El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.14/Jun/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

En el terreno del espionaje

29 de junio de 2020 00:00

El cine de espías es de vieja data, aunque su mejor expresión se dio gracias a la Guerra Fría. Su base es poner al descubierto los entresijos del poder gubernamental o militar de algún país o de un grupo que maneja oscuramente la economía y la vida de poblaciones.

El francés Oliver Assayas actualiza tal tipo de cine con su obra La red avispa (2020), relacionada con un caso real: el de los cinco cubanos que fueron detenidos en Estados Unidos, acusados de hacer labores de espionaje en su territorio durante la década de 1990. El propio Fidel Castro, tras años de encubrimiento, terminó confirmando que, en tanto Estados Unidos espiaba a Cuba, su país también había infiltrado espías entre las filas de anticastristas de Miami, con el fin de desmantelar sus operaciones y evidenciar los atentados contra la isla, promovidos por terroristas liderados por Luis Posada Carriles, controvertida figura de la resistencia anticomunista.

La red avispa es la historia del grupo en cuestión. Assayas narra las peripecias de los que en principio parecen ser fugados de la isla, en particular un piloto y luego su esposa e hija. A través de él conocemos el fino tejido anticastrista que, bajo la figura de ayuda a los que emigran de Cuba, también se conecta con organizaciones de narcotráfico y de terrorismo internacional. Es ahí donde descubrimos que el enfoque de Assayas va en sentido contrario a toda película de espionaje convencional, haciéndonos mirar el trabajo mimetizado, humano y militar, de cubanos cuyo objetivo es desnudar lo que está detrás de la diáspora cubana en Miami: un anticomunismo determinado por mafias e intereses dudosos.

La red avispa, en este sentido, es un filme con tintes polémicos que incluso pueden verse como propagandísticos a favor de Cuba. Es por eso que a Assayas le interesa mostrar la acción “patriótica” de individuos que ponen los principios de la nación por sobre los personales y los familiares. Para muchos esto puede desconcertar en tanto la acción de espionaje está supeditada a los valores de una familia más universal, que es el pueblo al que se deben los que enfrentan al peligro anticubano asentado en Estados Unidos. Y para validar que este cine de espías es además uno al que debe prestársele atención, Assayas conjunta a Penélope Cruz, Édgar Ramírez y Gael García Bernal, entre otros en esta coproducción franco-española. (O)

Contenido externo patrocinado