Inmobiliaria Fidegri, de propiedad del banquero, consta entre las que adquirieron participaciones en 2014

Las acciones de Sebastián Corral en Teleamazonas pasaron del 9% al 29%

Cuando en 2010 se constituyeron los dos fideicomisos para la supuesta venta del canal sumaban 160 compradores; entre ellos 135 trabajadores de la televisora, pero actualmente llegan a alrededor de 70.
02 de junio de 2016 00:00

La mayoría de acciones de Teleamazonas ha sufrido un giro desde que, supuestamente, fueron vendidas en 2010. Actualmente se concentran en manos de una empresa peruana y de un ecuatoriano allegado a Fidel Egas Grijalva. Son el Grupo La República y el gerente general del canal, Sebastián Corral Bustamante.

Corral labora hace más de 10 años en la empresa y -según fuentes que pidieron no ser citadas- es considerado hombre de confianza del antiguo dueño del canal: Fidel Egas Grijalva, cabeza del grupo económico que incluye al Banco del Pichincha y otras entidades financieras.

La adquisición de esos títulos se  viabilizaron en 2010, al filo de cumplirse el plazo señalado por la Constitución para que las personas jurídicas del sector financiero vendan las empresas que cumplan una actividad distinta o ajenas a su ámbito.

Esto motivó que las compañías propietarias de Teleamazonas: Inmobiliaria Rigoletto S.A. e Inmobiliaria Industrial Río Pacífico Inriopa C.A., constituyan el Fideicomiso Teleamazonas el 11 de agosto de 2010, y traspasaron la totalidad de sus acciones de la compañía Centro de Radio y Televisión Cratel C.A. al patrimonio autónomo del fideicomiso regentado por Administradora de Fondos y Fideicomiso Produfondos S.A.

Los accionistas de la compañía Teleamazonas-Guayaquil S.A., en la misma fecha, además, constituyeron el Fideicomiso Teleamazonas II y nombraron como administrador igualmente a Produfondos S.A.

Acciones se vuelven a concentrar

Los fideicomisos creados para viabilizar la venta del canal se constituyeron con la esposa e hijos de Fidel Egas, además de otras compañías de su grupo financiero.

El Grupo La República, dueño de 3 periódicos y 2 canales de televisión en el vecino del sur, adquirió el 30% de las acciones del Teleamazonas por un monto -según la Superintendencia de Compañías (SC)- de $ 7’425.570,32. Sin embargo, en 2012 incrementó su participación accionaria al 45%, valorada ahora en $ 10’954.542.

En cambio -igualmente según documentos de la SC-, Sebastián Corral adquirió un paquete accionario en 2010 por $ 2’434.613,32 (9.9%), pero desde 2014 registra participación de $ 7’137.068 (29% de acciones); el resto de acciones se reparte entre 74 asociados.

Incluso, Inmobiliaria Fidegri, de propiedad de Fidel Egas Grijalva, constaba -según información pública de la SC- como adquiriente de un paquete accionario de $ 521.586 con corte al 14 de octubre de 2015; sin embargo, en la lista de accionistas de la entidad actualizada en 2016 ya no está.

En cuanto a las 160 personas que en 2010 también adquirieron acciones, el número también ha variado, incluidos los 135 trabajadores de la televisora. Desde 2014, de esos 160 accionistas, solo quedan 75, es decir, cerca del 60% vendió o devolvió las acciones, pues tenían la deuda (préstamo) con el mismo Banco del Pichincha de Fidel Egas Grijalva.

Todo esto motivó que la Superintendencia de Bancos y Seguros (SBS) impulse una acción civil, que la presentó en agosto de 2013, por lo que consideraron una venta ficticia del canal porque seguía en poder del banquero y sus familiares.

El abogado externo de la SBS, Xavier Cazar Valencia, señaló que esas irregularidades muestran que desde el principio se conformó la estructura para simular la venta.

Por eso, la jueza de la  Unidad Judicial de lo Civil de Pichincha  declaró -el 13 de mayo pasado- la nulidad absoluta del contrato de Fideicomiso Mercantil de Administración Fideicomiso Teleamazonas.

Entre las pruebas presentadas por la SBS durante el juicio que duró casi 3 años, constan “las estipulaciones y obligaciones de la fiduciaria que maneja los fideicomisos, las cuales están dictadas y condicionadas a las decisiones de los constituyentes y beneficiarios que resultan ser las mismas personas jurídicas cuya propiedad accionaria, en casi su totalidad, corresponde a Fidel Egas Grijalva”.

De esa manera, la sentencia de primera instancia indica que las acciones regresan a los dueños originales y quedan sin efecto los contratos de compraventa, encargos fiduciarios y prendas ordinarias de comercio.

Además, fija plazo de 90 días -que está corriendo- para que las acciones se oferten a través de las bolsas de valores una vez que se ejecutoríe la sentencia. Fidel Egas anunció que apelará la decisión y sus abogados ya presentaron un recurso de ampliación para que el juez indique el alcance del dictamen.

El fallo también señala que los compradores de buena fe pueden acceder a los recursos legales que crean conveniente para recuperar su capital, en referencia a los compradores de las acciones, entre ellos, empleados del canal. (I)

---------------------------------------

Niegan que sea una compra simulada

Empleados están preocupados por dinero invertido

El fallo que anuló la venta de Teleamazonas preocupa a los empleados que adquirieron paquetes accionarios a base de préstamos otorgados por el Banco del Pichincha para que se cubra en primera instancia el 10% del precio de venta que supera los 24 millones de dólares.

Al respecto, Sebastián Corral, gerente general del medio de comunicación, admitió que invirtió mas de $ 7 millones, que los ha garantizado con su patrimonio y el dinero obtenido por otra venta de acciones de la empresa florícola que poseía.

Esta adquisición -según su argumento- le permitió consolidarse con el 30% del canal, por lo que junto al grupo peruano La República, que sumó el 45%, son los accionistas principales.

El resto de inversiones de los 75 empleados restantes del canal de televisión es menor y va desde $ 40 mil hasta $ 413 mil.

Corral insistió que Fidel Egas Grijalva no interviene en ninguna decisión con respecto al canal: “Hace más de 7 meses que no me reúno con Egas”, afirmó el gerente general de Teleamazonas.

Sin embargo, calificó a la sentencia emitida por la unidad judicial de lo civil de Pichincha como “una locura”, el canal fue vendido en  2010, lo cual fue registrado por la Superintendencia de Compañías y en esa transacción se priorizó a los empleados, quienes voluntariamente se endeudaron para comprar las acciones. “Ya se cubrió el 10% inicial y el resto estaba diferido a 13 años. El canal logró pagar la primera cuota de $ 3 millones, la segunda se canceló la mitad y suspendimos los pagos hasta que se resuelva la situación legal”, explicó Corral.

Por su parte, Alfonso Laso, periodista de esa cadena televisiva, indicó que vio una oportunidad en la compra, pero le sobresalta la situación: “Lo invertido son  recursos propios que nos preocupan”.

Las ganancias del negocio -según Corral- también han caído especialmente por la pérdida de las transmisiones de los partidos del campeonato nacional de fútbol en 2013, lo que ha golpeado más los ingresos publicitarios.

No obstante, los representantes de los empleados accionistas afirmaron que no respaldan a Egas Grijalva en la disputa legal, pero tampoco entienden la sentencia, por el ‘peligro’ que -según comentaron- de perder el dinero invertido. “Trabajamos mucho tiempo aquí y sabemos que es una empresa saludable”, comentó Milton Pérez, otro de los periodistas que adquirió un paquete accionario de $ 40 mil, al tiempo de afirmar que nadie le obligó a comprar las acciones y menos se prestaría para perpetrar una compra simulada. (I)

Contenido externo patrocinado