El año pasado, según ferrocarriles ecuatorianos, más de 60 mil turistas recorrieron este tramo

La ruta Alausí-Sibambe se mantiene como la más atractiva (GALERÍA)

El año pasado, según ferrocarriles ecuatorianos, más de 60 mil turistas recorrieron este tramo
04 de junio de 2014 00:00
En la histórica estación de Sibambe, los lugareños ofrecen hospedaje y comida a los visitantes. Esta opción atrae a los foráneos que luego contratan a guías para visitar las cercanías. Foto: Roberto Chávez | El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

El paso del tren y los recuerdos que lo acompañan no solo emocionan a los habitantes de diversas comunidades rurales, este renovado medio de transporte también impulsa pequeños emprendimientos.  

La rehabilitación ferroviaria, según las autoridades, creó directamente 20 mil empleos en  Ecuador, mientras que en Chimborazo alrededor de 5 mil familias se han beneficiado.

Hay 4 rutas turísticas: Urbina-Huigra, Riobamba-Colta, Quito-Durán y Alausí-Sibambe, esta última incluyó la rehabilitación de 13 kilómetros con una inversión de $ 6’000.000.

Para muchos habitantes del sector, los 25 años que se mantuvo vacía y sin ninguna utilidad fueron una de las causas que impulsaron a los habitantes a migrar con sus familias.

Sin embargo, en 2011 se inauguró el tramo Alausí-Sibambe que pasa por el sector denominado Nariz del Diablo, llamado así por la formación rocosa de la montaña.

En ese lugar fallecieron 2.500 obreros hace más de 100 años cuando se inició la construcción. Por eso a este trecho se lo denomina ‘El tren más difícil del mundo’.

La estación de Alausí se levanta a 2.800 metros de altura y a 2 horas de viaje desde Riobamba. Los turistas nacionales y extranjeros mientras esperan abordar el tren adquieren artesanías o disfrutan de la gastronomía y los paisajes cercanos.

Esto agrada a la artesana Sara Fuentes. “Los visitantes llegan acá constantemente. Eso nos ayuda a equilibrar nuestras economías familiares. Los extranjeros adquieren guantes, gorras, bufandas. Nos esforzamos por presentar productos de buena calidad que gustan incluso a los ecuatorianos”, comentó.

Ante la cercanía de la locomotora, los viajeros se incorporan rápidamente para tomar fotografías de lo que muchos consideran “una aventura en el tiempo”.

Freddy Cabrera, gerente de la filial sur de Ferrocarriles del Ecuador, dijo que solo en 2013 recorrieron esta ruta (Alausí-Sibambe) unos 60 mil turistas. “Les encantan las historias que acompañan el recorrido y la experiencia misma de subirse al tren y descender por la Nariz del Diablo. Esto lo aprovechan bien las comunidades aledañas para ofrecer sus productos”, explicó Cabrera.

Te recomendamos

Las más leídas