La suspensión de agua paraliza a la capital de Ecuador

- 08 de diciembre de 2017 - 00:00
Ante la falta de agua potable, las personas se abastecen en las piletas. Para acceder a los tanqueros hay que realizar largas colas y se han registrado incidentes entre los mismos ciudadanos que irrespetan el turno.
Foto: John Guevara / et

El corte del servicio por un deslave ocurrido en El Troje, el miércoles, originó la suspensión de actividades en el sector educativo y en la función pública desde ayer.

Alrededor de 600 mil habitantes del sur, suroriente y centro de Quito esperan que el agua retorne de manera paulatina a esas zonas a partir de la tarde de hoy.  

El alcalde Mauricio Rodas anunció ayer, en rueda de prensa, que los técnicos municipales calculaban que el problema fuera resuelto hasta dichas horas.

El servicio está interrumpido desde las 11:00 del miércoles debido a un deslave ocurrido en una de las paredes de la escombrera El Troje (suroriente) a las 23:30 del 5 de diciembre.

La caída de 150 mil metros cúbicos (m³) de material taponó 1,5 kilómetros del canal de conducción de agua cruda del sistema Mica-Quito Sur, según cálculos del Municipio.

La limpieza de la tierra y lodo acumulados tomó 30 horas, de acuerdo con información del Cabildo.

La madrugada de ayer se iniciaron los trabajos de encofrado del tramo del canal afectado y al amanecer el fundido del material.

Jaime Garzón, subgerente de Agua Potable, detalló que las operaciones de reparación consistieron en la fundición de las paredes del canal. De ahí se esperará a que se fragüe el material para restablecer el servicio.  

Además, en la zona alta del canal se están levantando terrazas para evitar otro deslave. Y se realizó la limpieza de una alcantarilla que se encuentra en la zona.

Reparación del tramo afectado durante el deslizamiento que se registró el pasado miércoles. Foto: John Guevara/ et

Garzón indicó que una vez que se retome el servicio de agua, se aplicarán medidas para que el fluido no salga con residuos de lodo. Para esto hay estructuras que se denominan aliviaderos que permiten lavar el canal antes de enviar el agua a Puengasí.

Mientras tanto, se iniciarán las investigaciones para determinar las razones del deslave a través de un grupo interdisciplinario.

Tras la espera de un tiempo prudencial para permitir el endurecimiento del hormigón, se permitiría la circulación del líquido que proviene del Cotopaxi.

Por la situación, el presidente Lenín Moreno decretó este jueves la suspensión de las actividades de las instituciones públicas en la capital.

La medida entró en vigencia desde el mediodía de ayer y durará hasta hoy.

El documento establece que la jornada de descanso de este viernes de los funcionarios públicos se recuperará con una hora diaria de trabajo a partir del lunes 11 de diciembre.

Del mismo modo, el Ministerio de Educación determinó la suspensión de las actividades en los planteles educativos quiteños para evitar problemas de salubridad con los menores de edad.

Entre tanto, la población afectada por el corte buscaba ayer modos de proveerse del líquido vital y planificaba sus actividades para evitar que el hecho les afectara en exceso.

Ese es el caso de José Mosquera, propietario de la fábrica de helados Kedely, ubicada en el sector de Los Dos Puentes (centro-sur).
Mosquera cuenta con una cisterna en la que almacena agua para casos como este. Sin embargo, calculaba que la capacidad del tanque le permitiría laborar durante la jornada del jueves y nada más.

Por ello esperaba noticias sobre la reanudación del servicio de agua potable para tomar una decisión sobre sus actividades para hoy.

Si no contaba con líquido corriente desde tempranas horas de este viernes, analizaba dar descanso a sus empleados y llamarlos a recuperación del día cuando fuera necesario.

Habitantes de barrios afectados por el corte del servicio se concentraron en piletas para abastecerse del líquido.  Foto: John Guevara / et

Entre tanto, fuentes del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) informaron que las cuatro instituciones de atención en salud que poseen en el sector sur no tenían problemas hasta ayer respecto al abastecimiento del recurso.

El recién inaugurado Hospital del IESS Quito Sur y los dispensarios ubicados en esa área cuentan con tanques cisterna con capacidad para tres días.

Por ello -dijeron las fuentes-, si el servicio se restablece a partir de la tarde de hoy, como prevé el Cabildo, no habría inconvenientes.

Sin agua y sin tanqueros

A pesar de que el Municipio dispuso el apoyo de 68 tanqueros para dotar del líquido a los barrios afectados, la medida fue insuficiente.

Los moradores de la zona donde se realizó el corte del servicio no consiguieron fácilmente el agua. Esa fue la desagradable situación que vivió Leonor Trujillo, vecina del sector de Quitumbe.

La mujer dijo que salió a las 07:00 y caminó a la espera de encontrar un tanquero, sin éxito inmediato. Pero la necesidad de cumplir con los quehaceres domésticos la obligó a conseguir el líquido “a como diera lugar”.

Ella llegó a las 09:00 hasta la pileta del puente de Guajaló, junto con sus hijos Sergio y Andrés. Aprovechó que ellos tuvieron el día libre por la disposición del Ministerio de Educación y les dio una tarea: “Me ayudaron a cargar el agua hasta la casa”.

Cada niño llevó  dos baldes pequeños y ella cargó dos botellones. Se ubicó a un costado de una pileta, ubicada a cinco cuadras de su casa, y se ayudó de una jarra con la que llenó con afán cada recipiente. “Debieron avisar con anticipación que nos dejarían sin agua”, cuestionó.

A un costado de la pileta también se hallaba Juan Carlos Viera, morador de la Ciudadela Quitumbe. Su vivienda está atrás del centro comercial Quicentro Sur.

El hombre se mostró preocupado porque en su casa viven 10 personas. En un taxi trasladó cuatro botellones y dos baldes de 10 litros que fueron sellados con plásticos y elásticos para evitar que su contenido se derramara.

“Sabemos que el agua es sucia, pero al menos nos servirá para usar los baños”, detalló el ciudadano.   

La situación tampoco fue mejor en otras zonas. Alrededor de las 10:00, decenas de personas se ubicaron en la pileta de los exteriores del Mercado Mayorista.  

Víctor Chugchilán Vega, morador del Puente de Guajaló, llegó hasta el punto cargando una lavacara y una tina. El hombre contó que pudo reservar agua para cocinar y beber, pero que no tenía  suficiente para el uso del baño y medio que tiene en su casa.

Trató de buscar un tanquero para conseguir agua y se movilizó hasta Santa Rosa, sin buenos resultados.

En cambio, en el sector de Solanda hubo varios puntos donde sí se ubicaron los tanqueros.

En la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) se observó que un camión llegó cerca del mediodía. La Policía Municipal colocó cercos de metal en la calle José María Alemán; la fila se concentró en la calle Salvador Bravo y llegó hasta la siguiente cuadra, en la Francisco Rueda.

Una víctima mortal

Milton Silva, miembro del Grupo de Rescate de la Policía Metropolitana, informó que hasta el día de ayer se buscaba a Jorge Humberto Taboada, quien desapareció en la zona de derrumbe.

En una rueda de prensa ofrecida la tarde del jueves, el alcalde Mauricio Rodas anunció el hallazgo en el sitio del cuerpo sin vida del trabajador. (I)

*Haga click en la imagen para ampliarla

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: