El comercio informal aún no es controlado en Quito

15 de septiembre de 2011 - 00:00

A lo largo de la calle Chile, desde la avenida Pichincha, en La Marín, hasta el Tejar, se encuentran cientos de comerciantes informales que utilizan las aceras   para ofertar su mercadería. Aunque por momentos y ante la presencia de los policías metropolitanos tienen que circular.

Ofertan  caramelos, pasadores, hilos, agujas, relojes, medicina natural, ropa de remate, pilas, etc. En este   lugar   se encuentra   de todo.

Martha Guamán vende hilos y tazones.  Ayer, a  las 12:30, ofrecía    sus productos   a los transeúntes de  la  calle Chile, junto al Municipio, en el centro de la ciudad. Ella vendía a espaldas de los policías que vigilaban   el transitado pasaje peatonal.

Teresa Rivera, de 55 años, comercializa  papas con cuero en la transitada calle Mariana de Jesús,  al norte de Quito, en la que labora desde hace 17 años. Con su canasto en mano cuenta  su vivencia.  “Nosotros no tenemos sueldo. Todos los días tenemos que salir corriendo cuando llegan  los municipales, porque nos quitan nuestras cosas. Con lo que vendo trató de hacer alcanzar para la comidita de mis hijos”, dijo.

Historias como estas se repiten en distintos sectores transitados de la capital, en los que se ubican los vendedores ambulantes. Según datos del Ayuntamiento   hay más de 5.000   comerciantes informales, de lo cuales solo 500 están en los cursos de capacitación para ser regulados.

Lourdes Rodríguez, secretaria de Seguridad y Gobernabilidad del Distrito Metropolitano de Quito (DMQ), aseguró que en diálogos mantenidos con los vendedores de las calles hay la apertura para agilizar los procesos de regularización y la posterior entrega de chalecos de identificación, que se concretaría el próximo octubre.

Aclaró que hay   confusión sobre  el cobro de un rubro por  patente. Este monto solo pagan los vendedores que tienen sus locales en los centros comerciales del ahorro y dicho impuesto se fijó desde que iniciaron  sus actividades.

Los datos del censo arrojaron que hay un universo de 5.643 informales censados, de  esta cifra  más del 60% es de mujeres y madres de familia. Hay 1.093 menores de 18 años. Solo el 4,3% (231) está afiliado al Seguro Social.

Carlos Castellanos, presidente de los comerciantes minoristas, indicó que hay poco trabajo por parte del Cabildo para este sector. Esto en consideración de que a más de regularizarlos se les ha ofrecido ubicarlos en centros comerciales, pero no habrá cabida para tantos, advirtió.

En todo caso anticipó que seguirán atentos a las acciones que realice el Municipio.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: