Ecuador, 19 de Junio de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Municipio actualiza catastro y rehabilita centros para reorganizar ventas

Comercio informal afecta a mercados riobambeños

Los vendedores de los mercados se quedan con los productos, la clientela es cada vez más escasa. Foto: Elizabeth Maggi / para El Telégrafo
Los vendedores de los mercados se quedan con los productos, la clientela es cada vez más escasa. Foto: Elizabeth Maggi / para El Telégrafo
09 de agosto de 2014 - 00:00 - Redacción Regional Centro

Aunque los trabajos para rehabilitar los mercados de Riobamba avanzan, el comercio informal se mantiene como el principal problema para los vendedores que ocupan y pagan por los puestos en centros de expendio.

En la urbe hay 10 mercados populares: Mariano Borja (La Merced), San Alfonso, San Francisco, Plaza Dávalos, Mayorista, Santa Rosa, Oriental, La Esperanza, Plaza La Concepción y La Condamine.

En este último laboran 738 mercaderes en 17 secciones. El Cabildo invirtió $ 250 mil en el cambio de pisos, arreglo de cables, división de canceles, techados y pintura.

Estas mejoras no sirven de mucho, pues los clientes no llegan porque adquieren los productos en la calle. “Es una competencia desleal que dejará los mercados vacíos”, aseguran los dirigentes.

María Cali es una de las perjudicadas. Se levanta a diario a las 05:00 para trasladarse al Mayorista y escoger fruta para abastecer su puesto en el mercado La Condamine. “Por este espacio pago $ 12 mensuales y $ 48 al año por la patente, pero lo que vendo no me alcanza. Hay meses que pierdo. Todo esto porque hay informales que venden en las veredas y nos quitan clientes. Ellos no pagan por nada. Venden lo que tienen y se van, sin perder”, dijo Cali.

Esta opinión la compartió Mercedes Vilema. Ella indicó que en ese mercado 10 vendedores ya se marcharon. “Hay espacio aquí y en otros mercados para los informales. Pero falta control y mano dura de las autoridades”, dijo Vilema.

A los comerciantes formales les preocupan además las camionetas  que recorren las calles. “Nadie revisa si la fruta está buena. En cambio a nosotros nos multan si los productos están dañados. La gente ya no llega como antes. Estamos desesperados”, dijo Teresa Gusqui.

El Cabildo trabaja en un catastro. Según Ramiro Espinoza, director de Policía y Control, se rehabilitan los mercados para reubicar a los informales y poner orden al comercio.

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media