Germán Rodas: “El populismo corrupto ha sido un mecanismo en la historia del país para atracar los fondos públicos”

07 de septiembre de 2020 18:20

Tras la ratificación de la sentencia por el Tribunal de Casación, la tarde de este lunes 7 de septiembre de 2020, en contra del  expresidente Rafael Correa por el caso Sobornos 2012-2016 y otras 15 personas, el coordinador de la Comisión Nacional  Anticorrupción, Germán Rodas, hace un análisis de esta trama que involucra también a empresarios.

¿Cuál es su análisis sobre la decisión del Tribunal de Casación?

Lo actuado en estas horas, en el sentido de ratificar la sentencia en contra del expresidente Correa y de los cómplices en los temas vinculados a lo que se ha denominado el caso Sobornos 2012-2016, es una sentencia emitida en derecho, absolutamente clara y terminante, por una parte. Por otro lado cierra un capítulo, pero deja pendientes otros que vamos a recordar.

Cierra un capítulo importante en contra de un grupo de atracadores de los dineros del pueblo ecuatoriano. Hacia el futuro esperamos los ecuatorianos y de manera especial la CNA, se siga con otros casos, los de Odebrecht, los de los helicópteros DHRUV, la Refinería del Pacífico, todo lo que está alrededor de Manduriacu que han sido presentados como denuncia de la CNA.

Esta banda de delincuentes tiene todavía asuntos pendientes con la justicia ecuatoriana.

¿Qué pasa con los otros casos que no se han resuelto?

Corresponde a la Fiscalía ahora dar trámite a los casos que acabo de anunciar, muchos de ellos todavía pendientes en Fiscalía.

Fiscalía nos ha demostrado un trabajo importante en este caso (Sobornos), pero hay otros que deben ser retomados con la urgencia que manda la historia del país y que exige la ciudadanía y las gentes honestas de este pueblo ecuatoriano.

¿Cuál fue la clave en el proceso del caso Sobornos?

De manera particular creo que uno de los elementos claves fueron los testimonios de personas involucradas en el caso, de tal manera que eso ha sido un tema fundamental para la sentencia. En los casos que yo señalo que hay que investigar hay pruebas contundentes que ya no pueden ser archivadas ni abandonadas y que hay que actuar con eficiencia y rapidez.

¿Qué facilitó que se arme toda esta trama de corrupción?

Lo que ocurre es que el caso Sobornos es uno de los tantos, no es el caso de la delincuencia organizada, es uno de los tantos que ha ocurrido en el gobierno anterior, por eso insisto en que hay que avanzar en la investigación respecto de los otros temas y profesar toda aquella información que ya ha sido entregada en ese caso por la CNA.

¿Por qué se dilató este caso en específico, hubo implicaciones políticas?

Creo que el caso ha avanzado al ritmo que correspondía, solo al prófugo Correa se le ocurre pensar que esto ha sido un proceso abreviado, creo que se ha avanzado en el tiempo adecuado y utilizando todos los instrumentos que manda la ley.

¿El populismo camufló la corrupción, por qué hay gente que todavía sigue al correísmo?

El populismo corrupto ha sido un mecanismo en la historia del país para atracar los fondos públicos. Evidentemente hay sectores de opinión que consideran que Correa o su grupo no deberían ser sentenciados, pero quienes opinan así de alguna manera también son líderes de opinión que formaron parte de la delincuencia organizada, por eso es que nos preocupa que dinero de la corrupción entre a la campaña electoral a gritar que están en contra de la corrupción. De este hecho fundamental que acaba de ocurrir hoy en el país nadie debe pretender sacar ventaja política electoral, sería una sinrazón.

Este es un hecho que corresponde a los espacios de la justicia ordinaria y no hay que volverlo un instrumento mediático porque eso es simple y llanamente abrirle las puertas para que Correa siga gritando, desde el ático a través de los parlantes que tiene en determinados partidos que auspician candidaturas que él mismo ha establecido.

¿Con qué finalidad siguen estos parlantes -como usted dice- pregonando a favor del correísmo?

El dinero de la corrupción está en los partidos que van a auspiciar las candidaturas del grupo vinculado a la mafia corrupta y por lo tanto tienen la suficiente fuerza económica para generar escándalo y para levantar la promoción de sus figuras en base a ese escándalo, de tal manera que allí también hay un mediatismo electoral.

El país debe levantar la bandera anticorrupción, no para la campaña electoral sino como una conducta permanente y cotidiana en todas las actividades de la gestión pública y privada a la que todos estamos sometidos.

Aquí no solamente se ha demostrado que el sector público es el corrupto, hay sectores empresariales que son corruptos, también eso ha quedado demostrado, porque no podía haber sobornos sino se sometían algunos grupos empresariales. Eso sigue siendo parte de la historia de este país que también hay que enfrentar.

¿Cree que el poder concentrado en una sola persona la orilla a cometer actos ilícitos?

Desde luego que sí, cuando el poder se lo ejerce de manera concentrada se corre con el riesgo de ser autoritario, antidemocrático y además corrupto. Esto es un claro ejemplo de lo que estamos mirando del pasado reciente.

La historia del país nos ha señalado que hay casos similares, (Ignacio) de Veintimilla, en el siglo 19, actuó de igual manera. De tal forma que la corrupción es un signo adicional de esa concentración del poder y que tampoco les interesa el poder, les interesa solamente vender un discurso.

Correa vendió un discurso populista y de cambio, lo único que en la práctica hubo es una gestión al servicio de intereses empresariales, eso está clarísimo. Lo que él instaló fue el capitalismo del siglo XXI, no el socialismo del siglo XXI, con una mafia corrupta y con lucros empresariales que son los que se beneficiaron.

¿La mayoría de estos empresarios aún no están visibilizados?

Una parte, pero el otro grupo empresarial fuerte que está visibilizado y que nadie dice nada, por ejemplo, es Odebrecht, ahí tienen usted a un núcleo fuerte, enorme, importante. (O)

Las más leídas