Tecnología y transporte particular, un debate que sigue sin final

- 31 de julio de 2020 - 17:32
Imagen refernecial

El segundo debate sobre el proyecto de Ley Orgánica sobre Transporte Terrestre y Seguridad Vial aún no concluye en el Pleno de la Asamblea Nacional. Uno de sus puntos más álgidos que ha generado reacciones públicas es la entrega de permisos para el transporte de personas. En este ámbito están inmersas las aplicaciones móviles que ofrecen un servicio privado para pasajeros.

La multinacional Cabify propuso definir una nueva categoría denominada “transporte particular” para que las compañías tecnológicas cuenten con aval como como intermediarios a la hora solicitar el servicio. Es decir, un usuario llama una unidad a través de su móvil y quien lo recoge ya no tendría el carácter de vehículo informal.  

“Hemos creado un modelo de negocio sostenible que ha beneficiado a los usuarios de nuestra app que han visto una solución de movilidad en nuestro servicio”, manifestó el country manager de Cabify Ecuador, Jorge Romero.

En el Legislativo se debate si el otorgamiento de autorizaciones pasará también a manos de los Gobiernos Autónomos Descentralizados. Cabify mencionó que dialogará con los municipios y la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) para llegar a un acuerdo y operar, una vez que se emita la ley.

Sin embargo, el proyecto de ley aclara en su artículo 62, numeral a, que las herramientas tecnológicas para la organización de la gestión del transporte terrestre tendrán excepción con el servicio de transporte particular.

El presidente de la Unión de Cooperativas de Transporte en Taxis de Pichincha, Carlos Brunis, explicó que esto aplica “simplemente para vehículos que cuentan con un permiso de operación y que están dentro del transporte comercial”.

Para el líder gremial, el taxismo capitalino no se opone a la tecnología, pero sí a que bajo este formato se “fomente la informalidad”. Brunis agregó que se oponen a que en dichas aplicaciones se utilicen autos particulares, cuyo fin según en la ley es para beneficio propio del propietario y no a cambio de un acuerdo económico.

De aprobarse la competencia para los permisos en los GADs y en la ANT, Brunis considera que serán dos filtros que deberán enfrentar los conductores de las aplicaciones móviles para laborar legalmente en las vías.

El representante de Cabify en Ecuador señaló que sea cual fuese la decisión de la Asamblea tras el segundo debate, la compañía respetará la regulación local. “Nuestra intención es continuar desarrollando nuestras actividades en Ecuador”, mencionó.

El segundo debate para el proyecto de ley inició el martes 28 de julio pero quedó inconcluso. Hasta este viernes 31 de julio no hay fecha anunciada para retomarlo. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP