El voto del adulto mayor es responsable

- 27 de febrero de 2020 - 00:00
Ilustración: El Telégrafo

Para las personas de la tercera edad sufragar es opcional; diversas opiniones señalan que debería ser obligatorio, pues ellos no han dejado de ser ciudadanos y además se los incluye.

Mary Barzola Zambrano, de 73 años de edad, siempre ha ejercido su derecho al voto, sin importar que forma parte del grupo de la tercera edad. Ella y su esposo, Sabino Brunes Fuentes (74), dialogan y analizan cada uno de los candidatos y sus propuestas.

Aunque ambos -dice- tienen distintas tendencias políticas, se informan y dilucidan qué le conviene al país y qué no en cuanto a los candidatos y sus propuestas.

“A pesar de la edad que tenemos y que hay la libertad de sufragar o no, es muy importante que nuestra opinión cuente en la decisión nacional de elegir autoridades para que gobiernen nuestro país”, resalta Barzola.

La mujer, quien habita en la cooperativa Nueva Granada, en el Guasmo Norte de Guayaquil, menciona que al ejercer su derecho al voto alimenta su autoestima, pues siente que su ejercicio democrático es importante.

En las elecciones generales de 2017, el voto facultativo de las personas de más de 65 años de edad, en la primera vuelta, fue del 65,58%, en tanto que, en la segunda, fue de 67,21%, según datos de la Dirección Nacional de Estadística Institucional y ElectoralConsejo Nacional Electoral (CNE).

Por ser un voto facultativo, el adulto mayor tiene la opción de sufragar o no, más aún cuando el certificado de votación ya no es requerido en sus trámites.

Sin embargo, el sociólogo Homero Ramírez califica este voto como responsable, pues quienes conforman este grupo etario son personas que han transitado en la vida política del país por más de 50 años.

Además -enfatiza- en ese colectivo están los jubilados que, según él, en el país serían más de 500.000 y detrás de ellos están sus familias. “Es un voto que hay que promoverlo; no tenemos la obligación legal, pero seguimos pensando en el país”, argumenta el sociólogo, quien también es adulto mayor.

Con él coincide Jefferson Castro, coordinador de Proyectos de la Fundación Alianza Río Guayas, quien destaca que los adultos mayores no quieren sentirse discriminados por su edad. “Ellos lo hacen más (sufragar) por ser incluidos y que se los considere activos, autónomos”, aclara Castro.

Dicha fundación agrupa a 250 personas de la tercera edad con dependencia leve, moderada o que son totalmente autónomos.
Además cuenta con 10 técnicos a nivel de programas de adultos mayores y personas con discapacidad, quienes los capacitan en la misma casa o por medio del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES).

Voto debería ser obligatorio

Para Rosa Azúa Pincay, coordinadora nacional de la Red Nacional de Personas Mayores (Renpermae), el voto facultativo de los adultos mayores debería ser obligatorio. “Si es un derecho al voto debería ser obligatorio también para el adulto mayor. Es un derecho que tiene a sufragar, no se lo puede soslayar con ese: ‘si quieres vota, si no, no’”.

Azúa indica que las personas de la tercera edad en el país serían alrededor de 1’200.000; “de esa cantidad que vote el millón, ya hace peso en las elecciones”.

Además señala que este voto es responsable, porque lo otorga una persona que ha madurado y con toda una experiencia vivida, su decisión es razonada.

Esta Red de organizaciones la componen cerca de 4.000 personas a nivel de país, principalmente en las provincias de Guayas, Bolívar, Tungurahua, Imbabura, donde se agrupan adultos mayores jubilados y los que no lo son.

Del 100% de miembros de esta red, explica Azúa, apenas el 20% tiene una pensión jubilar; mientras que el 80%-la mayor parte- no tiene ningún tipo de ingreso.

En tiempo de campaña electoral, esta Red convoca a los candidatos para que expongan sus planes de Gobierno y ellos analizar cuáles son viables y cuáles son demagógicos. “Si el postulante no va a la invitación que le hacen, también es una forma de traducir sus intereses e intenciones para con el país”, añade.

Con respecto a los jubilados, Ramírez resalta que actualmente tienen un sueldo digno. “El Seguro les paga y ya no tienen que estar haciendo fila, ni presionando, ni pensando que día les pagarán, ni sufriendo por esas cuestiones de dinero, o de cuánto les van a depositar, pues esos trámites los pueden hacer desde su casa con o sin ayuda”.

Instituciones públicas como el MIES, en tiempo de campaña, dicta talleres a los adultos mayores sobre lo que es el voto facultativo y el sufragio promoviendo y motivando la participación.

Rosa García, de 77 años, del cantón Santa Ana, Manabí, dijo que estos talleres los ayuda a no dañar o anular su voto por error. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP