Especial Fin de Año 2017

Montúfar emergió como el acusador del Segundo Mandatario

- 31 de diciembre de 2017 - 00:00
Foto: Archivo / El Telégrafo

El juicio penal contra el vicepresidente de la República, Jorge Glas, fue uno de los temas que copó los titulares y portadas de los medios de comunicación, sobre todo desde la segunda mitad de este año puesto que se convirtió en uno de los primeros juzgados a nivel mundial por el caso Odebrecht.   

Detrás de este proceso emergieron figuras de la oposición que aportaron, cada cual por su camino, con pruebas para que se llevase a cabo el juicio. Entre ellas, de forma solitaria, la de César Montúfar, aunque su vida política comenzó en 1998 en la Asamblea Nacional Constituyente y de la mano del exconductor de televisión Freddy Ehlers, sin embargo la trayectoria de Montúfar no tuvo mayor espacio o influencia durante ese tiempo.

No obstante, siempre se caracterizó por ser un opositor acérrimo del expresidente Rafael Correa y de la Revolución Ciudadana. En ese camino logró que por fin la Fiscalía General del Estado lo nombrara acusador particular del Vicepresidente.

A pesar de mantenerse día y noche en vigilia para que esto suceda, no llamó la atención del resto de la oposición que decidió entregar sus pruebas por separado, cada cual cobijado en sus propios partidos y movimientos políticos.

Para el representante de Concertación, el trabajo previo de la Fiscalía General del Estado no le generó mayor expectativa, pero ahora su opinión es distinta: “la Fiscalía hizo lo que debía. Su acusación fue sólida y contundente”, manifestó apenas conocida la sentencia contra Glas, incluso, en diálogo con EL TELÉGRAFO sostuvo que la Fiscalía demostró su profesionalismo.   

Montúfar espera que se acuse al vicepresidente Jorge Glas por otros delitos, además del de asociación ilícita.

Sin embargo, su nuevo objetivo es incluir al expresidente Rafael Correa en la trama de corrupción de Odebrecht. “Presenté una denuncia y pedí a la Fiscalía que  vinculara a la investigación a Rafael Correa. Un servidor público no es solo responsable política, civil y penalmente por todo lo que hace, sino por lo que deja de hacer”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: