Abogado de los firmes e impecable en su trabajo

- 21 de mayo de 2019 - 00:00

Entre los juristas fue conocido como un defensor de las causas justas y de las personas desprotegidas. Por ello muchas veces fue presionado fuertemente por grandes poderes, aunque nunca claudicó.

Un abogado que fue amante de la lectura y que constantemente se capacitó. Constitucionalista y experto en Derecho Laboral.
En cuestiones de práctica profesional, era identificado como muy metódico y analítico, especialmente en los temas relacionados a los derechos de las personas o de los trabajadores.

Una prueba de ello era el respaldo de las organizaciones de los trabajadores, comenta el constitucionalista Kléber Sigüencia. “Porque la línea de él era pro-trabajador, pro-operario, eso lo llevó a ser criticado por las fuerzas empresariales porque él tenía como bandera de lucha los derechos del trabajador”.

Mientras que el abogado Hernán Ulloa resalta la ética profesional del extitular del Consejo Transitorio. “Es un ejemplo a seguir para los abogados del país.

La gente conocía que Trujillo era un hombre insobornable, un hombre con el que no se podía llegar a una solución si no era hablando en el marco justo, sin perjudicar a su cliente; es el legado del manejo profesional”.

Fueron este tipo de actitudes las que lo llevaron a dar cátedra en varias universidades y también a ser integrante del Tribunal Constitucional, enfatiza Sigüencia.

En tanto que Ramiro García, presidente del Colegio de Abogados de Pichincha, fue su estudiante de Derecho Laboral y ya después como abogado “coincidieron varias veces como defensores” en las luchas de los indígenas, ambientalistas, reivindicación de género.

En la lucha contra la corrupción, Trujillo tenía el mismo actuar. “Siempre fue muy firme, muy directo y, a ratos, muy duro en sus defensas. Un profesional impecable”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: