Rusia traza ruta para reformar la Constitución

- 16 de enero de 2020 - 00:00
El presidente de Rusia, Vladimir Putin (derecha), junto al primer ministro ruso, Dmitry Medvedev (izquierda).
Foto: Archivo / ET

El cambio arrancó con la renuncia del primer ministro, Dimitri Medvedev, y su gabinete. El mandatario Vladimir Putin no esconde su aspiración de seguir en el poder.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, anunció inminentes reformas constitucionales que derivaron en la dimisión en bloque del Gobierno y en la sustitución como primer ministro de Dimitri Medvedev, quien será reemplazado por el jefe de la agencia tributaria, Mijail Mishustin.

Los acontecimientos comenzaron en el Parlamento, donde Putin pronunció un discurso del estado de la nación en el que planteó -sin rodeos- cambios en la Constitución. Así, aunque entiende que la Carta Magna de 1993 no está “agotada”, sí considera necesario darle una vuelta.

Entre los cambios planteados figura una propuesta para dotar de “mayor responsabilidad” al Parlamento en la formación de Gobierno y que sea la Cámara Baja (Duma) la que apruebe la candidatura del primer ministro, cargo que ocupó Putin entre 2008 y 2012 tras cubrir su primera etapa en el Kremlin y no poder aspirar a la reelección.

Conforme a este nuevo equilibrio de poderes, el presidente “no tendrá el derecho a declinar las candidaturas aprobadas por el Parlamento” y estará “obligado” a acatar estos nombramientos, explicó Putin. El presidente, sin embargo, se reservaría el derecho de cesar al jefe de Gobierno “por incumplimiento de sus responsabilidades o pérdida de confianza”.

El primer ministro de Rusia, Dmitri Medvédev, y su Gabinete renunciaron unas horas después de que el presidente ruso hizo su anuncio.

El futuro político
Medvédev, quien ocupó fielmente el cargo de primer ministro en varios mandatos desde 2012, declaró que la renuncia busca dar a Putin espacio para realizar los cambios constitucionales.

“Estas enmiendas, cuando se adopten, supondrán cambios significativos no solo en varios artículos de la Constitución, sino también en el equilibrio de poder”, destacó.

Aliado de Putin, Medvédev anunció su dimisión en una intervención retransmitida por la televisión estatal sentado junto al presidente, que le agradeció su trabajo.

Putin pidió a los miembros del Gobierno que se mantengan en funciones por ahora, mientras se concluye el proceso de nombramiento de nuevos cargos. El presidente, sin embargo, no perdió el tiempo y después de la dimisión de Medvedev planteó al jefe del Servicio Federal de impuestos, Mijaíl Mishustin, como primer ministro.

Entre tanto, Putin también buscó el acomodo para Medvedev, quien fue presidente durante los cuatro años en que él no pudo estar en el Kremlin, y lo nombró jefe adjunto del Consejo de Seguridad del Kremlin, un poderoso organismo que incluye a funcionarios de defensa.

Como telón de fondo de todos estos movimientos está el futuro político de Rusia, ya que Putin está inmerso en su último período presidencial que inició en 2018, cuando fue reelegido. La Constitución establece un límite máximo de dos mandatos consecutivos, por lo que Putin tendría que abandonar el Kremlin en mayo de 2024.

La oposición rusa, sin embargo, vio la movida como una estrategia del mandatario, que ya lleva 20 años en el poder, para mantenerse en el puesto.

Según Mikhail M. Kasyanov, un exprimer ministro que es crítico de Putin, el anuncio muestra la voluntad del inquilino del Kremlin para “ser presidente para siempre”.

El presidente admitió en su discurso las especulaciones abiertas sobre una posible reforma constitucional para poder seguir en el poder, pero sugirió que no buscará un cambio profundo para perpetuarse en el cargo que ocupa actualmente.

No es la primera vez que Putin alcanza este límite y, atendiendo a la experiencia de 2008-2014, su salida de la Presidencia no tendría que significar la pérdida de su influencia política. Está por ver ahora el trasfondo del nombramiento de Mishustin y si Putin está dispuesto a dejar paso a un potencial sucesor.

Un experto del “think tank” Chatham House, Nikolai Petrov, aseguró a la cadena estadounidense CNN que el discurso de Putin puso sobre la mesa su interés en seguir gobernando, pero todo dependerá de la aplicación práctica de unas reformas por ahora imprecisas. “Tenemos que esperar hasta que se asiente el polvo”, apuntó. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP