Rusia niega responsabilidad en envenenamiento de un exespía

- 14 de marzo de 2018 - 00:00
El embajador británico en Moscú, Laurie Bristow (izq.), abandona el Ministerio de Exteriores ruso en Moscú, Rusia, tras reunirse con el viceministro.
Foto: EFE

Móscú exige a Reino Unido entregar la sustancia química usada en la tentativa de asesinato contra Serguéi Skripal. El exiliado ruso Nikolai Glushkov fue hallado muerto en su casa en Londres.

El exiliado ruso Nikolai Glushkov, de 68 años, socio del fallecido oligarca Boris Berezovski, fue hallado muerto en su domicilio de Londres, informó ayer el diario británico The Guardian. La causa de la muerte no está clara.

Glushkov trabajó en los años 1990 para la aerolínea estatal Aeroflot y la empresa de automóviles LogoVAZ, de Berezovski. En 1999, cuando el oligarca ruso se enemistó con el presidente ruso Vladímir Putin y huyó a Reino Unido, Glushkov fue acusado de blanqueo de dinero y fraude, y cumplió cinco años de prisión hasta su liberación en 2004.

La noticia se conoció horas antes de que venza el ultimátum lanzado el lunes a Moscú por la primera ministra británica, Theresa May, para que aclare su participación en el ataque con gas nervioso, el pasado 4 de marzo en Salisbury (Inglaterra), contra el exespía ruso y exinformante del MI6 Serguéi Skripal y su hija Yulia. Ambos siguen hospitalizados en estado crítico.

La policía de Londres subrayó que no existen pruebas por el momento que sugieran vínculos entre el caso del espía Skripal y la muerte de Glushkov.

Rusia pasó al contraataque ante las acusaciones de Reino Unido de que está implicada en el envenenamiento de Skripal. El Kremlin negó su responsabilidad y consideró que es una provocación en vísperas de las elecciones presidenciales y el Mundial de Fútbol.

“Ya hemos dicho que todo esto es absurdo. No tenemos ninguna relación con esto”, expresó el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov.

El diplomático añadió que en cuanto Londres tuvo la sospecha del empleo de ‘novichok’, una sustancia prohibida por la Convención para la Prohibición de Armas Químicas -de la que forman parte Rusia y Reino Unido- tendría que haberse dirigido a Moscú. También insistió en que Londres tiene la obligación de proporcionar los materiales relacionados con el caso.

El embajador británico en Moscú, Laurie Bristow, fue convocado en el Ministerio de Exteriores, donde se reunió con el viceministro ruso, Vladimir Titov.

Expertos rusos recordaron que el país destruyó su arsenal químico conforme a los acuerdos internacionales, bajo la supervisión de observadores de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ).

Uso del gas
El diario ruso ‘Kommersant’ señaló que antes del caso Skripal “solo se había empleado el gas novichok en una ocasión, en el envenenamiento en 1995 en Moscú del banquero Iván Kovelidi y su secretaria Zara Ismailova”, un crimen por el que en 2007 fue condenado a 9 años de cárcel un antiguo socio suyo.

Mientras que las acusaciones de Reino Unido, a las que se sumaron Estados Unidos y la Unión Europea, provocaron reacciones en Rusia, que una vez más es blanco de ataques de Occidente.

La presidenta del Senado ruso, Valentina Matviyenko, destacó que la acusación surge a pocos días de las elecciones presidenciales rusas, en las que se prevé que el actual mandatario ruso, Vladimir Putin, revalide su mandato otros seis años.

“Es un intento de acusar a Rusia sin pruebas, de influir y presionar al país”, expresó.

El presidente de la Duma (Cámara baja), Viacheslav Volodin, acusó a los servicios secretos británicos del intento de asesinato del exespía.

Mientras el primer director del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB), Serguéi Stapashin, citó otra razón: “Rusia acogerá el Mundial de Fútbol. Los británicos nos odian porque fuimos elegidos para albergar este evento”. (I)

Otros casos
Té con polonio
En noviembre de 2006 el exespía ruso Alexandre Litvinenko, opositor al presidente Vladimir Putin, murió a los 43 años en un hospital londinense víctima de un envenenamiento de té  con polonio, sustancia radiactiva tóxica.  

Cápsula envenenada
En septiembre de 1978 un desconocido inyectó una cápsula envenenada al escritor disidente búlgaro Georgi Markov.

Dioxina TCDD
En septiembre de 2004 el expresidente ucraniano Viktor Yushchenko enfermó tras ser envenenado con dioxina del tipo TCDD,  un agente cancerígeno que produce acné en la piel. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: