El Labrador será la estación del Metro con más usuarios cada día

- 19 de marzo de 2019 - 00:00
Lenín Paucar (29 años) y Javier Vilaña (26 años) son los primeros operadores de los trenes del Metro. Ellos están a cargo de realizar las pruebas.
Foto: EFE

El presidente de la República, Lenín Moreno, participó en la primera prueba dinámica, en el norte de la capital, con pasajeros del sistema de transporte. El Jefe de Estado prometió seguir apoyando el proyecto.

Silencioso, ecológico y estable son las características que más destacan al viajar en el Metro de Quito. 

Este lunes se realizó la primera prueba dinámica con pasajeros del sistema subterráneo de movilidad en el norte de la capital.

El presidente de la República, Lenín Moreno; el vicepresidente Otto Sonnenholzner; el presidente del Consejo de Participación Ciudadana Transitorio, Julio César Trujillo, y el alcalde Mauricio Rodas participaron en la prueba este lunes.

El Primer Mandatario compartió su viaje en el Metro con niños de la escuela Juan Francisco Leoro Vásquez. Foto: Álvaro Pérez / EL TELÉGRAFO.

A las 11:30, el tren dispuesto para el test inició su marcha a velocidad moderada desde la estación Iñaquito (borde norte del parque La Carolina) en dirección a su similar Jipijapa, ubicada inmediatamente más al norte.

El sonido del motor eléctrico era casi inaudible y el movimiento apenas perceptible. Tampoco hubo frenadas bruscas, características del transporte convencional, ni emanaciones de humo, producto de la combustión.

Eso sí, la expectativa del viaje inicial hizo que los vagones del vehículo, especialmente el dispuesto para la prensa, estuvieran llenos.

Pero cuando el sistema de movilidad entre en operación, a fines de este año, se prevé que aquello no ocurra y que se respete la norma  internacional que dicta que deben viajar máximo seis personas por metro cuadrado de espacio disponible.

El diseño de los 18 trenes con que contará la Línea 1 del sistema establece que trasladen como máximo 1.500 pasajeros en cada viaje.

A pesar de eso, movilizarán 10 veces la capacidad que tiene actualmente un trolebús en operación en la urbe.

El desplazamiento entre Iñaquito y la Jipijapa, por el cuidado especial con que se realizó, tomó cinco minutos este lunes. Pero de acuerdo con la planificación, un viaje normal entre ambos puntos no requerirá más de dos.

Los trenes cubrirán los 22 kilómetros entre un extremo y otro de la ruta en 34 minutos aproximadamente y viajarán normalmente a una velocidad promedio de 40 kilómetros por hora (km/h).

Actualmente,  la velocidad promedio del transporte público en superficie es de menos de 18 km/hora en Quito.

Al llegar a la parada Jipijapa, obreros del Metro y una banda de música esperaban en el andén. Sin embargo, la agenda de las principales autoridades del país impidió que el acto de bienvenida durara mucho tiempo.

Casi inmediatamente, el tren emprendió su marcha en reversa para regresar al punto de origen, al cabo de otros cinco minutos.

Ni la estación Iñaquito ni la del barrio Jipijapa serán las que más usuarios reciban por día. Está previsto que la primera sea usada por 32.448 personas en cada jornada y la segunda por 64.304.

Sin embargo, la estación intermedia más concurrida será la que se construyó debajo del parque El Ejido y por la que pasarán 70.971 pasajeros a diario en promedio.

Mientras tanto, la parada por la que circulará más gente de las 15 con que contará el sistema será El Labrador, en el extremo norte de la Línea 1. Esta será utilizada por 151.663 usuarios.

Su contraparte ubicada en Quitumbe recibirá, en cambio, a 104.399 personas diariamente, de acuerdo con los estudios del Metro.

Este lunes, el Presidente de la República señaló antes de que se iniciara la prueba que el Gobierno seguirá apoyando a la ciudad, en general, y al Metro, en particular.

Recordó que el Estado Central aporta de manera directa con $ 750 millones a la construcción. Y que, además, se han otorgado garantías soberanas para que el Cabildo obtenga créditos por $ 623 millones aproximadamente.

Apuntó que la única forma de emprender objetivos de la magnitud que tiene el Metro es hacerlo de forma mancomunada entre los distintos elementos de la sociedad en base de diálogos y acuerdos.

Además, felicitó a los quiteños por el significado de la próxima operación del Metro, prevista para fines de 2019.

Relievó la importancia que  tiene un sistema de movilidad de este tipo para la cotidianidad de los ciudadanos.

Apuntó que en muchas urbes con trenes bajo tierra estos facilitan la vida de la gente haciéndolos llegar más rápido y  que, en muchos casos, los usuarios aprovechan su tiempo libre durante los viajes para leer.   

La obra civil (sin acabados) del sistema de movilidad está concluida en las 15 estaciones. 

Entre tanto, el tendido de rieles se ha ejecutado en el 95% y la obra registra el avance general de más del 80%, según José Luis Guijarro, jefe del proyecto. (I)

El sistema 

Capacidad de transporte   

Los estudios previos a la construcción del tren subterráneo capitalino establecieron que en el primer año de funcionamiento el sistema de movilidad transportará en promedio a 400 mil personas diariamente.      

35 años o su equivalente a 4,5 millones de km de recorrido es la garantía de los trenes del Metro.  

Costo final de la obra 

La firma española Acciona construye el sistema con una inversión estatal y municipal de $ 2.009 millones.  El alcalde Mauricio Rodas afirmó que no se han hecho ajustes de costos.   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: