 120 millones de metros cúbicos de tierra y piedra taponaron el cauce del río Cuenca.

Durante 33 días se trató de desfogar 200 millones de metros cúbicos de agua que se represaron y que llegaron a los límites de Cuenca y Azogues, mientras la inundación dejó más de 200 viviendas destruidas y 11 kilómetros de vías dañadas.

Para el general (r) Juan Méndez, el peligro en el cerro Tamuga, sector de la Josefina, no ha pasado; por lo tanto, piensa que hay que estar preparados para el futuro.

Para el estratega, quien estuvo al mando de todas las operaciones en este desastre en 1993, “lamentablemente por las condiciones geológicas, se va a volver a repetir un nuevo deslizamiento en el futuro”. Así lo indica un informe de la comisión ecuatoriano-suiza que hizo los estudios en el sitio.

“La mejor lección es que las autoridades pongan especial énfasis en prevenir una nueva tragedia”, dijo. Según él, hay tres factores que pueden desencadenar un deslave: las condiciones geológicas de la zona, una fuerte estación lluviosa y los movimientos sísmicos.

Silvio Cabrera, director provincial del Ambiente de Azuay (e), indicó que 55,59 hectáreas serán expropiadas este año 2019 para culminar con el acuerdo firmado en el año 2010 cuando por decreto ejecutivo, el presidente Rafael Correa declaró la zona como área de seguridad reservada, lo que impide cualquier explotación minera, deforestación y actividad productiva.

Con esta acción, según el funcionario, se podrá recuperar la cobertura vegetal y disminuir las amenazas de futuros deslizamientos. (I)

Opciones
Un túnel como alternativa
Varios candidatos a la prefectura de Azuay en las elecciones del 2014 ofrecieron la construcción de un túnel en el sector de La Josefina, el mismo que evitaría complicaciones en el tránsito vehicular y sería un desfogue de aguas embalsadas.

33 días duró el represamiento de las aguas en el sector de La Josefina, producto del deslave.

Trabajan en la expropiación
La zona 1 está conformada por 343 hectáreas. De estas, 286 están incautadas y a cargo del Ministerio del Ambiente.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: