“Gracias a este país por una nueva vida”

- 18 de junio de 2019 - 00:00

Por razones de discrepancia política, salí de mi país Colombia, de una de las zonas más delicadas, Cartago, norte del Valle del Cauca. Escapé un viernes a las dos de la madrugada por la casa contigua para poder salir por la parte trasera y así evadir las amenazas contra mi familia.

Llegamos a Ecuador con la expectativa de salir adelante y huir de todo aquello. Mi esposo es un profesor de idiomas y yo médica estética. Pensábamos que podíamos ejercer nuestras carreras, pero no fue así, ya que no contábamos con dinero para legalizar documentos. Llegamos y un conocido colombiano nos dijo que vendiéramos limones.

Con actitud positiva, empezamos a venderlos. Lo hacíamos muy rápido ya que mi esposo es muy ágil. Nos generaba 15 dólares y esto nos daba para el vivir diario, ya que teníamos que pagar arriendo en Atuntaqui. Ahorrando, de poco a poco compramos una cocina y empezamos a vender salchipapas.

Gracias a esto nos pudimos mudar a Ibarra. Mi esposo comenzó a solicitar trabajo en institutos. Al principio fue duro, muy duro, pues no querían extranjeros, pero hubo una persona que empezó a llamarlo para trabajar por horas y después se quedó en el instituto permanentemente.

Con esa entrada de dinero y con la venta de salchipapas, empecé a validar mis títulos profesionales y a comprar mis herramientas de trabajo. Con ayuda de HIAS, que siempre nos ha apoyado, logré abrir mi propio consultorio. Al principio también fue duro, pero ya tengo mis propios pacientes y el negocio está dando muy buenos resultados. Por ejemplo, gracias a esto, mi hijo está en el colegio.

Estoy profundamente agradecida con Ecuador. Yo soy colombiana y a mi país lo tengo en el alma, pero Ecuador me dio la oportunidad de vivir una vida tranquila. He conocido personas que me han ayudado desde que llegué. Aquí tengo vecinos, pacientes, mi hijo, amigos, mi esposo y alumnos.

Agradezco a este país, que es totalmente diferente a cualquier cosa que haya visto y que me dio la oportunidad de tener la tranquilidad que esperaba y por supuesto una nueva vida. Con el alma colombiana y el corazón con Ecuador. Gracias Ecuador por una nueva vida. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: