La ONU y la Iglesia encaminan el diálogo con el movimiento indígena

- 10 de octubre de 2019 - 00:00
El movimiento indígena marchó pacíficamente por las calles del centro de Quito, aunque luego hubo ataques a la Policía por parte de grupos violentos.
Foto: John Guevara / El Telégrafo

El Gobierno planteó una primera propuesta que tiene seis ejes de acción en educación, crédito, riego, condonación de deudas y producción agrícola. En el diálogo también participan los representantes de los gremios de trabajadores.

El primer paso para un acercamiento con los movimientos indígenas y trabajadores se concretó. La cita se cumplió la noche del martes 8 de octubre en las oficinas de las Naciones Unidas, en el norte de Quito.

En esta reunión estuvieron el secretario de la Presidencia de la República, José Augusto Briones; el titular del Consejo de Gobierno de Galápagos, Norman Wray y el director del IESS, Paúl Granda.

Al otro lado de la mesa estuvieron los delegados de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie); de la Confederación de Pueblos de la Nacionalidad Kichwa del Ecuador (Ecuarunari) y de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana.

Ellos llegaron por la mediación de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana y de las Naciones Unidas, que se ofrecieron como puente para terminar con las protestas en el país, que dejaron pérdidas de $ 1.400 millones en sus 6 primeros días.

Monseñor Luis Cabrera, uno de los altos miembros de la Conferencia Episcopal, recordó que su compromiso para impulsar el diálogo se inició luego de que hicieron público su llamado a tranquilizar las manifestaciones.

Por eso enviaron como delegado a la reunión de las Naciones Unidas al arzobispo de Quito, Antonio Espinoza. Lo mismo ocurrió con la ONU, que no ha hecho público el nombre de su delegado.

Este primer encuentro fue positivo a criterio del Secretario General de la Presidencia de la República. Por ejemplo, acordaron que la marcha prevista para este miércoles 9 de octubre de 2019 se cumpliera pacíficamente, en una ruta que atraviese el centro de Quito, pero que no llegara a los puntos de mayor conflicto.

También el Gobierno planteó seis ejes de acción que favorecen directamente a las comunidades indígenas.  

El primer punto de este preacuerdo se cumplió y la marcha de los indígenas fue pacífica y recorrió la ruta establecida. Así lo destacó el presidente Lenin Moreno en su cuenta de Twitter.

Con una marcha pacífica también se logró identificar a los grupos violentos que arremetieron contra la fuerza pública que cuidaba el Palacio de Carondelet.

Por eso, Briones cree que este fue un primer acercamiento para generar confianza. Él no se atreve a decir que se emprendió un proceso de diálogo.

Lo mismo dijo el presidente de la Conaie, Jaime Vergas, quien en su cuenta de Twitter afirmó que no existía una negociación con el Gobierno y que la medida de hecho se mantiene hasta que se elimine la liberación de precios de los combustibles.

Para Briones estos primeros pasos pueden llevar al diálogo directo, que es fundamental para terminar con la paralización.  

La ministra de Inclusión, Berenice Cordero, explicó que el Gobierno conoce de antemano que estas propuestas deberán transmitirse a las bases para que den el aval para abrir un diálogo. (I)

movimientos indígenas

movimientos indígenas

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: