El nombre del barrio riobambeño proviene de la imagen sagrada de lima

Santa Rosa, tierra de los ‘cutos’

El nombre del barrio riobambeño proviene de la imagen sagrada de lima
13 de abril de 2014 00:00
El comercio agrícola y de diversas mercancías es todavía la principal actividad de los habitantes de esta barriada, lo cual es una muestra de independencia económica que data del pasado. Fotos: Elizabet Maggi para El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

El barrio Santa Rosa, que empieza en la calle Carabobo hasta la Pichincha y desde la Villarroel hasta la Guayaquil, fue la cuna de artesanos, obreros y campesinos aculturados de los pueblos cercanos, que por su forma de vestir fueron conocidos como los ‘cutos’.

En ese sitio se originaron las mayores fiestas y procesiones urbanas que se mantienen hasta el día de hoy. Es el caso de la celebración del Niño Rey de Reyes.

Según el libro Historias de Riobamba, el nombre del barrio se originó cuando moradores trajeron la imagen de Santa Rosa de Lima, desde Perú, y al mismo tiempo llegaron sacerdotes con el padre Vaca Lazo.

El barrio fue habitado por obreros y empleados que se dedicaban a actividades ocupacionales y manuales como carpintería, talabartería, carnicería y sastrería por lo que disponían de su propio dinero.

Mientras que en otros barrios de la ciudad  vivían los acaudalados y la gente ligada al poder feudal, en Santa Rosa residía la gente independiente con negocios propios.

Como un lujo, para los días de fiesta o celebraciones, utilizaban pantalones apretados, zapatos de charol, camisas blancas, corbatas negras, sombreros y chaquetas pequeñas.

Quiosco del mercado Víctor Proaño, comúnmente llamado Santa Rosa levantado en 1942.

Carlos Moncayo, historiador y residente allí desde hace 70 años, señaló que los suéteres solían llegarles  hasta la cintura o incluso más arriba, por lo que la gente los denominó ‘cutos’ es decir, pequeños en referencia a la prenda. “En Riobamba, algunas personas decían que eran de sangre azul, descendientes de los propios españoles. En cambio en Santa Rosa, la gente siempre aclaraba que eran hombres libres y por eso realizaban las mejores misas, procesiones, caminatas, corridas de toros y fiestas con abundante comida”, explicó Moncayo.

En 1942 se levantó en ese lugar el quiosco del mercado Víctor Proaño llamado como la barriada. Fue en ese momento cuando se consolidaron las artesanías y las actividades de comercio.

“Los habitantes de los distintos barrios llegaban a la iglesia que era de lujo y al mercado porque allí se encontraba de todo, desde adornos para la casa hasta comida. Por eso fue uno de los mercados populares más visitados, era una época de auge para los comerciantes” indicó Moncayo. En la iglesia de Santa Rosa se realizaban misas incomparables con los padres Dominicos, las fiestas religiosas eran muy atractivas pues tenían desfiles con payasos, diablos, danzantes, sacha runas y otras formas culturales populares.

El pase del Niño Rey de Reyes se originó en este barrio y se realiza cada 6 de enero.“Sin embargo los padres que guiaban esta iglesia tuvieron que marcharse porque los hacendados que residían en otros barrios empezaron a reclamarles que debían estar con ellos por ser de la clase alta y no en Santa Rosa”, dijo Moncayo.

Según el libro Imagen y Palabra, aún se conserva la tradición de bautizar a los ‘cutos’. Esto se realiza con los personajes que aunque no hayan nacido en el barrio sobresalieron con sus actividades.

En la ceremonia se les ofrece los elementos e indumentaria que simbolizan a un auténtico cuto santarroseño. Si es hombre debe tomar en sus manos un cuchillo grande y filoso y si es mujer, un bolillo, comer un poco de ají y sal. Luego les sirven la famosa caucara.

En la actualidad, el mercado todavía atrae a cientos de personas en sus días de feria (martes y sábados). La mayoría de vecinos continúa con negocios propios y las fiestas son las más reconocidas en Riobamba.

La tradición de las procesiones no se ha perdido, incluso cobraron fuerza. El Niño Rey de Reyes, imagen a la que se celebra el 6 de enero, atrae a miles de devotos del país para participar en la caminata que se la realiza desde el barrio Santa Rosa hasta la Loma a Quito. 

Te recomendamos

Las más leídas