Vendedores informales piden ser regularizados

30 de marzo de 2012 - 00:00

1.700 comerciantes informales, que ocupan espacios públicos como su lugar de trabajo, conformaron una nueva organización denominada Coordinadora Distrital de Comerciantes Autónomos de Quito, con 35 organizaciones, que nació con el objetivo de tener voz propia, explicó su presidente Nelson Moya. “Nosotros somos autónomos, solo buscamos mejorar nuestras condiciones, sin pertenecer a ningún partido político”, acotó.    

Magaly Chalá, una de las representantes de la Coordinadora, señaló que varias asociaciones se separaron de la Federación de Comerciantes Minoristas de Pichincha (Fedecomip) porque notaron que solo se exigía derechos con gritos y marchas, pero no con propuestas, lo que impedía establecer un diálogo con las autoridades. “Ahora cambiamos de actitud y conocemos nuestras responsabilidades, lo que sirvió de base para sentarnos a conversar y que nos escuchen”.     

En vista de las necesidades de los comerciantes minoristas, decidieron conformar la organización que el miércoles se movilizó desde el parque El Arbolito hasta la Municipalidad, para entregar al alcalde, Augusto Barrera, una serie de pedidos: la creación de una ordenanza que regule su trabajo, que se dicten talleres de capacitación, la entrega de  permisos de trabajo, credenciales y uniformes, y el registro permanente de los comerciantes autónomos que operan en la capital. Como parte de esa agenda, los minoristas pidieron a la máxima autoridad municipal que su mercadería no sea decomisada por los policías metropolitanos y que durante los operativos de control no sean maltratados.   

Otro de los pedidos realizados por Magaly Chalá, quien tiene un puesto de comida, es que se cree un programa de guarderías para los hijos de los comerciantes, para evitar que permanezcan con sus padres mientras realizan sus ventas en la calle.

Además, solicitaron que se los incorpore a un plan de educación básica, mediante el cual los minoristas puedan culminar la primaria, ciclo básico, bachillerato y, “por qué no, la universidad”, dijo Chalá.

La Coordinadora también pidió al Cabildo que los apoye para acceder al Seguro Social y a créditos, “ya que por ser trabajadores sin un sueldo fijo y sin una entrada económica segura, nos los niegan y somos presa fácil de los chulqueros”, explicó la secretaria de la organización.

Ante la constitución del nuevo gremio,  Barrera dijo que “los compañeros comerciantes tenían necesidad de expresar sus propuestas, planteamientos o puntos de vista divergentes, sin que por ello tengan que adscribirse a un partido político que los manipule y abuse con cobros indebidos del espacio público”.

Agregó que las propuestas de los comerciantes serán analizadas y trasladadas a la práctica. Su regularización será el primer paso, que se llevará a cabo mediante un censo y registro. Con esos datos se les brindará capacitación y otras facilidades para que mejoren sus ingresos y “puedan acceder a un trabajo digno”, dijo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: