El Ejecutivo presenta el proyecto de Ley Orgánico de Personal de las FF.AA.

- 27 de agosto de 2019 - 00:00
La nueva propuesta legal establece seis órganos regulares para tratar los casos de disciplina de los miembros de las Fuerzas Armadas.
Foto: Archivo / El Telégrafo

Una normativa integral y actualizada que organice y reemplace a las vigentes en este campo. Eso dice la exposición de motivos  de la propuesta de la Presidencia que llegó este lunes 26 de agosto de 2019 a la Asamblea: La Ley Orgánica de Personal y Disciplina de las Fuerzas Armadas. Esta tiene dos libros, 322 artículos y 32 disposiciones.

La propuesta contiene la estructura institucional, las normas que regulan al personal militar y un régimen disciplinario, su sistema de ascensos y promociones que garantizan su estabilidad y profesionalización. También las infracciones disciplinarias y sanciones   
Además introduce acciones del personal militar que en la actualidad no tienen sanción, pero que menoscaban la disciplina militar para no dejar impunes hechos que contradicen el comportamiento militar.

El proyecto, además, establece seis órganos reguladores para los militares: Consejo Supremo de las FF.AA.; Consejo de Oficiales Generales o Almirantes; Consejo de Oficiales Superiores a la Fuerza; Consejo de Oficiales Subalternos; Consejo de Suboficiales y Sargentos; Consejo de Cabos y Soldados.

La propuesta establece el sistema de educación militar, la formación, la baja de la escuela por reprobar una asignatura o por inasistencia del 30%. También delinea la capacitación y detalla las becas para las FF.AA.

El proyecto incluye la situación del militar: el servicio activo, pasivo y la baja que tiene 11 causas. Por ejemplo, recibir una sanción administrativa. Además están determinadas las calificaciones para los ascensos: 19,00 para generales; 18,50 para coroneles; y 17,50 para tenientes.

El proyecto contempla el tiempo de permanencia en los grados, entre dos a siete años, así como los pases y las prohibiciones. Faltas leves y graves, como dormirse durante el turno o escribir obscenidades, por ejemplo; y las atentatorias, como consumir sustancias estupefacientes o copiar los exámenes, están descritas en varios capítulos del libro dos. (I)