Pomasqui solicita mejoras en la distribución de agua

19 de septiembre de 2011 - 00:00

Condominios grandes y urbanizaciones modernas rodean la Av. Manuel Córdova Galarza, principal arteria de Pomasqui, sector del norte de la capital que ha tenido un acelerado crecimiento poblacional en los últimos diez años.   

Según información de las autoridades de la parroquia existen 22.000 habitantes con un índice de crecimiento del 5%. Y es que muchos de los quiteños han decidido trasladar sus viviendas a esta zona cálida. “Aquí hay sentido de comunidad y paz, lo que no se encuentra en la capital”, expresa Marco Fiallos, morador desde hace diez años  del barrio Pusuquí.

Más de 30 barrios y urbanizaciones conforman Pomasqui y hay planes habitacionales de ampliación, pero una de las preocupaciones es el abastecimiento de agua.

El presidente de la Junta Parroquial, Rodrigo Buitrón, señala que en un 90 % se cubre las necesidades de agua potable y alcantarillado en el sector, pero admite que existen problemas como la tubería obsoleta, la distribución inadecuada de la presión de agua  y la falta de cunetas en el Flanco Oriental de la zona.

Según la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Emaap), Pomasqui recibe agua desde tres fuentes de abastecimiento: desde la quebrada Chitahuaycu, (tras la Escuela Militar Eloy Alfaro); de varios pozos profundos de agua ubicados en  Quito, y en casos de emergencia por un bypass de Carcelén a San Antonio. A ello se suma el colector occidental que capta aguas residuales. 

19-09-11-quito-pomasqui2Para  Jaime Muñoz, funcionario de Emaap, los barrios son atendidos adecuadamente por una red construida hace seis años que está en El Condado. “Existe servicio continuo y tiene una cobertura alta. No conozco que existan problemas por falta de presión o caudal”, indica.

Sin embargo, Marco Fiallos, morador del sector, narra que en este año la presión ha bajado considerablemente y que se han registrado cortes de agua inesperados.

En ese sentido  Buitrón manifiesta que la falta de  presión se da  en el occidente de  la parroquia, es decir, en el Pomasqui céntrico y  bajo. “La parte antigua tiene ese problema: el agua llega bien débil, las partes nuevas tienen fuerza brutal, esto tiene que ver con el manejo y cierre de las válvulas”, expresa.

Buitrón reconoce la inmediatez de respuesta de la Emaap frente a los problemas de la parroquia, sin embargo, es crítico ante la falta de soluciones frente a la presión de agua que es inocultable.   

“Hemos querido llegar a un punto de encuentro con la Empresa del Agua  para saber por qué no avanza y no llega con fuerza el líquido; todos queremos que corrijan el error y no que nos digan que por el exceso de población  se da el problema”, dice.

En el Barrio San José, los moradores denuncian taponamiento de los sumideros a causa del lodo, y piden la realización de cunetas de coronación  para que el agua vaya a las quebradas.

Jaime Muñoz, de la Emaap,  explica que en la zona incluso se realizó un plan de priorización que  incluye obras de ampliación de redes de alcantarillado. “La empresa siempre está atenta a las 33 parroquias, a servir según los requerimientos del crecimiento poblacional”, insiste.

Los moradores esperan que el servicio de agua mejore con un manejo equitativo del  agua. El vocero de la Junta Parroquial solicitó más comunicación y recepción por parte de la empresa sobre los cortes de agua. “La gente tiene que estar lista ante la falta del líquido”, expresa.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: