El sol en Quito alcanzó ayer índices de entre 8 y 11 UV

Esta semana, en distintas ciudades del país, se registraron días con altos niveles de radiación solar. Los técnicos indican que una de las razones es que ya está cerca el equinoccio.
15 de marzo de 2018 00:00

Las gorras, los paraguas, las gafas y los abrigos de manga larga fueron el denominador común la mañana de ayer en la capital ecuatoriana.

Los rayos solares, efectivamente ayer, penetraron con mayor intensidad si se toma en cuenta que es la época de invierno, cuando la nubosidad es la constante.

Las mediciones del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) indican que las temperaturas más altas que se registraron en la jornada fueron entre las 10:00 y 16:00, cuando se alcanzó una temperatura de entre 10°C y 25°C.  

En otras ciudades de la Sierra ecuatoriana también hubo una situación similar. Los reportes del Inamhi detallaron que en Cuenca llegó a los 25°C y Ambato, que estuvo totalmente soleado, la temperatura llegó a 27C.

Los usuarios de espacios al aire libre fueron algunos de los que sintieron el calor.

Emma Rubio, atleta en el parque La Carolina (norte de la ciudad), reconoció que la calurosa mañana le impidió acelerar su rendimiento. Ayer, solo realizó un trote ligero de 45 minutos. “Los pies me quemaban”, comentó.

Similar sensación vivieron otros deportistas que no dudaron en protegerse bajo la sombra de los árboles. Esa fue la opción de Reinaldo Quezada, quien llega a las 08:00 al parque porque “el sol azota menos”. Pero no le sirvió de mucho. “Me cansé como que hubiera sido el mediodía”, contó.

El ingeniero Cristian Paliz Acosta, analista de Pronóstico y Alertas Meteorológicas del Inamhi, explicó que hay varios factores que influyen en la alta radiación solar.

Uno de ellos es que Ecuador tiene gran altitud y se encuentra en la zona ecuatorial, lo que expone a los ciudadanos a los rayos ultravioleta (UV), especialmente en la zona de la Sierra.

El experto advirtió que los niveles de radiación se producen dependiendo de las condiciones atmosféricas, como la nubosidad.

Indicó que si bien el territorio ecuatoriano cuenta con una nubosidad muy densa que ayuda a reducir la propagación de rayos, hay días en que la radiación disminuye y se genera denso calor.  

Un tercer factor es que ya está cerca el equinoccio (fase del año en que el sol forma un eje perpendicular), que ocurre cada 21 de marzo, y es una época en que los rayos caen de forma perpendicular.

El técnico añadió que la radiación se presenta con mayor fuerza en el Callejón Interandino. Además de Quito, hay intensidad en Ambato, Riobamba y Cuenca.

El pasado martes, a través de las redes sociales, circuló un mensaje que indicaba que los rayos solares alcanzarían niveles peligrosos. El mensaje fue desmentido por el Inamhi.

No obstante, a través de su cuenta de Twitter detalló que a las 12:00 es cuando existen rayos con índices de entre 8 y 11 UV, que son más peligrosos. Y recomendó usar gorra o paraguas.

Esta situación generó ganancias en comerciantes, que se agolparon en las avenidas para vender sombrillas. Una pequeña costó entre $ 6 y $ 10; las grandes, $ 15.

Alfonso Machuca, comerciante autónomo del sector de La Mariscal, aseguró que solo al mediodía vendió seis unidades. “El sol mata y a mí me da plata”, comentó entre risas.

Sol en el invierno
El técnico Paliz, del Inamhi, desmintió que las altas temperaturas se producen debido a un “veranillo”. Indicó que las condiciones atmosféricas no permiten el ingreso de la humedad que se tiene desde la Amazonía y que ayuda a generar lluvias.

Reconoció que en la actualidad “se viven condiciones atmosféricas que son bastante atípicas ya que deberíamos estar en época invernal”.

En la región Interandina se presentaron días despejados, mientras que en la oriental, las precipitaciones se mantuvieron. En el Litoral, en cambio, hubo lluvias, pero no de gran intensidad.

“Esto puede ser debido a que nos encontramos en una fase del fenómeno La Niña. Entramos a condiciones de neutralidad”, señaló Cristian Paliz. Esto quiere decir que el océano está en condiciones bastante normales si se lo compara con otros años.  

El especialista reiteró que las lluvias estarían por llegar. Aunque todavía no se ha confirmado el pronóstico. Paliz estimó que el próximo domingo se presentarían precipitaciones, aunque podrían ser menores a las que se esperaban para este año.

En zonas como Santo Domingo de los Tsáchilas, en la parte norte de Los Ríos y estribaciones de la cordillera caería mayor cantidad de lluvias. (I)

*Haga click en la imagen para ampliarla

La intensa mañana de sol obligó a los ciudadanos a caminar portando paraguas o gorras para evitar los daños de los rayos ultravioleta.
foto. Marco Salgado / El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Te recomendamos

Las más leídas

Contenido externo patrocinado