Las autoridades de santa ana cuentan con $ 60.000 para atender la emergencia

6.700 hectáreas de cultivos afectadas en Manabí

- 15 de abril de 2016 - 00:00
Las aguas cubrieron extensas zonas de sembríos en el cantón Santa Ana. En algunos casos causaron daños a los cultivos, pero en otros no.
Foto: Rodolfo Párraga / El Telégrafo

El Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap) no tiene reportes de las pérdidas de reses, cerdos o cabras. Tampoco de las aves de corral en las fincas de la provincia.

Santa Ana.-

Los tobillos de Margarita Cedeño se llenaron de lodo al ingresar a su casa, la cual abandonó el pasado miércoles cuando la creciente del río Portoviejo comenzó a llegar a la vivienda. Ella habita en zona baja de la vía que conduce a Poza Honda, en el cantón Santa Ana.

Se sorprendió al ver sus cultivos totalmente perdidos y los árboles de limón cubiertos con fango en casi medio metro del tronco. “Estamos mal”, dijo la mujer que en sus 36 años no había pasado por una situación así.

Ayer, su misión en el lugar fue recoger ropa, pues el día de la creciente con sus parientes dejaron todo. Por ahora se encuentra en la casa de una hermana.

El cantón en que habita fue declarado en emergencia, luego de que el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) recibió los argumentos e información de las mesas técnicas respecto al estado en que está la localidad.

Fernando Cedeño, presidente del COE y alcalde del cantón manabita, explicó que la parte más afectada es la zona rural. Para asistir la emergencia se destinaron $ 60.000. Además, las autoridades locales redactaron una solicitud para ser enviada al ministro de Finanzas, Fausto Herrera, con el fin de que anticipe el dinero y tener liquidez para atender las prioridades.

En este cantón son unas 100 familias las damnificadas. El alcalde señaló que hasta el martes tenían el reporte de 30 hectáreas inundadas.

Xavier Valencia, coordinador zonal del Ministerio de Agricultura Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap), informó que en la provincia aproximadamente 6.700 hectáreas han sido perjudicadas hasta el momento. “La palabra afectada no quiere decir que los sembríos se han perdido, sino que han tenido niveles de inundaciones, incluso muchas han retomado su situación normal”, expresó.

Por ejemplo, en las zonas de Riochico y Calderón los cultivos de cacao, coco y limón están en estado normal. “En cambio, otros son vulnerables, como las hortalizas, donde hay pérdidas. En los próximos días se tendrán datos”, puntualizó.

Entre Rocafuerte, Portoviejo y parte de Sucre alrededor de 5.000 hectáreas de arroz están afectadas. En cuanto al ganado no tienen reporte de pérdidas, porque la mayor cantidad de los vacunos está en las zonas altas. Igual situación ocurre en el sector avícola.

El funcionario informó que el Magap trabajó hace 2 años en la socialización de seguros para el agro.

Así, el agricultor ha tenido la posibilidad de obtener una póliza por su cultivo. “Actualmente quienes lograron ese seguro tienen la posibilidad de ser resarcidos un 60% o 70%, depende del estado del cultivo”, manifestó.

Con ese seguro, en Manabí, aproximadamente 12.000 hectáreas están protegidas. “Hay que identificar quiénes son los que están afectados y disponen de estas herramientas financieras”.

Miembros de las Fuerzas Armadas ayudaron a evacuar a 40 familias que estaban en riesgo por los anegamientos. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: