Fernando Carrión, arquitecto, urbanista, catedrático y asesor del alcalde entrante de la capital, Jorge Yunda

“El Gobierno debería pagar 70% del Metro”

- 16 de abril de 2019 - 00:00

Eliminar el subsidio al transporte y mejorar la capacidad tributaria de Quito son algunas de las ideas del integrante del equipo de burgomaestre electo.

El urbanista y asesor del nuevo alcalde de Quito (Jorge Yunda) dice que no dejará sus actividades académicas en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

La participación de Fernando Carrión en el gobierno capitalino que asumirá el 14 de mayo se centrará en la elaboración del  Estatuto Autonómico del Distrito Metropolitano de Quito.

Sin embargo, también asistirá a Yunda en su faceta de asesor y desde ella plantea algunas consideraciones sobre lo que le espera a la próxima administración de la ciudad.

¿Ya tienen claro la ciudad que van a heredar? 

Le he dicho al alcalde (Yunda) que antes de las elecciones había un gran problema, que era Quito. Y que después hay dos. Uno es político, derivado del hecho de la poca votación que obtuvo (casi el 80% no votó por él) y hay que preocuparse para que adquiera legitimidad. Y además está el tema del Concejo (el alcalde tendrá un bloque de tres concejales frente a un total de 21). Entonces, la idea aquí es establecer una agenda mínima, que permita no trabajar con bloques, sino con acuerdos mínimos y grandes directrices. Y el otro gran problema es la ciudad de Quito, que está en una crisis importante.

¿Cuándo debe estar acordada esa agenda mínima?

Antes de la posesión (el 14 de mayo próximo). Ya estamos trabajando en esa agenda, para que haya una reunión con los miembros del futuro Concejo, recoger las propuestas que ellos tengan, establecer un consenso y definir las líneas de trabajo.

¿Cómo ejecutar obras con un presupuesto reducido?

Justamente otro problema es el presupuesto; hay poca capacidad de inversión.

¿Cuál es el nivel de inversión que tiene la Municipalidad?

De lo que conozco, alrededor del 15% de los $ 1.560’000.000 de presupuesto es lo que puede destinarse a inversión. Lo que es bajísimo.

 ¿Qué hacer frente a eso?

Lo hemos conversado con el nuevo alcalde. Si se elimina el subsidio al transporte público, eso significa que ingresarían al Municipio      $ 23 millones anuales. Si se racionaliza el modelo de gestión municipal, según el alcalde Rodas, significan      $ 20 millones más. Y una tercera cosa que me parece fundamental es conversar con el Presidente de la República sobre el Metro. Porque de lo que conozco, en los últimos metros de la región, la proporción del financiamiento es 70% estatal y 30% municipal. Y aquí es al revés. Creo que hay que hallar una salida para que, por ejemplo, el Gobierno obtenga un crédito internacional a largo plazo y pague eso y el resto serían recursos para el Municipio capitalino.

¿Qué otras formas de obtener recursos se estudian?

Tenemos que mejorar la capacidad tributaria propia del Municipio. Si logramos captar recursos de los sectores económicos de punta, puede ser interesante

¿Cómo funcionaría el concejo consultivo al que el alcalde electo llamó a sus antecesores?

No se define aún. Creo que eso tenía dos objetivos: uno, ampliar la legitimidad que el alcalde electo necesita para gobernar. Y por otro, este tema consultivo que a mí me parece importante en términos de conocer la experiencia de quienes ya han manejado la ciudad.

¿El alcalde entrante podría hacer consultas en temas específicos, por ejemplo el Metro?

En ese caso es difícil porque no han tenido la experiencia. Pero hay dos exalcaldes (Augusto Barrera y Mauricio Rodas), el uno que lo inició y el otro que lo construyó, que le podrán dar su opinión sobre este tema. Está el caso de Rodrigo Paz, que fue el que inició el Trolebús, donde se discutió en su momento sobre una administración privada o municipal. Y ahí hay una experiencia pública que habrá que ver si fue buena o fue mala. A propósito del reciente aluvión, el propio Paz inició el proyecto en las laderas del Pichincha, que luego fue desarrollado, pero que con el tiempo se quedó. Entonces sería importante que se hable con él de eso.

Si se elimina la compensación a los transportistas, ¿qué alternativa se les ofrecería?

En principio, la idea es que debe cobrarse lo que cuesta el servicio. Yo creo que sí se puede llegar a un acuerdo con los transportistas. Ahí hay que diferenciar las rutas que estarían vinculadas al Metro de las que no lo estarían. La actual administración sostiene que la tarifa del Metro sería de   $ 0,45; eso depende si se llega a los 400.000 pasajeros diarios, que lo veo difícil. Y con la conexión a través de un bus, la tarifa total sería   $ 0,70. Me da la impresión de que ahí hay un truco: si se descuentan los $ 0,45 del Metro, quedan en $ 0,25 los buses; entonces, no se incrementaría el pasaje convencional. Pero yo no creo que eso puede ser así, porque el Municipio no tiene presupuesto para mantener la compensación.

Se deberá trabajar con la sociedad porque eso afectará los bolsillos...

Eso por un lado y por el otro está el tema de la calidad. Si se le ofrece el Metro, que es un salto cualitativo en cuanto a transporte, a mí me parece que se justifica.

¿Cuántas rutas de transporte deben reorganizarse?

Eso lo debió hacer la actual Alcaldía. Los tres temas que le quedan al nuevo Alcalde sobre el Metro: quién lo va a administrar, cuál va a ser la tarifa y cómo va a ser el sistema multimodal, todo debió estructurarlo el alcalde saliente. Ojalá exista el estudio multimodal, porque el diseño de ese modelo implica un tiempo considerable, porque no es fácil. Porque no tiene que ver únicamente con buses, sino implica taxis, bicicletas, peatones. Y todo tiene que estar articulado.

¿Cuándo creen que tengan una idea clara de lo que heredan?

Creo que para el momento de la posesión del nuevo alcalde se debe tener cuatro o cinco grandes directrices estratégicas; porque el funcionario entrante dará un discurso, tiene que decir lo que va a hacer. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: