La Celac dirigirá su atención a China

29 de enero de 2014 - 18:00

La declaración de América Latina y el Caribe como "zona de paz" y el establecimiento de un foro con China son dos de los puntos principales que surgen de la segunda cumbre de la Celac, que se llevó a cabo en La Habana.

Respecto al primer tema, los 33 países del bloque asumieron "el compromiso permanente con la solución pacífica de controversias a fin de desterrar para siempre el uso de y la amenaza de la fuerza en la región", según explicó hoy el mandatario anfitrión Raúl Castro.

Castro instó "a todos los Estados miembros a respetar plenamente esta resolución" y resolver todas sus disputas de forma pacífica, por la vía del diálogo y la negociación, y en plena consonancia con el derecho internacional".

Tal acuerdo resulta trascendental cuando persisten conflictos bilaterales en la región, que en el caso, por ejemplo de Chile y Perú, provocó una decisión de la Corte Internacional de Justicia de La Haya sobre un diferendo territorial.

El documento también recoge el compromiso de los Estados de la región a continuar promoviendo el desarme nuclear como objetivo prioritario y contribuir al desarme completo para propiciar el fortalecimiento de la confianza entre las naciones.

La proclama de la zona de paz es uno de los 26 documentos aprobados en la cumbre, además de la declaración de más de 80 puntos y un plan de acción para 2014.

Otra de las iniciativas importantes que destaca es la creación del foro Cepal-China, con énfasis en los temas económicos y el papel fundamental que está jugando el gigante asiático en el mundo. Se trata de un hito debido a que marca la ruta de lo que podrán ser en el futuro las relaciones de este organismo con otros países y bloques.

La condena expresa al bloqueo a Cuba, el respaldo a Argentina en su derecho a tener plena soberanía sobre las Islas Malvinas y el reconocimiento a los procesos de paz que se llevan adelante en la región (especialmente a las conversaciones del gobierno colombiano con las FARC-LN) son también hechos dignos de destacarse.

Así, también, el propósito establecido de convertir a América Latina y el Caribe en zona libre de colonias, colonialismo y neocolonialismo. En ese sentido se dio un paso adelante en el tratamiento de Puerto Rico, la única nación latinoamericana-caribeña que mantiene la condición de colonia.

Otros puntos destacables y de interés específico para el Ecuador son: El tratamiento a aspectos sobre la cooperación internacional; la agenda de desarrollo post-2015; el respaldo al exvicepresidente Lenín Moreno (como Enviado Especial del Secretario General de Naciones Unidas para temas de discapacidad y accesibilidad).

Además, la consideración de los desafíos que tienen los países de ingreso medio; la condena al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones; el respaldo a países afectados por empresas transnacionales; el respaldo a países caribeños en sus reclamaciones a sus antiguas metrópolis por los daños causados por la esclavitud y el genocidio; la necesidad de buscar nuevos mecanismos para el tratamiento de la migración; el tráfico de drogas; la mitigación de desastres; el señalamiento de las dificultades que tendrán países sin litoral y pequeñas islas caribeñas por el cambio climático; el derecho de los pueblos al agua potable; los derechos que tienen los indígenas y campesinos. Estos y otros aspectos marcarán la agenda regional de los próximos años.

En este año, Ecuador entra a formar parte del cuarteto de la CELAC y en el año 2015 asumirá la Presidencia Pro Témpore.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: