El agua de la zona necesitaría un proceso de mejoramiento, dice el biólogo Luis Reinoso

Alcalde de Latacunga plantea que un camal se construya en Tilipulo

- 04 de junio de 2016 - 00:00
La hacienda Tilipulo, considerada patrimonio de Cotopaxi, muestra deterioro en algunas de sus estructuras.
Foto: Mario Egas/ El Telégrafo

La ubicación genera rechazo de sectores consultados. Ellos consideran que atenta contra el valor histórico de la hacienda, próxima a la capital de Cotopaxi.

El nuevo camal de Latacunga tiene definida la empresa que se encagará de su construcción. El 28 de marzo pasado, la Alcaldía presidida por Patricio Sánchez adjudicó el contrato para la edificación de la infraestructura a la empresa Ditrimed Moscoso.

La firma ganó la licitación con una propuesta económica de $ 2’590.583 (la más alta de las 9 ofertas) y un plazo de ejecución de 9 meses (el menor de todos). La provisión de los equipos para el camal, en cambio, fue adjudicada el 29 de junio del año pasado a la empresa Soluciones Integrales Avancetel S.A. por $ 1’998.285.

La diferencia de 9 meses entre una y otra adjudicación ha recibido críticas de sectores latacungueños consultados, incluido un grupo de concejales.

El vicealcalde Óscar Culqui apunta que haber adquirido el equipamiento cuando aún no estaba definido el constructor afecta a los intereses de la ciudad. Esto porque actualmente -señala- la maquinaria se encuentra almacenada en España y se está pagando un costo de bodegaje por ello.

El alcalde defiende la compra anticipada asegurando que era la única forma de evitar que los recursos comprometidos para el efecto se revirtieran al Estado. “Si no compraba, se regresaban 2 millones de dólares, porque ya nos dieron un plazo. Hasta el 4 de julio (de 2015) nos daban plazo; si no comprábamos, se revertía esa plata”, asegura Sánchez.

Para cumplir el plazo, la adquisición de los equipos debió realizarse en los 5 días que separan a la fecha de adjudicación del contrato (29 de junio) y la fecha límite para el uso de los recursos (4 de julio) a la que alude el alcalde.

En ese tiempo debió haberse firmado, también, el contrato respectivo. No está claro cuándo se produjo la suscripción del documento.  En la web del Sistema Nacional de Contratación Pública (Sercop) no constaba hasta ayer.

Otra de las críticas que tiene el proyecto se refiere a la propuesta del alcalde latacungueño de construir el nuevo centro de faenamiento en un punto cercano de la casa-hacienda Tilipulo.

Culqui y otros concejales como Rafaela Holguín, Héctor González y Gabriel García Moreno sostienen que construir el camal en ese sitio atenta contra el valor histórico y patrimonial que tiene la hacienda.

Los ediles recuerdan que en el Plan de Ordenamiento Territorial (PDOT) aprobado en 2015 por el concejo de la capital cotopaxense, se establece que en los terrenos de la hacienda se construya el Parque de la Familia.

Consideran que el uso de la hacienda para el camal y para el parque no son complementarios.

Sánchez, por su parte, cree que las 78 hectáreas de la hacienda son suficientes para albergar tanto al centro de faenamiento (4 hectáreas) como al espacio público proyectado.

La autoridad cotopaxense afirma que el potencial turístico de Tilipulo no se afectará y asegura haber trabajado en ese sentido. Durante una visita de EL TELÉGRAFO al sitio, se observó que buena parte de la estructura muestra signos de descuido.

El requerimiento de agua para las tareas de faenamiento del ganado es otro tema que genera preocupación en la ciudadanía.

El biólogo cotopaxense Luis Reinoso señala que aunque en términos generales no se opone a la construcción del camal en Tilipulo, sí le preocupa la calidad del agua que existe en la zona.

Asegura que el líquido es mineralmente pesado, por lo que su utilización para el camal requerirá de un proceso de refinamiento. El alcalde desestima la opinión del profesional. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP