Los quiteños limpiaron la urbe con una gran minga

- 15 de octubre de 2019 - 00:00
Álvaro Pérez / ET

Estudiantes universitarios, colegiales, personal del Municipio de Quito y ciudadanos en general se congregaron entre los parques El Arbolito y El Ejido, para retirar los escombros de las protestas.

Con un pañuelo César Andrade, de 29 años, cubría su nariz y boca mientras recogía los escombros que quedaron tras 11 días de manifestaciones en el sector de las avenidas 12 de Octubre y Tarqui, en el centronorte de Quito.

El sector, ubicado a un costado del parque El Arbolito, fue uno de los puntos centrales de las protestas que por más de una semana exigían la derogatoria del Decreto Ejecutivo 883 y la mañana del 14 de octubre de 2019 lucía como zona de guerra.

Restos de llantas, palos, piedras eran acopiados por César y otros compañeros voluntarios  para cumplir con la minga, en la que participaron estudiantes universitarios, colegiales, personal municipal, bomberos y ciudadanos en general.

A un costado, camiones del Municipio de Quito recogían los costales que las personas dejaban con los desechos  para sacarlos de la zona.

“El objetivo de hoy es ayudar en lo que más se pueda, tratar de reconstruir las zonas más afectadas, demostrar que Quito se puede levantar de cualquier situación adversa”, dijo Andrade, quien llegó al sitio a las 08:00 y planeaba quedarse hasta las 14:00.

Bajo el intenso sol de la mañana, se levantaba el polvo de caucho de los neumáticos incinerados y se impregnaba en las cejas, pestañas y cabello de los participantes. El  ambiente olía a humo y la calzada tenía hollín. 

A un lado de la avenida estaban parqueadas furgonetas institucionales de la compañía Nuegente para recoger a los indígenas que participaron en las marchas y llevarlos a sus hogares, ubicados sobre todo en el centro de la Sierra ecuatoriana.

Uno de ellos era Manuel Liachil, quien esperaba en el vehículo, con otros dos compañeros, para retornar a  Ambato. “No ha ganado solo el sector indígena, sino 17 millones de ecuatorianos con la derogatoria del Decreto 883. Esta lucha no termina aquí, continúa por nuestros derechos”, dijo el tungurahuense.

Cobijas, ollas, pan y lo que llevaron a las marchas iban con ellos. Unas 20 furgonetas de la compañía colaboraron con los marchantes. Los propietarios de locales ubicados en la zona afectada también se sumaron a la minga. Con mangueras limpiaban las puertas enrollables (lánfor) de sus negocios que se habían impregnado con el humo.

Al otro lado del parque, en la av. 6 de Diciembre, el panorama era similar. Cientos de personas, con escobas, palas, fundas de basura y guantes, barrían y recogían los escombros. Previamente un tanquero del Municipio había regado un poco de agua para prevenir que se esparciera la ceniza.

En el perímetro del parque El Ejido había adoquines levantados, ramas y troncos. Personal de la Empresa Pública de Obras Públicas (Epmmop) con sierra en mano se ocupaba de los árboles quebrados.

También formaban parte de la minga cuatro volquetas, un bobcat, una bomba de limpieza, un tanque de succión, además de personal de la Empresa Municipal de Gestión Integral de Residuos Sólidos (Emgirs). Así lo dio a conocer el gerente general, Hernán Alvarado.

Los funcionarios empezaron el trabajo a las 03:00 y estimaban permanecer en las labores 24 horas.

Además, tenían previsto repetir la limpieza el martes 15 de octubre con 200 funcionarios y personal del Municipio de Quito. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: