El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.27/Ene/2021

Mundo

Tendencias

Renta básica ¿viable?

Ante la alta informalidad del empleo, la inestabilidad salarial y la falta de sistemas de protección social, la renta básica emerge como una transformación posible.
09 de noviembre de 2020 07:00

Académica de la Universidad de Chile e integrante de la Red de Politólogas

Se suele decir que las crisis generan oportunidades; pero dependerá de la flexibilidad, adaptabilidad, innovación y visión conjunta de futuro de las sociedades que ello ocurra. Por lo pronto, las perspectivas económicas inmediatas son desoladoras (BM, 2020) y nuestra región enfrentará, según pronostica CEPAL (2020), un duro retroceso en lo ya avanzado en términos de reducción de la pobreza y de mejores indicadores de calidad de vida de la población. Son noticias desalentadoras. La pandemia nos dejará su larga estela de efectos en pobreza, desempleo y pérdidas económicas. Aún no sabemos por cuánto tiempo.

Desde el lado de las soluciones, los gobiernos de la región han reaccionado masivamente con dos estrategias principales: la entrega de transferencias en especies (canastas de alimentos) y monetarias (a través de bonos y/o ingresos de emergencia durante la crisis). Ambas necesarias para enfrentar el hambre y cubrir necesidades básicas entre los más pobres y vulnerables, afectados con mayor rigor por esta crisis que no hace sino desnudar desigualdades previas en nuestros países.

La mayoría de estas medidas han sido diseñadas para el shock de la pandemia. Pero si los efectos de esta permanecerán con alta expansión en la población ¿es viable que estas medidas transitorias avancen hacia una protección efectiva como la renta básica? Ante la alta informalidad del empleo, la inestabilidad salarial y la falta de sistemas de protección social, la renta básica emerge como una transformación posible, incluyendo los actuales programas de transferencias condicionadas. Identificar y seleccionar a los más pobres conlleva altos costos administrativos, siendo muchas veces como en esta crisis, ineficaz e injusto, con altos fallos de exclusión.

Los déficits de protección social se expresan hoy con más fuerza. Seguir haciendo más de lo mismo no sirve. La renta básica es una alternativa de corte universal para reducir la pobreza e inseguridad de rentas. La deliberación sobre renta básica recién comienza y habrá que discutir democrática y técnicamente qué implica en términos de alcances, beneficiarios, significados y derechos. Ello es indispensable para renovar la protección social y abrir los tan necesarios caminos de inclusión social. (O)

Te recomendamos

Las más leídas