La antorcha suramericana ya arde en Cochabamba

- 08 de mayo de 2018 - 00:00
El presidente de Bolivia, Evo Morales, y el secretario general de Odesur, Camilo Pérez, participaron en la ceremonia que se realizó en la antigua ciudad de Tihuanaco.
Foto: EFE

El presidente de Bolivia, Evo Morales, garantizó ayer una “fiesta deportiva” durante los XI Juegos Suramericanos que se realizarán en Cochabamba.

La antorcha de los XI Juegos Suramericanos Cochabamba 2018 arde desde ayer para anunciar la fiesta del deporte en Suramérica, tras su encendido en la antigua ciudad de Tihuanaco, siguiendo la tradición en recuerdo de su primera edición, hace 40 años en Bolivia.  

El fuego fue encendido en una ceremonia ancestral por amautas o sabios andinos frente a los muros de esta antigua civilización preincaica, en un ritual a la Pachamama o Madre tierra.   

El desfile de banderas de los 14 países participantes y las danzas tradicionales bolivianas precedieron al encendido del fuego, que fue entregado al presidente  Evo Morales y al secretario general de Organización Deportiva Suramericana (Odesur), Camilo Pérez.  

Pérez expresó satisfacción por estar presente en Tiahuanaco y destacó el trabajo del Gobierno de Bolivia para garantizar los Juegos Suramericanos. “Vengo de recorrer los escenarios deportivos de Cochabamba y de verdad en cada viaje me sorprende la calidad de los escenarios y de los hermosos juegos que vamos a disfrutar en este mes”.

Morales, por su parte, calificó a esta undécima versión de la justa como “la fiesta del deporte más grande de la historia de Bolivia”, para la que el país se ha volcado con el deseo de que sea todo “un éxito” para las delegaciones.

El exatleta cochabambino Jhonny Pérez hizo el primer recorrido con la antorcha que porta “el fuego suramericano”, para dar luego el relevo a deportistas en activo.

La llama recorrerá Bolivia hasta que el próximo 26 de mayo encienda el pebetero en la ceremonia inaugural de los juegos en el estadio Félix Capriles de la ciudad andina, en un recorrido que incluye referentes turísticos del país como el salar de Uyuni o un paseo en el tradicional teleférico de La Paz.   

El periplo de la tea suramericana empezará en La Paz y proseguirá por los departamentos de Oruro, Potosí, Sucre, Tarija, Santa Cruz, Beni y Pando.

La antorcha se enciende en Tihuanaco en recuerdo de los primeros Juegos Suramericanos, que acogió la cercana ciudad de La Paz en 1978, entonces con el nombre de Juegos Deportivos Cruz del Sur, en los que Jhonny Pérez ganó tres medallas de oro.    

Tiahuanaco, ubicada junto al lago Titicaca, conserva importantes restos de la antigua capital de los tiahuanacotas, una cultura preincaica que se extendió entre los actuales Perú, Bolivia, Argentina y Chile entre aproximadamente el 1500 antes de Cristo y el 1000 de la era actual.

La ciudadela prehispánica de Tiahuanaco, situada a 71 kilómetros de La Paz, es considerada como un centro sagrado de las culturas andinas y este escenario siempre ha sido el punto de inicio de los Juegos Suramericanos.  

La ciudad boliviana de Cochabamba y varias subsedes cercanas recibirán entre los próximos 26 de mayo y 8 de junio a cerca de 4.000 deportistas continentales, en medio centenar de disciplinas deportivas.

A menos de un mes de iniciar el evento, el gobierno boliviano entregará esta semana obras de acondicionamiento y mantenimiento de las estructuras, además de nuevas construcciones para que el evento deportivo se dasarrolle con los más altos estándares de calidad. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: