Ecuador le apuesta al desarrollo de economía naranja

- 18 de agosto de 2019 - 00:00
El teatro es una de las actividades artísticas que se realiza en todo el país. En las Casas de la Cultura de cada núcleo hay presentaciones.
Foto: John Guevara / El Telégrafo

El Gobierno anunció la eliminación del impuesto al valor agregado (IVA) para servicios artísticos y la entrega de incentivos financieros para que el país pueda desarrollar la industria artística y cultural. Varios actores de ese sector hablan sobre la medida.

A escala nacional, en 2010, fotógrafos, músicos, cantantes y compositores lideraban la población ocupada en actividades artísticas y culturales (5.623 personas según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Inec).

Nueve años después la realidad es la misma, pero el número de ellos aumentó y las plazas laborales no existen o no dan abasto para estos profesionales, indica el músico Luis Tarapuez mientras limpia las cuerdas de su bajo importado. “Desde tiempos memorables, en el país no ha existido apoyo al sector artístico, parece que eso se busca cambiar”.

La reflexión del quiteño que estudió Artes Plásticas en España pero “sobrevive” de la música, se da porque el Estado presentó el Plan Integral de Fomento a la Cultura-Ecuador Creativo, proyecto con el cual el cantante y ministro de Cultura, Juan Fernando Velasco, busca que en el país se incentive la gestión cultural a través del apoyo a la denominada “economía naranja”.  

Ecuador CreativoRodaje de la película ''Sin Muertos no hay Carnaval'', dirigida por Sebastián Cordero y grabada en distintos lugares del Ecuador. Foto: William Orellana / El Telégafo

A pesar de que este tipo de economía, que valora a las industrias culturales y creativas, lleva más de 40 años en el radar de las finanzas inglesas o coreanas y ha sido motor de riqueza para esas naciones, en la región no se ha terminado de comprender su potencial de crecimiento, además de que faltan estrategias para darle un impulso definitivo, informa el economista Marco Antonio Salas.

Un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) señala que la cultura y los bienes o servicios directamente relacionados con la creatividad representaban hace dos años un 3% del producto interno bruto (PIB) mundial, y daban empleo a 29,5 millones de personas en el mundo.

Además, los ingresos de las industrias culturales y creativas en el mundo representan $ 2,25 billones, más que toda la industria automovilística de Europa, Japón y Estados Unidos.

En la región el peso de la industria cultural aún no florece, pero el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) calcula que su impacto en la generación de empleos es importante y representa el 11% en México; el 7,1% en Guatemala; el 5,8% en Colombia; el 4,5% en Perú.

En Latinoamérica y el Caribe, las industrias culturales y creativas generan anualmente 1.9 millones de empleos, e ingresos superiores a 175.000 millones de dólares. Se estima que, para 2020, la creatividad será la tercera habilidad más demandada por las empresas a la hora de seleccionar a sus empleados.

En Ecuador, para que esta industria despegue se necesitan políticas públicas que apoyen este mercado, señala el economista Salas.

El primer paso se dio con la eliminación del impuesto al valor agregado (IVA) para 10 servicios artísticos, entre ellos todas las etapas de la producción audiovisual, musical, los servicios museográficos, los de edición e impresión editorial, así como los que son prestados por escultores y autores originales.

En Ecuador no existe un registro actualizado de estudios de grabación, fábricas de discos y otras empresas relacionadas a este sector.

Un reporte que el Servicio de Rentas Internas (SRI) presentó en 2015 al Ministerio de Cultura indica que de las 70 empresas agrupadas bajo el concepto de música, solo 31 reportan datos a nivel de ingresos, pasivos, patrimonio y pago de impuestos, para el 2009.

Ecuador CreativoEn Quito se realizan anualmente varios festivales de música. Uno de ellos es el de jazz. En los últimos años estos espacios han tenido mayor apoyo. Foto: Carina Acosta / El Telégrafo

El emprendedor Tomás Véjar estudió music business en Boston, Estados Unidos. A su regreso trabajó como manager de Héctor Napolitano y otros artistas nacionales, pero no vive de eso. ¿La razón? La industria musical no es constante, ni seria, asegura.

Para él, la medida que el Gobierno busca implementar no tendrá un alto impacto, pues existen indicadores que no dependen del IVA o de los aranceles, sino del comportamiento del mercado artístico. “Lo que sí ayuda es el financiamiento para proyectos, pero estos deben tener seguimiento”, dijo.

El último viernes, el Ministerio de Cultura y el Banco de Desarrollo del Ecuador (BanEcuador) suscribieron un convenio para la implementación de la línea de crédito “Impulso Cultura”.

“Lo que planteamos son líneas que van hasta tres años en capital de trabajo con un año de gracia, y hasta 10 años para activos fijos con periodo de gracia de hasta tres años, con montos que van de los $ 50 mil hasta $ 500.000”, indicó Jorge Wated, presidente del directorio de BanEcuador.

El plan estatal también contempla que las instituciones del Sistema Nacional de Cultura, entre ellas los gobiernos locales y regionales, destinen al menos el 50% de lo invertido en la contratación de artistas y agrupaciones internacionales para sus pares ecuatorianos, en los espectáculos y eventos culturales que se desarrollen en Ecuador. (I)

Ecuador CreativoLa danza es uno de los espectáculos artísticos que se realizan en varios espacios culturales que funcionan a escala nacional. Foto: El Telégrafo

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: