El poder chino se extiende a Londres

31 de julio de 2012 - 00:00

Londres, Inglaterra.-

El impresionante primer fin de semana de China en los JJ.OO. de Londres 2012 sorprendió a muchos. Por encima de todo, los éxitos en la natación son los que más preguntas arrojan.

El equipo asiático avanza magníficamente: ganó 6 medallas de oro después de la disputa de 18 de las 302 finales previstas para los Juegos, un número acorde a la petición del Estado chino.

Ayer, hasta el cierre de esta edición obtuvo dos oros más, además tiene 4 de plata y 2 de bronce, para un total de 14. 

El gigante asiático busca asentarse entre las grandes potencias mundiales y demostrar que las medallas que conquistó en Beijing 2008 no fueron algo efímero.  

Con 51 preseas y 100 podios, China ocupó la primera plaza del medallero hace cuatro años, algo que hasta entonces no había ocurrido.

El potente fin de semana de los chinos fue la deseada declaración de guerra a Estados Unidos, que ocupó el primer puesto en Atenas 2004, Sydney 2000 y Atlanta 1996.  

Sin embargo, los dos éxitos de China en el centro acuático despertaron el escepticismo mundial. Ye Shiwen, de 16 años, nadó en la final de los 400 combinado más rápido que los estadounidenses Ryan Lochte y Michael Phelps.

Cuando la gente le pidió que explicase su calidad, Shiwen habló de los efectivos métodos de entrenamiento de su país. “Entrenamos muy bien, con una base científica, por eso hemos mejorado”, dijo la nadadora.   

La sangre de tortuga, sustancia que se dice que tomaban los atletas chinos por consejo del médico Ma Junren para mejorar, no está entre los motivos del alto rendimiento.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: