El virus cambia la vida de hispanos en Nueva York

→La Gran Manzana se ha transformado en una ciudad fantasma, con unos cuantos residentes caminando por las calles para salir a trabajos esenciales o a buscar comida.
22 de abril de 2020 00:00

El coronavirus estremeció al mundo y para la mayoría algo quedó claro: ni somos los mismos ni podemos hacer las cosas de siempre. En la ciudad de Nueva York, el epicentro de la pandemia en Estados Unidos, hispanos cuentan a la Voz de América cómo y cuánto les cambió la vida el covid-19.

Paciencia, unidad y familia son palabras clave para la mayoría de ellos. También la incertidumbre y el dolor por la pérdida de seres queridos ronda la vida de muchos. Cifras oficiales indican que los hispanos representan alrededor del 29% de la población de Nueva York.

Un estudio de Pew Research Center, realizado del 7 al 12 de abril, indicó que los hispanos y afroamericanos son los más preocupados por la transmisión del coronavirus en Estados Unidos.

La investigación mostró que el 41% de los hispanos temen contagiarse y verse en la necesidad de ser hospitalizados para recibir tratamientos. También les preocupa contagiar a otras personas y el grado de preocupación es proporcional a los ingresos personales, indica el estudio.

Los datos explican en parte la alarma entre la comunidad hispana en Nueva York. El alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, reconoció a comienzos de abril que los latinos son los más impactados.

“Lo que hemos aprendido es que las muertes debido al covid-19, en primer lugar, afectan a la comunidad hispana con el 34% de los decesos”, manifestó.

“Nos cambió todo. En vez de unirnos nos separó. La familia no se ve. Tuvimos muerte en la familia y ni siquiera pudimos darle un abrazo a nuestro sobrino”, comenta Inés Marín, quien  vive con su esposo.

Para Elvis Fernández, un trabajador de la construcción, la situación es ahora mismo caótica. “Está muy difícil. Espero que todo mejore pronto”.

Un criterio totalmente opuesto tiene Mariano Rivera, quien considera que “hay más conciencia y unión” entre la gente. “No se ven tantos problemas en la calle ya, la gente está más unida”, comenta.

Expertos consideran que la preocupación pasa también porque son los latinos los que en lugares como Nueva York, ocupan puestos esenciales y están más expuestos al contagio mientras trabajan como empleados de supermercados, de ómnibus de transporte público y enfermeros. ​

En realidad, solo el 16% de los trabajadores hispanos pueden darse el lujo de trabajar desde casa, según el Instituto de Política Económica.

En el condado de Los Ángeles parecía que los casos se concentraban en vecindarios ricos, con gran cantidad de personas blancas que se habían contagiado durante viajes internacionales.

Sin embargo, una investigación del diario Los Angeles Times descubrió que eso daba una falsa impresión de que el virus solo se está contagiando entre los más ricos.

La realidad es que, desde el inicio, hubo un acceso dispar a las pruebas de diagnóstico, que dejó afuera a las comunidades de inmigrantes y los vecindarios más pobres, según reportó el medio. (I)

Te recomendamos

Las más leídas